Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 23 de mayo de 2022
  • Actualizado 22:48

Crímenes perpetrados por falsos policías

Crímenes perpetrados por falsos policías

El secuestro de un hombre a mano de nueve falsos policías en Cochabamba, desató nuevamente el temor de la población hacia los posibles encuentros fortuitos que pidieran tener con uniformados en cualquier tipo de situación, desde avenidas y carreteras hasta en sus propios domicilios.

Roberto Sandoval, un adulto mayor que hace varios años se encargaba del cobro de peaje al ingreso del municipio de Arbieto, relata que en muchas ocasiones fue anticipado sobre supuestos policías que realizaban cobros irregulares a conductores de vehículos particulares en la carretera al Valle Alto de Cochabamba. 

"Mas que todo cuando habían ferias, en Punata, en Tiraque y más allá, contaban los choferes y amigos que les hacían parar así en medio de la carretera, diciéndoles que estaban corriendo, que les sentían aliento a alcohol y otras cosas más para sacarles plata. Y claro, por ahí muchos pagaban por deshacerse rápido", relata.

Con los años, las situaciones en las que falsos policías se aprovechan de conductores y personas de a pie se incrementaron en sus características, llegando incluso a victimas a extranjeros que circulan en sitios turísticos, calles y avenidas céntricas de todo el país.

A continuación, algunos de los crímenes perpetrados por falsos policías que despertaron mayor polémica en los últimos meses.

2O MIL DÓLARES En marzo de este año, dos hombres con amplio prontuario policial, que se hacían pasar por policías para cometer robos agravados, fueron aprehendidos. Un orureño fue interceptado por el grupo delincuencial, compuesto por tres personas, cuando se dirigía a la autoventa y le sustrajeron 20 mil dólares. 

El hecho se registró el 5 de marzo. Los delincuentes se acercaron a la víctima y se identificaron como policías mostrándole una placa policial falsa. Le dijeron que debía acompañarlos porque tenía una denuncia por tráfico de sustancias controladas.

El hombre se subió al auto de los falsos policías y, en el interior, le robaron sus pertenencias, entre ellas los 20 mil dólares que llevaba para comprarse un vehículo, y luego lo abandonaron en una calle y se dieron a la fuga.

De inmediato, la víctima se dirigió a la FELCC y formalizó la denuncia por robo agravado. Personal del Departamento de Análisis Criminal e Inteligencia (DACI) y de Propiedades se constituyó al lugar del hecho, colectó grabaciones de cámaras de vigilancia y entrevistó a testigos.

Con el material obtenido, identificaron la vagoneta, con placa 4438-CZX, e iniciaron la búsqueda. El 12 de marzo, los investigadores reconocieron el vehículo de los delincuentes en el retén de Suticollo cuando pretendía salir del departamento con destino a Oruro. Antonio Encinas Torrico, conocido ‘documentero’ al que llaman El Negro, estaba conduciendo el auto y fue detenido.

Luego, capturaron al segundo implicado en inmediaciones del cementerio de Quillacollo. Se trata de Omar Ramallo Mendoza, alias El Papillon. Los detenidos, de 53 y 55 años, tienen 14 y 19 antecedentes policiales. Su especialidad es “documenteros”, es decir, se hacen pasar por policías y entre sus principales víctimas son personas que llegan del interior del país o extranjeros.

TARIJA A principios del mes de abril, cayó preso Santiago B. R., un falso policía acusado de robar 7 mil bolivianos y 20 mil pesos argentinos a una pareja de la tercera edad que llegó a la ciudad de Tarija desde el área rural.

La Policía, haciendo uso de cámaras y otras técnicas de investigación logró aprehender al sindicado, conocido como el Bamba, la tarde del jueves, informó el director de la Fuerza Especial de Lucha contra el Crimen, coronel Raúl Castro. De acuerdo al reporte policial, Santiago Bamba cuenta con más de 25 denuncias por robo agravado y hurto, informó El País.

La pareja, de entre 50 y 54 años, llegó desde Salado el Cruce, camino a Bermejo, para vender su producción agrícola. Abordaron un taxi plomo donde se encontraban “el bamba” y otras dos personas que se dieron a la fuga. Parte del dinero sustraído a las víctimas era para pagar una deuda.

EL ALTO En marzo de este año, dos atracos armados estremecieron a la ciudad de El Alto: uno en una casa particular de la zona Villa Ingenio y otro en una tienda de repuestos de autos en la avenida 6 de Marzo. En ambos casos participaron al menos siete delincuentes.

En el primer caso, el atraco se registró aproximadamente a las 3:00 de la madrugada. Los delincuentes se hicieron pasar por policías e ingresaron a una vivienda en la zona Villa Ingenio de donde se llevaron al menos 8.000 dólares, según los testigos.

El segundo atraco se registró en la tienda Covimor que comercializa repuestos para vehículos en la avenida 6 de Marzo. En este caso los delincuentes ingresaron a la tienda y maniataron a una trabajadora.

Según el relato de la trabajadora, al menos siete sujetos ingresaron con armas de fuego y luego la redujeron. En el video de la cámara de seguridad se observa cómo la mujer es amenazada con una pistola y luego es maniatada en el piso.

SUCRE En febrero de este año, una pareja de adultos mayores fue engañada en Sucre por dos hombres que se hacían pasar como policías con la complicidad de un tercero que conducía el vehículo donde consumaban sus delitos. Los tres cayeron a manos de la Policía y fueron presentados este lunes por el Comando departamental, informó Página Siete.

Efectivos policiales lograron capturar a estos hombres en inmediaciones de la plazuela San Juanillo, el pasado viernes, luego de una investigación y seguimiento tras la denuncia de robo por parte de dos adultos mayores provenientes del municipio de Sopachuy.

De acuerdo con los antecedentes expuestos por el director departamental de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen Felcc, coronel José Luis Arancibia Morales, los adultos mayores llegaron a la Terminal Interprovincial, donde subieron a un vehículo para dirigirse a un centro de salud, debido a que llegaron a la capital para recibir atención médica. Sin embargo, en esta movilidad, fueron engañados por dos hombres.

Estas dos personas abordaron el coche en medio del camino y en pleno viaje, acusaron a los adultos mayores de narcotráfico, por lo que requisaron sus pertenencias y les robaron dinero.