Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 18 de junio de 2024
  • Actualizado 14:49

LA MUERTE SE INVESTIGA POR HOMICIDIO CULPOSO

'Negligencia' mortal: Camila, la niña que amaba patinar y cuya vida acabó por choque eléctrico en una plaza

Despiden a la niña Camila en el Cementerio General de Cochabamba.       DICO SOLÍS
Despiden a la niña Camila en el Cementerio General de Cochabamba. DICO SOLÍS
'Negligencia' mortal: Camila, la niña que amaba patinar y cuya vida acabó por choque eléctrico en una plaza

Tenía 10 años, amaba la danza y soñaba con ser una gran patinadora artística. Camila Fernanda salió a jugar en la plaza de su barrio, en la OTB La Joya de Cochabamba, cuando sufrió una fuerte descarga eléctrica, al tomar contacto con un poste de luz, que terminó con su vida.

La tragedia ocurrió hace una semana, el domingo 5 de febrero, al promediar las 19:00. Camila estaba acompañada de su madre, su hermano, de 13, y su mascota. Estaba patinando cuando vio a una niña bailando y ella se animó a danzar. Se quitó sus patines, le pidió a su mamá sus sandalias y, mientras caminaba, le dijo: “Voy a ir a bailar, mami. Me vas a mirar”.

Todo sucedió en cuestión de segundos. Carla, mamá de Camila, no halla consuelo. Su niña pensaba bailar en el pasto cuando se sujetó de un poste energizado y, de repente, dejó de moverse. Un familiar que estaba en la plaza reaccionó rápidamente y logró apartarla de la corriente eléctrica. La niña cayó sobre él.

La vida de Camila se apagó, mientras los gritos desesperados de su progenitora resonaban en un pasillo del Hospital del Sud, muy cerca de la plaza de la OTB La Joya.

Para la familia, la muerte de Camila se debe a la “negligencia” de las autoridades, quienes después de la tragedia desplazaron personal en esa plaza y en otros espacios públicos para revisar y reparar las conexiones que representen un riesgo para la vida.

EL ÚLTIMO VIAJE Su vida dio un giro inesperado. Por cuestiones de salud, Carla y sus dos hijos menores de edad se mudaron hace cuatro meses a Cochabamba. El inmueble que ocupa la familia está muy cerca de la plaza donde ocurrió la tragedia. Para ellos es doloroso salir a la calle y observar ese lugar. 

Carla cuidaba mucho de sus hijos y, en especial, de Camila. Las últimas semanas escuchó en las noticias de intentos de secuestro y, por ese motivo, su niña no iba sola ni a la tienda del barrio. 

Camila era una niña dulce, alegre, cariñosa, traviesa, juguetona y solidaria. La noche del 5 de marzo, le pidió a su madre pasear por la plaza. Carla estaba cuidándose porque sufrió días antes un accidente conduciendo su motocicleta. Su pequeña estaba pendiente de su salud y, esa noche, solo quería divertirse y distraerse un rato, pero la salida terminó en tragedia.

Carla dice que su niña llegó al mundo con un propósito. “Las autoridades siempre esperan que algo pase para que recapaciten. No me van a devolver a mi hija, pido justicia para que esto no le ocurra a otro niño y puedan ir a jugar a una plaza o a un parque seguros. Si quieren hacer una obra que lo hagan bien. El dolor de una madre que pierde a su hijo es tan grande”.

Camila nació el 27 de mayo de 2012 en Oruro. Ese día, Carla recibió el mejor regalo del Día de la Madre. Ahora, dice, con tristeza, que el nacimiento y la muerte de su niña fue noticia en los medios de comunicación.

SIN RESPONSABLES Funcionarios de la Empresa de Luz y Fuerza Eléctrica de Cochabamba (ELFEC) y de la Alcaldía de Cochabamba aseguraron no tener responsabilidad por la muerte de la niña Camila. 

Según ELFEC, se trata de una instalación de alumbrado público que no es parte de la red del sistema de distribución de esa entidad. En tanto, desde Alumbrado Público de la Alcaldía indicaron que no hicieron la instalación puesto que es un proyecto entregado en 2019 por el Fondo Nacional de Inversión Productiva y Social (PFS) y que su garantía sería de cinco años. 

Ambas instituciones realizaron inspecciones en el lugar. El poste ya no se encuentra energizado y, desde el municipio, han cuestionado que algunos vecinos destapen las bases de los postes (donde existen unas cajas con cables) para conectar equipos musicales o de iluminación cuando realizan ferias u otras actividades. 

La Fiscalía se encuentra investigando la muerte de la niña como presunto delito de homicidio culposo. 

A los pocos días de la muerte de Camila, se conoció que un perro murió electrocutado en un parque de la zona norte donde había cables sueltos. Funcionarios han estado revisando las conexiones en distintos espacios públicos para evitar otras tragedias.