Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 25 de junio de 2024
  • Actualizado 03:39

Boric recuerda el golpe mientras cae su popularidad e insiste en una nueva Constitución

El nivel de apoyo al Presidente chileno ha bajado hasta igualar su nivel más bajo, después del fallido referéndum sobre el borrador de la Constitución que estaba llamada a sustituir la Carta Magna redactada durante la dictadura.
El presidente chileno, Gabriel Boric. KRA DIARIO
El presidente chileno, Gabriel Boric. KRA DIARIO
Boric recuerda el golpe mientras cae su popularidad e insiste en una nueva Constitución

Concentraciones masivas, actos culturales y recorridos por sitios de memoria fueron algunas de las actividades que se llevaron a cabo tras la nueva conmemoración del golpe militar de 1973, hito que llegó en un escenario político complejo marcado por el rechazo a la nueva Constitución que buscaba superar la Carta Magna heredada de la dictadura.

Pese al "rechazo", el presidente Gabriel Boric insiste en una nueva Constitución, pero su popularidad se encuentra en baja.

El 11 de septiembre de 1973, las fuerzas armadas derrocaron al gobierno democrático de Salvador Allende, dando paso a una de las dictaduras más largas y brutales de la región que, comandada por Augusto Pinochet entre 1973 y 1990, dejó decenas de miles de víctimas de prisión política, tortura, ejecución y desaparición forzada.

La dictadura cívico militar de Pinochet violó los derechos humanos afectando a más de 40.000 chilenos, incluyendo cerca de 1.200 detenciones con desaparición forzada que aún esperan un esclarecimiento.

INSISTE EN NUEVA CONSTITUCIÓN

A la fecha, Chile cursa uno de sus ciclos políticos más complejos del último tiempo: la discusión constitucional aún no traza certezas sobre los pasos que vendrán y algunos partidos de la derecha ya muestran resistencia, anclados en un 62% de votantes que decidieron rechazar la nueva carta magna en el último plebiscito.

En la conmemoración desde el Palacio de La Moneda, Boric dijo el fin de semana: “Estoy profundamente convencido de que durante nuestro período tendremos una Constitución de la cual todos y todas, más allá de nuestras legítimas de nuestras legítimas diferencias políticas, podamos sentirnos orgullosos”.

Como todos los años, múltiples organizaciones sociales y políticas, junto a las agrupaciones de familiares de víctimas, impulsaron decenas de actos conmemorativos a lo largo de todo el país, incluyendo una marcha por todo el centro de Santiago hasta el Cementerio General, espacio donde se ubica el Memorial del Detenido Desaparecido y el Ejecutado Político, además de otros hitos emblemáticos como el Patio 29 y la tumba del expresidente, Salvador Allende.

Por su parte, el Museo de la Memoria y los Derechos Humanos centró sus actos en recordar a las mujeres víctimas de la dictadura, así como aquellas que levantaron la resistencia popular desde las poblaciones y en la lucha por verdad, justicia y reparación de los crímenes de lesa humanidad.

POPULARIDAD DE BORIC

El nivel de apoyo a Boric ha caído hasta igualar su nivel más bajo, después del fallido referéndum sobre el borrador de la Constitución que estaba llamada a sustituir la Carta Magna redactada durante la dictadura.

La popularidad de Boric ronda el 33%, una caída de 5 puntos que el Presidente busca contrarrestar con la reciente remodelación del núcleo duro del Gobierno y el compromiso de relanzar el proyecto constituyente.

Seis de cada diez personas entrevistadas en la encuesta Plaza Pública Cadem ven positivo el cambio de ministros y anticipan políticas más moderadas y de consenso. La mayoría de los encuestados cree que mejorará la gestión del Gobierno y que incluso tendrá mejores relaciones con los empresarios.

Boric defiende que el fracaso en la consulta del 4 de septiembre no implica volver a la casilla de salida, sino que sigue vigente el mandato ciudadano para redactar una nueva Constitución. Para ello, ha iniciado un periodo de consultas donde los distintos actores políticos irán marcando posiciones.

Un 67% de los ciudadanos respalda el inicio de un nuevo proceso constituyente y, aunque siguen siendo mayoría, el dato representa un descenso de 10 puntos respecto a principios de mes. Uno de cada tres, sin embargo, aboga por dejar todo tal como está.