Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 15 de agosto de 2022
  • Actualizado 14:35

Comerciantes cierran negocios ante caída abrupta del peso argentino

Si bien hay otros que abren sus puestos de venta, para no perder el costo de su mercadería deben incrementar los precios. Por ejemplo, si un televisor cuesta 5.500, lo incrementan a 8.000.
Frontera entre Bolivia y Argentina. URGENTE.BO
Frontera entre Bolivia y Argentina. URGENTE.BO
Comerciantes cierran negocios ante caída abrupta del peso argentino

 La devaluación del peso argentino ocasionó el cierre de comercios en Pocitos, Salvador Mazza, frontera entre Bolivia y Argentina, e incluso llevó a que algunos negocios bajen sus persianas temporalmente, informó Juan Carlos Llanque, presidente de la Asociación de Bagayeros del Gran Chaco.

La situación en el lado argentino es complicada y hay preocupación, indicó el boliviano, que radica en San José de Pocitos. De acuerdo con el tipo de cambio, 1.000 pesos argentinos equivalen a 25 bolivianos.

“Se nota el bajón de la moneda argentina, 100 pesos argentinos no valen nada. Eso afecta y la diferencia en la parte argentina es la misma, aunque baje la moneda, allá (Pocitos) se decidió encarecer los productos y muchos comerciantes han resuelto, incluso, cerrar sus comercios hasta que la moneda argentina se estabilice”, declaró un boliviano a Urgente.bo.

Si bien hay otros que abren sus puestos de venta, para no perder el costo de su mercadería deben incrementar los precios. Por ejemplo, si un televisor cuesta 5.500, lo incrementan a 8.000 pesos.

“Eso hace el argentino. Muchos bolivianos pasamos para comprar y vimos que incrementaron los precios. Hacen subir su mercadería para no perder. Baja el peso y automáticamente la hacen subir”, recalcó Llanque.

Consultado con respecto a qué productos están con altos precios en el lado argentino, el dirigente indicó que la harina, materia prima para la elaboración de alimentos como el pan y el fideo.

“La bolsa de harina está en 5.400, está más cara. La harina sube de a poco, casi el doble. Si uno compra por menor, es más caro”, resaltó el boliviano.

En la Quiaca, norte argentino, la situación es diferente. Los residentes prefieren comprar pesos bolivianos para  mantener el valor adquisitivo de la moneda.

En el mercado informal de cambios, la moneda argentina cerró con una cotización de 260 pesos por dólar estadounidense, moderando su depreciación de la apertura cuando llegó a tocar 280 pesos por dólar, frente a los 239 del viernes pasado.