Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 28 de enero de 2023
  • Actualizado 10:22

Exministro Romero y Del Castillo, "colombianización", "narcoestado" y el síndrome de Hubris

Una avioneta que iba cargada de droga se estrella en Santa Cruz. ARCHIVO APG
Una avioneta que iba cargada de droga se estrella en Santa Cruz. ARCHIVO APG
Exministro Romero y Del Castillo, "colombianización", "narcoestado" y el síndrome de Hubris

El exministro de Gobierno, Carlos Romero, reapareció esta semana para hablar de una presunta "colombianización" y "narcoestado" que se estaría gestando en Bolivia, refiriéndose específicamente a zonas donde la presencia estatal es 'casi imposible' o 'ha sido vetada' como es el caso en Las Petas, Tuna y Florida. Anteriormente, el ministro Eduardo del Castillo respondió indicando que sufre de "abstinencia de poder" y "síndrome de Hubris".

El exhombre fuerte del gobierno de Evo Morales, que fue Ministro de Gobierno en dos oportunidades, 2012-2014 y 2015-2019, lanzó duras críticas a la administración de las políticas antidrogas en territorio nacional.

En una entrevista con ANF, sostuvo que desde 2020 y en la actualidad las prácticas del narcotráfico se han mantenido y la situación es más crítica, es más, asegura que “Bolivia está amenazada por un proceso de colombianización, y de convertirse en un narcoestado”.

Aún no lo es, pero está latente el riesgo y el país está en ese camino, insiste, detalla que el narcoestado como cualquier industria criminal se instala y expande donde encuentra condiciones para hacerlo como está ocurriendo en el país.

“En el país, en los últimos tres años, se han debilitado muchos dispositivos institucionales en la Policía, en el sistema político, en el sistema de Justicia, que le han brindado (al narcotráfico) las posibilidades de instalarse y expandirse”, señaló.

La exautoridad describe que un narcoestado se construye paralelamente al estado, pero es un estado oscuro, peligroso, mafioso. Es un estado que controla territorios, desaloja al estado de determinados territorios, controla poblaciones locales; la población local depende de la actividad laboral y económica que genera el narcotraficante; además, articula la criminalidad y la regula.

Manifestó que tiene sospechas e indicios de que el ministro de Gobierno, Eduardo Del Castillo, está vinculado al narcotráfico por la “protección grosera” de este ilícito. Y le dijo que “cuando uno se metió en el narcotráfico no puede salir más o sale muerto”.

“Lo que pasa es que cuando uno se metió en el tema de narcotráfico no puede salir más o sale muerto”, declaró.

Romero en conferencia de prensa en la ciudad de La Paz cuestionó el silencio del presidente del Estado, Luis Arce, y del vicepresidente David Choquehuanca, en relación a esta temática. Observó que tampoco existen investigaciones efectivas debido –en su criterio- a que “el narcotráfico está sobornando a jueces y fiscales; y por el cuoteo político en las designaciones de jueces y fiscales.

DEL CASTILLO

Aunque en esta oportunidad el actual ministro de Gobierno, Eduardo del Castillo no respondió a Romero, una de las últimas ocasiones en las que se refirió a las declaraciones del exministro fue la primera semana de 2023, deseando “una pronta recuperación” pues cree que es una persona que sufre por una “abstinencia de poder”.

Del Castillo señaló que Romero sería una persona con “síndrome de Hubris”, una condición, que de acuerdo a su definición clínica, afecta a individuos, “con autoridad sobre los demás, que en su extrema soberbia creen saberlo todo bajo cualquier circunstancia y autocrítica”.

“Le deseamos pronta recuperación, creemos que es un sujeto que tiene abstinencia de poder, más conocida como el síndrome de Hubris y como un militante y compañero del MAS, le deseamos pronta recuperación”, manifestó la autoridad en entrevista con UNITEL al remarcar que “ya todo el pueblo boliviano sabe lo que pienso sobre este sujeto”.

Consultado sobre qué pasará con las investigaciones de casos sonados como el de Misael Nallar, esto ante la quema del edificio de la Fiscalía departamental de Santa Cruz, Del Castillo dijo que ha tenido la “cuidadosa acción de preguntar al Ministerio Público si lo que ha vertido el exministro de Gobierno es verdad y me han indicado que en el caso de Nallar no se ha quemado, más al contrario, se lo ha resguardado”.

Remarcó que aún si se hubiese destruido, “todos los casos están dentro del sistema de la Fiscalía General del Estado” al igual que los cuadernos de investigaciones que están “en la nube” de esta institución. “Lo único que se tendrá que hacer con la mayoría de los casos, es volver a imprimir la documentación”; señaló.