Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 05 de julio de 2022
  • Actualizado 15:04

Ejecuciones y lapidaciones: el miedo hacia los talibanes

Los radicales vuelven a tomar el poder después de casi 20 años, tras la retirada de las fuerzas estadounidenses y británicas. 
Rebeldes talibanes en una camioneta en Kabul, ayer. EFE
Rebeldes talibanes en una camioneta en Kabul, ayer. EFE
Ejecuciones y lapidaciones: el miedo hacia los talibanes

Las imágenes de terror de miles de afganos intentado abordar de cualquier manera un avión en el aeropuerto de Kabul conmueven al globo entero. La desesperación de abandonar el país responde a los antecedentes que dejó el último régimen talibán, que ha vuelto a tomar el Gobierno después de casi 20 años, cuando las tropas de Estados Unidos invadieron Afganistán en noviembre de 2001. 

Durante el periodo 1996-2001, Afganistán bajo el control de los talibanes se convirtió en un agujero negro en el que podían prosperar todo tipo de extremismos. La sharía (un código detallado), en sus formas más feroces, se aplicaba en todas partes, con ejecuciones públicas, lapidaciones y latigazos.

Las mujeres solo se aventuraban a salir si tenían un permiso por escrito de los hombres y, por supuesto, tenían que llevar la omnipresente burka. De acuerdo a un reporte de un periodista de la BBC que fue corresponsal en la etapa de conflicto, había bandas de justicieros que se apostaban en las esquinas, atacando a los hombres que enseñaban los tobillos o llevaban cualquier tipo de ropa occidental.

Entre sus relatos de terror se puede intuir la angustia y desesperación de los afganos por salir del país ante la amenaza de su vuelta. El ministro de Salud talibán, el mulá Balouch, se quejó de que la Cruz Roja Internacional rechazó su petición de proporcionar cirujanos para cortar las manos y los pies de los ladrones convictos, por lo que tuvo que hacer el trabajo personalmente. Las librerías eran saqueadas regularmente en busca de ilustraciones, y cualquier librero culpable era azotado.

La mayoría de la gente huía de la ciudad si podía, y la mayoría de las tiendas estaban cerradas.

Los talibanes no podían pagar las importaciones de petróleo, así que las luces más brillantes de la noche eran las velas que la gente ponía en sus ventanas, y el ruido más fuerte era el ladrido de las jaurías de perros merodeadores, abandonados por sus dueños.

¿POR QUÉ VUELVEN? 

Inmediatamente después de que las tropas estadounidenses, británicas y otras occidentales comenzaron a retirarse periódicamente en los últimos cinco años, pero con un retiro definido en 2020, los combatientes talibanes de todo Afganistán hicieron su jugada por el poder.

Los talibanes en el periodo de una semana se hicieron prácticamente con todo el país. Los informes sobre la ejecución de prisioneros provocaron un ambiente de pánico ciego en una ciudad tras otra, hasta que la propia Kabul sucumbió y funcionarios y soldados se dirigieron al aeropuerto para salir.

La mayoría de los afganos considerarán la toma de poder de los talibanes como una catástrofe para ellos y para su país. Kabul y otras ciudades habían estallado de vida comercial después de que las fuerzas antitalibanas de la Alianza del Norte, que contaban con el apoyo de Estados Unidos y otros países occidentales, se habían detenido en las afueras de la ciudad, y los talibanes simplemente habían huido. Solo dos meses antes, los atentados del 11 de septiembre en Nueva York y Washington habían sido planeados y guiados por Osama Bin Laden y su movimiento Al Qaeda

BIDEN REAFIRMA RETIRO DE TROPAS

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, se reafirmó este lunes "por completo" en su decisión de retirar las tropas de su país de Afganistán. Aseguró en un discurso a la nación desde la Casa Blanca que "después de 20 años" ha aprendido "de la manera más dura que nunca habría un buen momento para retirar las tropas estadounidenses" del país asiático.