Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 17 de mayo de 2022
  • Actualizado 13:01

Caso Debanhi destapa crisis por desaparición de personas en el mundo

En las últimas dos décadas al menos 200.000 personas han desaparecido en la región, y aunque el número es alarmante, podrían ser muchas más.
Debanhi Escobar, la joven desaparecida y luego hallada sin vida en México. RRSS
Debanhi Escobar, la joven desaparecida y luego hallada sin vida en México. RRSS
Caso Debanhi destapa crisis por desaparición de personas en el mundo

La fuerte repercusión del caso Debanhi, la joven de 18 años reportada como desaparecida en México y luego hallada muerta, destapó en las últimas semanas una fuerte polémica sobre la constante desaparición de mujeres alrededor de todo el mundo que, al menos en la región latinoamericana, va en aumento.

Se informa que 7 de los 10 países con más desapariciones forzosas son latinos. En las últimas dos décadas se registraron aproximadamente 200.000 casos en la región, según informó la BBC.

Se califica como desaparición forzada cuando una persona es arrestada, detenida o trasladada contra su voluntad por agentes gubernamentales, grupos organizados o individuos que actúan en nombre del Estado.

Según cifras oficiales de los principales países latinoamericanos y otras instituciones independientes, se calcula que en las últimas dos décadas al menos 200.000 personas han desaparecido en la región, y aunque el número es alarmante, podrían ser muchos más los individuos desaparecidos de los que aún no se tienen registro. 

De los 10 países que la ONU clasifica con mayores desapariciones forzadas desde 1980, siete están en América Latina. Según el organismo, esto se debe a que los grupos al margen de la ley, o los mismos gobiernos, imponen control mediante el miedo, usando el secuestro o la desaparición como estrategia para reducir a comunidades enteras. 

COLOMBIA

El conflicto armado que Colombia sufrió durante más de medio siglo le otorgó al país el primer puesto en la lista de naciones latinoamericanas con el mayor número de desapariciones forzadas. Estadísticas del Observatorio de Memoria y Conflicto del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), contabilizan cerca de 83.000 personas desaparecidas entre 1958 y 2018, sin contar casos ocurridos durante la emergencia sanitaria por el coronavirus, que aún están bajo investigación.

Esta cifra aumenta si se toman en cuenta los informes del Registro Único de Víctimas (RUV), que posiciona la cifra de desaparecidos directos por causa del conflicto armado en 47.259, pero suma a más de 120.000 el número de víctimas indirectas. 

MÉXICO

En este país, la guerra entre cárteles se ha convertido en una de las principales causas de muerte en el país. Cifras del Registro Nacional de Datos de Personas Extraviadas o Desaparecidas (RNPED), indican que hasta el 30 de abril de 2018 se desconocía el paradero de 36.265 personas. Las causas de dichas desapariciones no están esclarecidas y por tanto el organismo especifica que muchas de estas podrían no ser forzadas.

Guatemala, Perú, El Salvador, Chile y Argentina son las otras cinco naciones de la región que entran a la lista de los 10 países con mayor índice de desapariciones forzadas. Informes oficiales de Guatemala sugieren que durante 2003 y 2014, desaparecieron en promedio cinco personas por día, muchos de estos en manos de la seguridad estatal.

Además, datos del Grupo de Apoyo Mutuo (GAM) apuntan que en la actualidad existen 45.000 personas que desde la guerra civil, es decir, entre 1960 y 1996, fueron reportadas como desaparecidas, del aterrador número, solo 10.000 cuerpos habrían sido encontrados en fosas clandestinas. 

Detrás de Guatemala, sigue en la lista Perú con un total de 20.369 desaparecidos durante los 20 años de violencia que vivió la nación, entre 1980 y 2000. De acuerdo con reportes del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos entregados el pasado abril, de los más de 20.000 desaparecidos, solo los restos de 865 personas han sido encontrados. 

Por eso, desde 2011, cada 30 de agosto se conmemora el Día Internacional de las Víctimas de Desapariciones Forzadas, la fecha asignada por la ONU pretende "exigir verdad, justicia y, además, honrar la memoria de los desaparecidos". 

NUEVO LEÓN

El caso de la joven Debanhi Escobar, de 18 años, reportada como desaparecida el pasado 9 de abril y hallada sin vida al interior de una cisterna  días después, destapó duras críticas al manejo de la justicia e investigación de casos en México. Pues a la fecha, casi todos los fiscales asignados al caso fueron removidos por omisiones que cometieron en torno a las pesquisas para dar con el paradero de la mujer, y posteriormente para indagar con las causas de su muerte.

Este año, México sufre una oleada de mujeres en paradero desconocido -especialmente jóvenes de 14 a 19 años- que provocó grandes protestas ciudadanas y llevó a las autoridades estatales a anunciar medidas con las que calmar los ánimos de la población.

La primera alerta saltó con los informes de medios locales de Nuevo León a inicios de abril sobre la desaparición de ocho mujeres jóvenes en solo diez días, la mayoría en la capital Monterrey y su zona metropolitana.

Entender el contexto de esta crisis y el por qué de tantas desapariciones no es sencillo, especialmente en un país en el que se registran nueve mujeres desaparecidas al día, según los últimos datos del gobierno de México, y del que el Comité contra la Desaparición Forzada de Naciones Unidas destacó en su último informe que "las cifras oficiales muestran un incremento notable de desapariciones de niños y niñas a partir de los 12 años, así como de adolescentes y mujeres".