Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 26 de septiembre de 2022
  • Actualizado 00:02

LA LOCUTORA CRUCEÑA FUE HALLADA SIN VIDA EN EL CUARTO DONDE VIVÍA CON SU PAREJA

Diana Porcel tenía lista su maleta para ‘dejar a su novio’, pero apareció muerta

El caso se investiga por presunto feminicidio. Ese delito se sanciona con pena de presidio de 30 años, sin derecho a indulto, según el artículo 252 Bis del Código Penal. 
La locutora cruceña Diana Porcel
La locutora cruceña Diana Porcel. LOCUTORAS BOLIVIA
Diana Porcel tenía lista su maleta para ‘dejar a su novio’, pero apareció muerta

Suicidio o feminicidio: la misteriosa muerte de la radialista Diana Porcel. La joven, de 23 años, tenía sus maletas listas cuando fue encontrada sin vida el sábado 5 de febrero en la habitación que alquilaba, junto a su pareja Jaime Carlos V.S., en la avenida Roca y Coronado de la ciudad de Santa Cruz. 

“El día del hecho, Diana tenía su equipaje listo. Durante la inspección se pudo colectar los tres maletines donde puso su ropa para irse de esa casa y, en ese momento, cuando intentaba dejar (ese inmueble) talvez fue victimada por su agresor”, señaló Javier Murillo, abogado de la familia de la joven locutora de una radio cruceña, durante una entrevista en el programa Hola País.

Murillo dijo que las investigaciones, desde que el caso fue tipificado como feminicidio, están avanzando puesto que se ha realizado la inspección y planimetría a la habitación alquilada, necropsia del cuerpo de la víctima y testigos prestaron su declaración y uno ha sido “clave”.

Diana y Jaime Carlos tenían una relación sentimental desde hace unos cuatro años, pero cercanos dicen que sus problemas eran cada vez más frecuentes. Según el abogado, la víctima había conocido a otra persona hace unos tres meses y estaba decidida a terminar la relación y dejar a su conviviente. Salió del inmueble sin vida en medio de dudas y misterio tras su deceso.

SU ÚLTIMO CHAT Jaime Carlos V.S., funcionario de la Asamblea Legislativa Departamental de Santa Cruz, reiteró durante varias entrevistas televisivas que no tuvo nada que ver con la muerte de Diana, pero la familia de la víctima duda de su versión debido a que el cuerpo de la radialista tenía escoriaciones, moretones y rasguños en brazos, rodillas, dedos del pie y frente que no coincidirían con la hipótesis de que ella misma se quitó la vida y sospechan de su concubino, quien presume que la joven tomó esa decisión durante un episodio depresivo.

Jaime Carlos, de 29 años, declaró que el 5 de febrero salió de su casa entre las 10:00 y 10:30 con destino a la oficina donde trabaja, mientras Diana estaba durmiendo. Dijo que le escribió cuando subió al micro para avisarle que estaba yendo a su fuente laboral y ella envió su último mensaje a las 11:00. “Pensé que se había dormido o que fue a dar una vuelta con nuestros dos perritos”.

Según su versión, él volvió a la vivienda entre las 13:30 y 13:40 e ingresó a la habitación donde Diana ya estaba sin vida en una esquina de su cama y cerca de un ropero. “Pensé que estaba desmayada, le moví la carita y vi una marca en su cuello donde tenía su cadenita. Salí donde la vecina, no tardé ni 40 segundos (…). Estaba en shock y los inquilinos (de la casa donde vivían) llamaron a la Policía”. 

René Porcel, padre de Diana, llegó al inmueble casi a las 16:00 cuando la Fiscalía y la Policía ya se encontraba en la habitación. Contó que le pidió a la fiscal asignada al caso que le permita ver a su hija porque, siendo él policía investigador en reserva, quiso ver en qué posición y situación estaba el cuerpo de su hija, pero le negó la entrada diciéndole “déjeme hacer mi trabajo”.

El cadáver de la víctima fue trasladado a la morgue donde la mamá notó que tenía signos de violencia en el cuerpo y le tomó fotografías. 

Desde entonces, los familiares dudaron de la versión de Jaime Carlos, quien aseguraba que Diana se había quitado la vida. Porcel (padre) dijo que peregrinó incluso para realizar la denuncia formal. Primero se apersonó a dependencias policiales, pero le dijeron que debía presentarse el domingo en horas de la mañana y luego le comunicaron que la Fiscalía investigaría el caso de oficio sin que él entendiera esa situación porque ellos estaban decididos a llevar adelante la querella.

GIRO INESPERADO Tras el hecho, la Fiscalía y la Policía dio a conocer que la víctima murió por “asfixia mecánica por ahorcamiento” y tipificó el caso como suicidio.

“Para el Ministerio Público no habría indicio de muerte violenta y, por eso, no puedo abrir (el caso) por un delito donde no existe violencia (…). Analizando el lugar de los hechos, actas y entrevistas, al momento se tiene que se trata de un suicidio. Sin embargo, se ha ordenado el desdoblamiento de los teléfonos de la víctima y su pareja para esclarecer la verdad de los hechos”, dijo la fiscal especializada en Delitos Contra la Vida, Francisca Rivero, durante los primeros días de investigación.

El director de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC), Edson Claure, coincidió con la fiscal. Dijo que la joven se colgó con un cinturón que aseguró en la puerta de un ropero y murió entre las 11:30 y 12:00. Al examen externo, los efectivos evidenciaron que la víctima tenía equimosis y un golpe en la frente, pero dedujeron que la hebilla del cinto cedió, por el peso del cuerpo, y se lastimó al caer al piso donde había una tabla.

Para la familia esa hipótesis no es congruente porque, en su criterio, la puerta del ropero habría cedido por el peso del cuerpo, pero el cinturón quedó colgado en la manija del guardarropa. Ante esas dudas, los parientes de Diana presentaron la denuncia ante la Fiscalía pidiendo que el caso no sea cerrado siendo considerado suicidio y continúen las investigaciones a fin de esclarecer la muerte de la joven locutora.

El caso dio un giro inesperado cuando el fiscal departamental de Santa Cruz, Roger Mariaca, informó hace una semana que instruyó, a través de una “resolución jerárquica”, que investiguen el caso por el delito de feminicidio.

“Hay elementos que han sido valorados por mi persona. Existen fotografías y declaraciones de personas que tienen conocimiento referencial como presencial de lo que hubiese ocurrido días antes y el día del hecho (de la muerte de Diana). El Instituto de Investigaciones Técnico Científicas de la Universidad Policial (IITCUP) realizará varias pericias de unos videos y otros elementos con los que la comisión de fiscales está indagando el presente hecho que hoy ya se investiga por feminicidio”, manifestó.

NUEVOS ACTUADOS Durante la semana, los investigadores han realizado varios actuados nuevos a fin de esclarecer la muerte de Diana. Se realizó una inspección ocular al cuarto donde vivía la radialista junto a su pareja.

“Se colectó las almohadas de la víctima donde hay muestras hemáticas de sangre y eso nos hace ver que Diana sufrió violencia en reiteradas ocasiones. También colectaron el cinturón con el que habría sido estrangulada”, dijo Javier Murillo, abogado de la familia de la locutora de radio. 

También ordenaron la exhumación del cuerpo de la joven y se hizo la necropsia a fin de establecer con precisión las causas de su deceso.

Para Murillo la necropsia demostró que la muerte de la radialista fue violenta. Observó que el cuerpo presentaba lesiones que no fueron consideradas en el certificado de la autopsia. 

Dijo que tomaron muestras para las pruebas toxicológicas y biológicas que determinarán la hora exacta de la muerte de Diana y, de esa manera, establecerán si el sindicado estaba en el lugar de los hechos cuando la joven perdió la vida. “Se ha especulado sobre la data de muerte a seis horas del hallazgo”.

El viernes, los investigadores realizaron la pericia de planimetría en la casa donde fue hallada muerta la joven. 

CASO EN RESERVA El proceso de investigación fue declarado en reserva por su complejidad, según la Fuerza Especial de Lucha Contra la Violencia (FELCV).

Los jueces, por solicitud de los fiscales, ordenan la reserva en aquellos casos en que es necesario mantener reserva de las actuaciones debido a que su conocimiento pondría en peligro el éxito de las diligencias. En este proceso, se realizaron nuevas pericias oculares y científicas e incluso se hizo la necropsia al cuerpo de Porcel. El resultado oficial de la necropsia no ha sido público.

Velan el cuerpo de la joven radialista en un barrio de Santa Cruz.       RED UNO
Velan el cuerpo de la joven radialista en un barrio de Santa Cruz. RED UNO

JUSTICIA “No vamos a bajar los brazos hasta que se haga justicia. No quiero hacerle daño a nadie, solo busco que se esclarezca la muerte de mi hija y su asesino sea encarcelado”, dijo René Porcel, padre de Diana.

Los familiares dicen que la joven quería recuperar su libertad y tenía pensado irse a Inglaterra, donde viven sus hermanas, en búsqueda de nuevas oportunidades y presumen que eso molestó a su conviviente. Poco a poco, Diana había dejado de comunicarse con sus seres queridos e incluso ellos debían llamar a Jaime Carlos para hablar con la joven, quien les decía que había perdido su teléfono y por eso no pudo contestarles llamadas ni mensajes.

Sus amigas ratificaron esa versión. Diana les había dicho, poco antes de su muerte, que perdió su celular y tenían conocimiento de que su pareja tenía “clonado” su móvil. Al respecto, Jaime Carlos manifestó que ambos tenían acceso a sus redes sociales, pero que el propósito no era de control o abuso.

Él señaló, en varias entrevistas, que quiere que el caso se esclarezca e insistió en su inocencia. Dijo que está presto a someterse a la investigación y aseguró que no huirá porque tiene “las manos limpias”. “Quiero que la gente deje de apuntarme, de decirme que soy un asesino sin saber la verdad, estoy presto para todo, no he escapado y tampoco lo voy a hacer”. 

Añadió que hay testigos y grabaciones de las cámaras de seguridad de su fuente laboral que demostrarán que él no estaba en su domicilio cuando Diana perdió la vida. Para probar esa situación, la familia de la víctima pide que se establezca con precisión la data de muerte.

Familiares de Jaime Carlos en recientes días protestaron, con carteles en mano, en puertas de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen (FELCC) exigiendo un proceso “transparente” y expresando su apoyo porque están convencidos de su inocencia.

La familia de Diana también busca conocer la verdad de los hechos. “Nosotros estamos luchando para que se descubra la verdad y se conozca cómo perdió la vida Dianita. Creemos que el agresor está valiéndose de mentiras y falacias porque al parecer es un mitómano que ha entrado en contradicciones y ha dado distintas versiones”, manifestó Murillo.

Los investigadores están colectando distintos elementos y realizando pruebas y pericias, y tomando declaraciones testificales a fin de esclarecer las causas de la muerte de la locutora cruceña. Se prevé que se conozcan más detalles del caso cuando concluya la reserva del proceso.

“Una vez tengamos mayores elementos para respaldarnos se emitirá información certera y contundente. La necropsia determinará si existió una muerte violenta o no (…). Hay mucho que investigar y el método científico es muy importante para el proceso”, dijo el fiscal de Delitos Contra la Vida, Windsor Ortiz, a tiempo de confirmar que Jaime Carlos se encuentra en calidad de investigado.