Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 19 de abril de 2024
  • Actualizado 17:30

Abren las urnas en Chile para el último referéndum constitucional de la era Boric

Abren las urnas en Chile para el último referéndum constitucional de la era Boric. Foto: Minrel_Chile
Abren las urnas en Chile para el último referéndum constitucional de la era Boric. Foto: Minrel_Chile
Abren las urnas en Chile para el último referéndum constitucional de la era Boric

Los colegios electorales de Chile han abierto sus puertas para el referéndum constitucional que representa el último intento del presidente del país, Gabriel Boric, para apartarse de la Carta Magna aprobada en 1980 al amparo del dictador Augusto Pinochet.

Las primeras horas de la votación se están desarrollando sin incidentes y ya han depositado su papeleta, entre otros, el expresidente Sebastián Piñera o la expresidenta Michelle Bachelet, quien se ha referido a la sensación de hastío que rodea a este plebiscito.

"Creo que no hay ni ánimos ni ganas de hacer un nuevo proceso y segundo, creo que hay otros problemas más urgentes que responder, porque la constitución no resuelve los problemas de seguridad", ha manifestado en declaraciones recogidas por 'La Tercera'.

Tras el fallido referéndum de septiembre de 2022, cuando la población rechazó de forma contundente --con casi un 61,9 por ciento de los votos-- la propuesta planteada por una Convención Constitucional de marcado carácter progresista, los chilenos votarán de nuevo una propuesta de Carta Magna a cargo ahora del Consejo Constitucional.

El varapalo del presidente Boric, quien ascendió al poder en marzo de 2022 con la aprobación de una nueva Constitución como una de sus propuestas estrella, no solo se tradujo en el fracaso de aquel plebiscito, sino también de la holgada victoria de la derecha conservadora en la elección de consejeros del nuevo órgano constituyente.

Así las cosas, la derecha ha hecho valer su mayoría en el Consejo Constitucional, presentando una última propuesta que no ha sido bien recibida por los sectores de la izquierda política, mientras que desde la derecha y oposición al Gobierno de Boric han mostrado su total respaldo al nuevo documento.