Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 25 de junio de 2022
  • Actualizado 12:51

El terror de Yapacaní: hermanos ostentaban poder, violaban niños y los ‘silenciaban’ con amenazas

El delito de violación de infante, niña, niño o adolescente cometido contra un menor de 14 años se sanciona con privación de libertad de 20 a 25 años, así no haya uso de la fuerza o intimidación y se alegue consentimiento. 

Miguel Ángel S.T., imputado por violación, ingresa al penal de Chonchocoro de La Paz. UNITEL
Miguel Ángel S.T., imputado por violación, ingresa al penal de Chonchocoro de La Paz. UNITEL
El terror de Yapacaní: hermanos ostentaban poder, violaban niños y los ‘silenciaban’ con amenazas
Daniel, nombre cambiado, falleció ayer por la mañana en el servicio de terapia intensiva del Hospital de Niños de Santa Cruz. El niño que cumplió 11 años el 8 de junio deja luto y dolor en los bolivianos. La pesadilla familiar comenzó hace un año cuando la salud del menor decayó y ya no pudo ir más a la escuela ni mantenerse estable en su hogar en el barrio Tarija de Yapacaní. Sus padres y hermanos creían que tenía anemia o leucemia, pero los médicos les hicieron conocer que el pequeño fue víctima de violación y luego, de realizarse varios estudios, detectaron que le habían transmitido una enfermedad sexual y estaba en la fase terminal.

El hecho fue denunciado por violación, pero sin resultados porque los autores no habían sido identificados. Daniel estuvo unos cuatro meses en terapia intensiva y luego le dieron de alta. El 12 de abril de este año, la Fiscalía de Santa Cruz determinó cerrar el caso y, ante esa situación de riesgo, el hermano mayor le pidió a la víctima que confíe en él y le cuente quién le había hecho ese daño. El niño, quien aún estaba delicado de salud, identificó a sus vecinos, cuatro hermanos, como sus agresores sexuales.

Daniel sufrió violencia sexual durante unos dos años. Él iba a la casa de sus vecinos porque su compañera, hermana menor de los denunciados, lo llamaba para jugar y hacer las tareas. Su familia no desconfiaba ni sospechaba que “monstruos” vivían frente a ellos. Según las investigaciones, el niño fue ultrajado por los cuatro hermanos, dos adolescentes y dos adultos (uno falleció por VIH/Sida), que le apuntaban con un arma de fuego en la cabeza para obligarlo a callar y a volver a ese inmueble donde continuaron agrediéndolo sexualmente. Le decían que si no los obedecía estaban dispuestos a acabar con la vida de sus padres y de sus hermanos.

El niño tenía mucho miedo. Sabía de lo que eran capaz de hacerle a él y a su familia si no actuaba como ellos querían. Dos de sus agresores están detenidos preventivamente, uno en el Centro Educativo Nueva Vida Santa Cruz (Cenvicruz), por 45 días, debido a que es menor de edad, y el otro, Miguel Ángel S.T., de 24 años, fue enviado, por 180 días, al penal de Chonchocoro de La Paz.

El otro adolescente, de 15 años, implicado en el delito se encuentra en Chile y las autoridades tramitan su extradición. En tanto, Santiago S.T. murió por VIH/Sida en 2021 en la cárcel de Palmasola, mientras cumplía detención preventiva por violación agravada a otro menor de edad.

¿QUÉ SE CONOCE DE LOS HERMANOS?

Son cinco hermanos, pero cuatro fueron implicados en las violaciones a niños. Todos tienen antecedentes por violación, robo agravado y violencia familiar y doméstica.

Según vecinos, los hermanos ostentaban poder y se movilizan en un auto de lujo y motocicletas presuntamente robadas. También los vinculan al narcotráfico.

Uno de ellos cayó en 2020 por robo agravado. Lo detuvieron portando un arma de fuego y ahora investigan si esa pistola era la que usaban para amedrentar a sus víctimas.

Otro de los hermanos, Santiago, murió a sus 21 años en el penal de Palmasola, mientras estaba detenido preventivamente por violación a otro menor de edad, quien también dio positivo a VIH. La familia del niño temía por su integridad porque recibía amenazas de muerte y tomaron la decisión de salir del país y establecerse en el extranjero.

Según el representante del barrio, la mamá de los sindicados era dirigente de la zona. Toda la familia fue expulsada de Yapacaní. Dos inmuebles, ubicados en el barrio Tarija y Santa Catalina, fueron desocupados y precintados con fines investigativos.

INDIGNACIÓN

Miguel Ángel S., el hermano mayor sindicado de violar al niño que ayer perdió la vida, fue sacado la noche del martes de la Casa Judicial de Yapacaní cuando la Policía pretendía trasladarlo a Palmasola por disposición de la autoridad jurisdiccional. La gente enfurecida lo golpeó, desnudó y expuso en plena plaza de ese municipio con amenazas de tomar Justicia por “mano propia” y cercenar sus órganos genitales por haber supuestamente violado a un menor de edad.

El padre del sindicado clamó que no ejecutaran a su hijo y cerca de las 2:30 del miércoles, los pobladores entregaron a la Policía al imputado por violación. El progenitor manifestó, a través de un video que circula en redes sociales, que su hijo no es portador de VIH y pidió que esclarezcan el caso.

Según antecedentes, el detenido y sus hermanos fueron identificados por la víctima como sus agresores sexuales. Otros dos menores habrían sido ultrajados por los hermanos S. Una niña perdió la vida y un niño se encuentra en el extranjero con su familia. Los casos están en proceso de investigación.