Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 09 de febrero de 2023
  • Actualizado 00:08

Tragones, una bomba de tiempo hacia la muerte

Tragones, una bomba de tiempo hacia la muerte

Ya sea por motivos económicos y otras necesidades, el "negocio" de transportar droga se muestra como uno de los más rentables dentro del mundo de rubros ilícitos. Sin embargo, ante la sofisticación de los mecanismos de control en las fronteras, retenes, aeropuertos y otros puntos policiales, las personas que se dedican al traslado de sustancias controladas desarrollan cada vez nuevos métodos para esquivar al ojo de la ley, uno de estos son los denominados "tragones", que llevan esta mercancía al interior de su organismo.

Mucha puede ser la ganancia en términos monetarios, tanta como el enorme riesgo que corren sus vidas, sobre todo exponiéndose a una posibles sobredosis en el caso de que los paquetes de la sustancia exploten en su interior.

Aunque la mayoría de "tragones" interceptados por la Policía caen por medio de denuncias anónimas, muchas de estas personas mueren en el camino a sus países o ciudades de destino.

SILVIA Uno de los casos más polémicos es el de Silvia Machado Lizárraga, cuyo cuerpo fue hallado en un basural de la ciudad de Oruro. Sucedió en julio de 2019.

El caso, que comenzó siendo investigado como presunto feminicidio, luego dio cuenta de que la cruceña de 18 años, cayó en las garras de una organización criminal que no solo se dedica a la trata y tráfico de personas, sino también al traslado de droga a Chile.

El fiscal de Oruro, Orlando Zapata, informó que este procedimiento ha confirmado la presencia de droga en el estómago de la joven, en total 15 cápsulas con cocaína líquida.

Se había especulado sobre la posibilidad de que una de las cápsulas haya reventado en el interior de su organismo, pero Zapata volvió a reiterar que –tal como determinó el examen médico forense– la causa de la muerte es asfixia mecánica, en otras palabras: el o los asesinos de Silvia le obstruyeron las vías respiratorias al apretarle el cuello y el rostro.

El entonces fiscal Departamental de Oruro, Orlando Zapaña, señaló el examen forense establece que la muerte de Silvia Machado, se debe a asfixia por sofocación.

El resultado de la necropsia, continuó explicando el fiscal a EL DEBER, no altera en modo alguno el resultado médico forense. Es más, “no reventó ninguna cápsula”, los 15 ovoides no presentaban ninguna alteración, insistió.

La necropsia confirmó otra de las hipótesis a la que habían arribado los investigadores, de que Silvia no solo fue captada por una red de tratantes, sino que también trafican droga boliviana en Chile.

La Policía y la Fiscalía ya han reconstruido en parte qué es lo que pasó con la muchacha, que con su muerte deja a una bebé de dos años en la orfandad. Salió de Santa Cruz junto a su compañera de colegio Jessica Chuvé, en Cochabamba se reunieron con Rocío Huanca.

Silvia y Rocío continúan el viaje a Oruro. Por la toma de declaraciones a testigos, la Fiscalía de Oruro conoció que ambas llegaron a Pisiga (último pueblo boliviano y en cuyos límites comienza Chile) el 7 de julio en la noche y no alcanzaron a cruzar la frontera. Ya había cerrado. El horario de atención de Aduanas y Migración es de 7:00 a 19:00.

Las jóvenes no iban solas. Eran acompañadas por Daniel Fernández, un miembro de la organización criminal que hacía el papel de ‘chulo’. En la jerga criminal este término es usado para denominar a la persona que cumple las funciones de vigilante para que se cumpla la misión encomendada, en este caso, a las ‘tragonas’.

Hay dos versiones que se manejan sobre lo que pasó luego. La primera, que al no poder cruzar la frontera el grupo se hospedó en un hotel de paso y cuando Daniel fue a identificar el ‘agujero’ (paso ilegal) en la frontera para pasar por allí, las muchachas –que ya sentían malestar por lo ingerido– aprovecharon para tomar un bus y retornar a Oruro.

La segunda versión es que no llegaron a hospedarse, que volvieron en un bus mientras Daniel iba a buscar el paso ilegal y que el chofer del vehículo tenía nexos con la organización delictiva. Sin embargo, ninguna de estas versiones detalla dónde fue asesinada Silvia y exactamente por qué. Su cuerpo apareció el 8 de julio en un basural de la ciudad de Oruro.

Mientras que Rocío llegó a Cochabamba, fue internada en un centro hospitalario donde –tras una intervención quirúrgica– le retiraron los ovoides con la cocaína.

COCHABAMBA En septiembre de 2021, dos tragones murieron después que la droga que transportaban explotó en su cuerpo. De acuerdo al informe policial el destino de la sustancia controlada era Chile vía Oruro. Ambos casos se encuentran en proceso de investigación. 

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN), Gonzalo Velasco, informó que la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) realizó el levantamiento legal de ambos cadáveres y fue en el momento de la autopsia que encontraron la droga en su organismo. 

En el primer caso, en el cuerpo del joven de 25 años, de quien se desconoce su identidad, encontraron 46 cápsulas de cocaína en estado sólido que contenían 555 gramos. Él falleció en vía pública por la avenida Barrientos. 

La segunda persona fallecida es una mujer en cuyo cuerpo se encontraron cinco envoltorios de látex con 223 gramos de cocaína en estado líquido. Ella estaba en su casa. 

Entre tanto, una tercera persona de sexo masculino de 21 años de edad se encuentra hospitalizada en el hospital Viedma. Lograron extraerle 29 preservativos con droga líquida. 

“Ambos casos se encuentran en proceso de investigación y estamos coordinando con la Felcc en las investigaciones de estos dos casos”, indicó Velasco, a tiempo de especificar que la causa de muerte fue por intoxicación aguda por estupefacientes.

LA PAZ En agosto de 2021, Carlos Patzi, de la División de Homicidios, informó que en El Alto un “tragón” falleció luego que le explote en el cuerpo una cápsula de droga. La persona fue abandonada en la avenida 6 de Marzo, carretera a Oruro.

El sujeto fue trasladado al hospital tras ser auxiliado por radiopatrullas, pero falleció. Según Patzi, el “tragón” radicaba en Cochabamba y se dirigía a La Paz con 13 cápsulas de cocaína en el cuerpo.

La Policía indicó que se logró retirar 12 cápsulas de su organismo, pero una explotó y le causó la muerte.

Por otro lado, Patzi informó que el fin de semana se hizo el levantamiento legal de tres cuerpos, el primer caso se trataría de un atraco; el segundo, de un sujeto que murió apuñalado cuando estaba en estado de ebriedad y el último se trataría de un ajuste de cuentas.

SACABA En junio de 2019, un hombre de 36 años murió cuando una de las 67 cápsulas de droga que transportaba en su organismo reventó, llegó con vida al hospital Asunción del municipio de Sacaba, acompañado de una mujer.

Cuando ingresó al nosocomio la acompañante indicó al médico que el hombre habría comido algo que le causó malestar, pero después de unos minutos falleció, la mujer dejó el hospital sin dar referencias de su parentesco y sin precisar los datos del varón.

Personal del Instituto de Investigaciones Forenses (IDIF) realizó la autopsia de ley, fue cuando se descubrieron las cápsulas tanto en el estómago, intestino delgado y grueso. Las 67 cápsulas contenían clorhidrato de cocaína sólida y pesaban 855 gramos en total, el fallecido se dirigía a Oruro.

El entonces director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Narcotráfico (FELCN), Gonzalo Velasco Michel, mencionó que personal de esta dependencia realiza las investigaciones del caso.