Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 28 de octubre de 2021
  • Actualizado 00:12

ORGANIZACIONES HABLAN DE 40 DECESOS

Colombia, cuando el descontento une a la Iglesia y los LGBT

La pobreza, violencia policial y servicios de salud son reclamados por el pueblo, que no aprueba a Duque.
Frailes se movilizan con banderas colombianas.    EFE
Frailes se movilizan con banderas colombianas. EFE
Colombia, cuando el descontento une a la Iglesia y los LGBT

En un equilibrio casi perfecto y en un país donde la era democrática no se ha visto notablemente cuestionada, obreros, indígenas, campesinos, estudiantes, transportistas, la clase media, la Iglesia católica, movimientos sociales y colectivos LGBT (Lesbianas, Gais, ​ Bisexuales y Transgénero) de Colombia se movilizan y soportan la represión policial y militar que, hasta el momento, ha dejado al menos 24 muertos en las calles. 

Por vez inédita, los colombianos protagonizan una rebelión popular que ha puesto en jaque al gobierno de Iván Duque, en un paro que alcanza las dos semanas, se da en plena tercera ola del coronavirus y que ha conseguido ya la vuelta atrás de la reforma tributaria y la renuncia de Alberto Carrasquilla, exministro de Hacienda.

Según analistas locales como Ernesto Che Mercado Jones, el retroceso en la reforma tributaria ha sido la primera conquista por parte de la población. Sin embargo, el problema es de fondo y tiene que ver con la desigualdad social, la violencia policial, el asesinato de líderes sociales y la reforma sanitaria.

De acuerdo con RTVE.ES, algunas organizaciones dan cuenta de mucho más que 24 muertos: hablan de 40, la mayoría, jóvenes.

“La gente está molesta porque se ha ido empobreciendo cada vez más. Ganamos dinero solamente para pagar deudas, para medio comer. El promedio de la población colombiana come una vez al día.  La vida no es digna. Por eso sale gente de todas las clases sociales”, confesó el propio Che Mercado Jones.

Uno de los líderes de la Central Unitaria de Trabajadores (CUT), Fabio Arias, reconoció que la gente no tiene qué comer. Por eso se moviliza.

Todos se han sumado porque el descontento y las carencias son compartidos. Participan la juventud, los campesinos, indígenas y afrocolombianos. Incluso los frailes han tomado carteles con la leyenda “Ámense los unos a los otros”, al igual que las comunidades que exponen distintas orientaciones sexuales y también tomaron las calles.

Los médicos y enfermeros que también apoyan la medida han sentado presencia de forma simbólica, en concordancia con RTVE.ES. La necesidad de no cortar los servicios en plena pandemia ha sido el motivo por el que no pudieron movilizarse.

El País da cuenta de que muchas imágenes del conflicto y la represión fueron censuradas en las redes sociales porque el algoritmo las considera ofensivas. Helicópteros disparando contra las manifestaciones fueron, así, ocultados.

Al respecto, el presidente Duque ha intentado explicar que “circulan noticias y fotografías falsas”. “Sobre la conmoción interior hay muchas noticias falsas que circulan en redes. Reitero: nosotros, en este momento, utilizamos todas las herramientas ordinarias que nos dan la Constitución y la ley, pero, como sociedad, insisto, debemos rechazar bloqueos y conversar para construir”, tuiteó el viernes.

A estas horas, Duque abrió el diálogo y se esperaque haya negociación. Sin embargo, parte de la población va por su renuncia.