Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 26 de noviembre de 2022
  • Actualizado 12:47

POR EL CRIMEN DE LA JOVEN EMBARAZADA HAY TRES DETENIDOS, ENTRE ELLOS SU EXNOVIO

La última llamada, unos audios y videos y la confesión: las pruebas del feminicidio de Viviana

Viviana Ojeda, víctima de feminicidio.  FACEBOOK VIVIANA OJEDA
Viviana Ojeda, víctima de feminicidio. FACEBOOK VIVIANA OJEDA
La última llamada, unos audios y videos y la confesión: las pruebas del feminicidio de Viviana

Viviana Ojeda Vargas tenía 21 años y seis meses de embarazo cuando segaron su vida. Su cuerpo fue encontrado el 8 de septiembre en el camino a la comunidad de Sombreritos, Santa Cruz. Su familia, que estaba buscándola desde el 5 del mes, la reconoció el 12. El doloroso caso de feminicidio resuena en Bolivia desde hace unas dos semanas.

La joven embarazada falleció por estrangulamiento, pero también presentaba golpes en la cabeza, según la autopsia. Varios datos se dieron a conocer sobre el feminicidio de Viviana. La última llamada, grabaciones de cámaras de vigilancia, audios, videos y un testimonio revelador son parte de las pruebas del crimen.

A finales de 2019, Viviana Ojeda y Javier Copa comenzaron una relación, pero habían terminado unas dos veces durante ese tiempo. Su convivencia era muy “conflictiva y violenta”, según familiares, y hace casi seis meses se habían separado. Ambos se habían denunciado antes por agresiones físicas.

Ellos ya no vivían juntos cuando la joven fue asesinada, pero mantenían contacto porque esperaban un bebé, al que Viviana ya había nombrado Neytan. Javier solicitó hace unos días un juicio abreviado aceptando su culpa y la sentencia de 30 años por feminicidio, pero el jueves dio un paso atrás. Rechazó el procedimiento abreviado y se declaró inocente. Actualmente, se encuentra con detención preventiva, al igual que su hermano y su amigo, mientras continúan las investigaciones.

LA ÚLTIMA LLAMADA Viviana había sido vista por última vez con Javier Copa, el 5 de septiembre. Eso no fue todo, la joven llamó a su madre. Carmen escuchó por última vez la voz de su hija, al promediar las 21:53, cuando le llamó para decirle que Javier la tenía en un lugar alejado y no le permitía volver a su hogar. Ella estaba llorando y la comunicación no era fluida por lo que no pudo hacerle conocer su ubicación exacta para que vaya por ella. Su madre alcanzó a pedirle que tome un taxi y vuelva a casa, donde pagaría por el servicio de transporte, pero no llegó. 

Esa noche, los jóvenes sostuvieron una fuerte discusión, que fue grabada por Copa, al interior de una movilidad. Uno de los videos que circula en redes sociales muestra el momento en el que Javier amenazaba a su expareja con llevarla a la Policía por presuntamente haber golpeado a su hijo (que se encontraba con ellos siendo testigo de la escena violenta), mientras ella negaba esa situación y decía que iba a comunicarse con sus familiares para que fueran por ella. 

Se conoció que, tras esa filmación, el ahora sindicado se comunicó con su amigo y él vio aún con vida a Viviana. Javier dejó a su hijo (de una relación anterior) al cuidado de su amistad.

Según las investigaciones, conocidas por el relato de Javier Murillo, abogado de la familia de la víctima, Viviana se encontró ese día con su exconcubino porque necesitaba dinero para su control prenatal agendado para el 6 de septiembre. Ante su negativa, ella le advirtió que iba a denunciarlo por la presunta venta de sustancias controladas e incumplimiento de medidas sustitutivas en un proceso que tiene por falsedad material.

Viviana estuvo desaparecida por varios días. 

LOS TATUAJES La Policía realizó el levantamiento legal del cadáver de la joven el 8 de septiembre en el camino a la comunidad de Sombreritos, entre La Guardia y Porongo. No portaba documentos de identificación. 

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV) de Santa Cruz, Carlos Oporto, informó que personal del Instituto de Investigaciones Técnico Científicas de la Universidad Policial (Iitcup) realizó las pericias de reconocimiento facial y necrodactilia. Asimismo, socializaron fotografías de los ocho tatuajes que tenía la víctima en distintas partes del cuerpo con la intención de que sus familiares la reconozcan y se apersonen a la morgue.

FAMILIA RECONOCE EL CUERPO Oporto dijo que la familia de Viviana no reportó a tiempo su desaparición. Su familia se apersonó a oficinas de la División de Trata y Tráfico el 12 de septiembre. El efectivo policial realizó el afiche, pero al tener conocimiento de que una joven fue hallada sin vida días antes, le pidió a la madre que viera el cuerpo para confirmar o descartar que se trataba de su hija. Carmen reconoció a Viviana.

Su familia tenía la esperanza de que la joven volviera en cualquier momento a su hogar y, por ese motivo, estaba buscándola por su cuenta. La Policía dijo que el sindicado se encontraba al tanto de todo y tuvo tiempo para fugar del país.

El principal sospechoso durante la audiencia de medidas cautelares, el 18 de septiembre.   CLAVE300
El principal sospechoso durante la audiencia de medidas cautelares, el 18 de septiembre. CLAVE300

FUGA Y RETORNO Javier Copa se dirigió el martes 6 de septiembre a Yacuiba, donde las autoridades migratorias impidieron su salida debido a que tiene arraigo por un proceso de presunto uso de instrumento falsificado. Oporto dijo que Migración reportó a la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), y personal de esa dependencia consultó la situación de Copa al Juzgado.

Les hicieron conocer que el hombre no podía dejar el país, pero su circulación en el interior era permitida, por lo que lo trasladaron hasta Santa Cruz. Hasta ese entonces, la familia de Viviana no había reportado su desaparición.

Copa aprovechó el miércoles y jueves para firmar poderes a sus familiares para que ellos puedan disponer de su auto y unos lotes. Después dejó el país por un paso no autorizado, presuntamente por Potosí, y llegó a Argentina.

Su fuga derivó en la captura de su hermano y su amigo por presunta complicidad en el delito. Javier no contaba con esas detenciones. Desde el exterior, grabó algunos videos declarándose inocente, pidiendo que sus seres queridos sean liberados y anunciando su entrega. Finalmente, se vio obligado a someterse a la justicia y se apersonó a la embajada de Bolivia en Argentina y, de esa manera, fue puesto en suelo boliviano la madrugada del 17 de septiembre.

LAS MENTIRAS Y CONTRADICCIONES Javier juró ser inocente. Christian Tejada, abogado de la Firma Jurídica Lex que asistió hasta el jueves al sindicado, contó durante el programa Los Abogados de la Radio, que se emite por la radio RAI 97.9, que fue contactado por amistades de Javier, quienes le enviaron videos y grabaciones, antes de su retorno a Bolivia. 

Se comunicó por teléfono con Javier para preguntarle dónde se encontraba y si era el autor del feminicidio de Viviana. Él le respondió que estaba en Buenos Aires y que era inocente. Entonces, le sugirió entregarse a la justicia para asumir defensa y demostrar que no tuvo nada que ver en ese crimen.

Javier le había dicho que tenía todas las pruebas de su inocencia en su teléfono. Tejada sintió desconfianza cuando su cliente, estando aún en Buenos Aires, le comunicó que había olvidado uno de sus celulares en un taxi y era en el que tenía todo el material. El abogado le dijo que tenía que volver a Bolivia y que aquí iban a colectar los elementos para su defensa.

Javier mantenía su versión, pero al ser consultado por la Fiscalía sobre los hechos entró en contradicciones. Eso generó dudas nuevamente en su abogado, quien le hizo conocer que iban a pedir las grabaciones de las cámaras de vigilancia de la zona donde estuvo con Viviana y otros elementos para demostrar su “inocencia” y el sindicado le decía que lo haga y se mostraba confiado. 

Antes de la audiencia de medidas cautelares, desarrollada el 18 de septiembre, Tejada buscó a su cliente en la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV). Le pidió que sea honesto y volvió a preguntarle si era autor del feminicidio de Viviana. Javier le reiteró que era inocente. “Me senté frente a él. Le dije que teníamos audiencia en dos horas y le pedí que me diga la verdad y que no quería sorpresas. Él dijo ser inocente”.

TESTIMONIO REVELADOR Y OTRAS PRUEBAS La versión de Javier se cayó cuando el jefe de Inteligencia de la Policía, en medio de la audiencia, se acercó a la fiscal y le dio un celular.

La fiscal asignada pidió la palabra y permiso para reproducir un audio de “reciente obtención” como prueba. Todos escucharon la conversación grabada entre Javier y su hermano donde le confesó que había golpeado a Viviana y luego la mandó a “liquidar”. “Esto nadie lo sabe Ramiro, te lo voy a decir, la mandé a liquidar. No sé qué le hicieron, no sé dónde, ni nada, pero yo ya estoy cansado”, se escucha en el audio. 

Según Javier, se ha “malinterpretado” esa grabación. Esa es una de las pruebas más importantes, pero no la única.

 Unas cámaras de vigilancia captaron el momento en el que Viviana es víctima de violencia en vía pública. A las 00:12 del 6 de septiembre, la pareja estaba discutiendo en el segundo anillo, entre las avenidas Piraí y doble vía a La Guardia.

Las imágenes muestran a Viviana sosteniendo su celular y aparentemente intentando realizar una llamada cuando Javier se abalanza sobre ella queriendo arrebatarle su teléfono y luego la ingresa a su vehículo por la puerta del conductor. Un minuto después, se abre la puerta del copiloto y, a los pocos segundos, se cierra con dificultad.

Desde que se conoció el caso, varios videos de hechos de violencia circulan en redes sociales. 

“SUEÑO” FRENA SENTENCIA Javier dio un paso atrás y evitó ser condenado a 30 años de cárcel por el feminicidio de Viviana. El principal sindicado pidió el 21 de septiembre un juicio abreviado aceptando su culpabilidad en el crimen de su expareja, pero al día siguiente cambió su versión y se declaró inocente ante las autoridades judiciales.

El imputado rechazó someterse al juicio abreviado argumentando que su tía le reveló en un sueño que él es inocente. La Fiscalía continuará con las investigaciones con miras a un juicio oral, donde se dicte la condena de Copa, quien actualmente se encuentra en la cárcel de Palmasola, con detención preventiva por 180 días. 

En los próximos días, se realizará las pruebas de luminiscencia en los vehículos de Javier Copa y de su hermano. 

La Firma Jurídica Lex se apartó del caso. Para la defensa de la familia de la víctima, Javier está burlándose de la Justicia. Los dolientes piden la pena máxima para Copa.