Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 20 de mayo de 2022
  • Actualizado 10:22

Asalto al Capitolio en Washington deja caos y una mujer fallecida

Los manifestantes rompieron ventanas y abrieron puertas a la fuerza hasta superar a la Policía que tuvo que repelerlos con gases lacrimógenos. Los legisladores evacuaron el edificio.
Seguidores de Donald Trump protestan en el interior del Capitolio. EFE
Seguidores de Donald Trump protestan en el interior del Capitolio. EFE
Asalto al Capitolio en Washington deja caos y una mujer fallecida

El Capitolio de EEUU fue despejado ayer y se restableció la seguridad en su interior, más de tres horas después de que cientos de seguidores del presidente Donald Trump irrumpieran en él por la fuerza, afirmaron los sargentos de armas del Congreso, encargados de su seguridad.

El anuncio llegó poco antes de que entrara en vigor el toque de queda declarado por la Alcaldía de Washington, a las 18.00 (23.00 GMT), que durará hasta las 6 de la mañana del jueves (hoy) en la capital y dos de sus suburbios en el estado de Virginia.

En el asalto ocurrido en el Capitolio, una simpatizante del presidente Donald Trump que fue herida de bala falleció, según indicaron fuentes policiales a varios medios estadounidenses.

La mujer fue trasladada de emergencia con una fuerte hemorragia ocasionada por un disparo que le alcanzó el cuello y que fue efectuado por un miembro de la seguridad de la sede legislativa durante el asalto de centenares de manifestantes por la fuerza y que se prolongó durante varias horas de tensión.

DISTURBIOS

Aunque las autoridades lograron despejar el Capitolio y sus alrededores, muchos de los seguidores de Trump ignoraron el toque de queda y apenas se alejaron un poco del Capitolio, dirigiéndose hacia otras zonas del centro de la capital.

La Policía lanzó inicialmente gases irritantes y de aturdimiento (que al caer desprenden flashes muy brillantes para desorientar) con el fin de expulsar a los seguidores de Trump de las inmediaciones del Capitolio.

Una vez que entró en vigor el toque de queda, los agentes antidisturbios empezaron a avanzar hacia el centro de la ciudad para empujar a los seguidores de Trump lejos del Capitolio, y estos obedecieron, alejándose de la zona lentamente, pero sin dar señales de querer regresar a sus residencias u hoteles.

El asalto al Congreso se produjo cuando ambas cámaras celebraban una sesión para corroborar la victoria electoral de Biden en las elecciones de noviembre pasado.

Trump había instado a sus aliados a interferir en ese proceso y a su vicepresidente, Mike Pence, a arrogarse un poder que no le otorga la Constitución, y arengó a sus simpatizantes a que siguieran luchando durante un mitin por la mañana en Washington.

Los seguidores del presidente se dirigieron luego al Capitolio y entraron por la fuerza.

REACCIONES

Mandatarios, líderes y organizaciones de todo el mundo mostraron ayer su estupor, asombro e indignación ante el extraordinario asalto al Capitolio por parte de seguidores del presidente Donald Trump, que concluyó con una fallecida y numerosos destrozos en la sede del Legislativo.

El rechazo unánime no se hizo esperar y la vergüenza y la conmoción recorrieron el mundo ante las imágenes de una turba de manifestantes en la sede del Poder Legislativo estadounidense.

Tras el hecho, el primer ministro canadiense, Justin Trudeau, señaló que sus compatriotas "están gravemente preocupados y entristecidos por el ataque a la democracia en Estados Unidos, el aliado más cercano y vecino. La violencia nunca triunfará al anular la voluntad del pueblo".

El secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg, calificó las escenas de Washington de “impactantes” y enfatizó que “se debe respetar el resultado de esta elección democrática”.

El repudio a la violencia - que se saldó con la muerte de una mujer- llegó también por parte del primer ministro británico, Boris Johnson, aliado de Trump y quien calificó de "vergonzosas escenas" el asalto al Capitolio y reclamó un traspaso "pacífico y ordenado del poder" en ese país.

El presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, dijo seguir con “preocupación las noticias que llegan desde el Capitolio en Washington” y mostró su confianza “en la fortaleza de la democracia de EEUU". 

Siguiendo la estela de mensajes en Twitter, el ministro francés de Exteriores, Jean-Yves Le Drian, calificó el asalto de "grave atentado contra la democracia", y recalcó que "la voluntad y el voto del pueblo estadounidense deben ser respetadas".