Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 03 de diciembre de 2022
  • Actualizado 22:11

Vende granola, su pasión por boxear es enorme y va con todo a Asunción

La Pantera Alcocer, el único pugilista cochabambino en el equipo para los Suramericanos 2022, siempre busca la forma de emprender. Se siente más maduro y avisa: “No me dejaré tumbar”.
Sergio Alcocer, con sus productos de granola. Del otro lado, el boxeador en una pelea.  GENTILEZA SERGIO ALCOCER
Sergio Alcocer, con sus productos de granola. Del otro lado, el boxeador en una pelea. GENTILEZA SERGIO ALCOCER
Vende granola, su pasión por boxear es enorme y va con todo a Asunción

Ya no es el boxeador inexperto de hace cuatro años, cuando le tocó defender la casa en los Juegos Suramericanos Cochabamba 2018. Entonces, además, estaba condicionado anímicamente y pensaba colgar los guantes.

Ahora, Sergio la Pantera Alcocer, con 30 años, siente que maduró deportivamente y que si bien las cosas mucho no cambiaron en cuanto al apoyo estatal, está optimista.

En el inicio de la pandemia, por marzo de 2020, había agarrado su bici para ir a repartir pedidos. La crisis económica era fuerte. El boxeador valluno nunca puso “peros” en el camino, siempre fue emprendedor. Ahora, sin dejar de lado sus entrenamientos, ha abierto un pequeño negocio de granolas naturales junto a su novia. Comercializa cada bolsa de 260 gramos a 15 bolivianos (pueden contactarlo al número 67410780).

Sergio ya piensa en los Suramericanos de Asunción 2022, competencia que comenzará el 1 de octubre. Es el único pugilista cochabambino del equipo. Los otros cinco son de otros departamentos.

“Iré como siempre, con la intención de faltarle el respeto al rival y demostrar que aquí está alguien que no se va a dejar tumbar. Quiero hacer bien las cosas”, alerta a todos.

Se subirá al cuadrilátero para competir en los 57 kilos. Se enteró sorpresivamente que estaba en la lista de convocados, aunque ya iba adivinando que sería parte. Serán sus segundos Juegos. Recientemente estuvo en los Bolivarianos de Valledupar, Colombia, donde aprovechó para foguearse con pares. La Pantera va por todo.

P: ¿Del 2018 al 2022, qué cambió en ti?, ¿qué diferencias ves con relación a ese boxeador de Cocha 2018?

R: Ya tengo la experiencia boxística de tantos años en los que estoy involucrado y, al mismo tiempo, asumí la madurez en la competición. Siempre buscamos hacer lo mejor posible afuera, pero hay algunos inconvenientes que pesan en nuestra preparación, que no es de alto rendimiento, y no contamos con todo el tiempo para entrenar y vivir de esto.

P: Hace unos años estabas desmotivado por el apoyo, ¿la situación mejoró?

R: En 2018, poco antes de los Suramericanos de Cochabamba, ya me veías un poquito decaído por las falencias. Pensaba colgar los guantes, pero mi gusto por el boxeo es grande. Siempre quiero buscar esa medalla para que quede como un buen recuerdo y darle una alegría al país.

P: ¿Con qué expectativas vas a Paraguay?

R: La verdad, nuestra primera escala fue los Bolivarianos. Luego estuvimos fogueándonos un poco con atletas de Panamá, Perú y otros. Estamos con buenas expectativas, queremos dar la pelea, faltarles el respeto y que el jueceo vaya a nuestro favor. Sabemos que afuera está el nivel boxístico. En cambio, acá es un poco complicado, pero estamos con las ganas, con la motivación de encarar estos Juegos y hacerlo bien para, si Dios quiere, adentrarnos a la clasificación.

P: ¿El boliviano se encuentra a la altura de boxeadores de afuera?

R: Es una reyerta. Ahí solo pelean dos. Es un conjunto de cosas que califican los jueces. Tenemos ya esa garra de faltarles el respeto. En los Bolivarianos nos plantamos, les dijimos que estábamos frente a ellos. Fue así. Ahora tenemos más cabeza para pensar y hacerlo de mejor manera en el ring.

P: Entonces, vas a faltarle el respeto al contrincante…

R: Sí, siempre. Arriba somos dos personas con manos, ojos y piernas. Cada uno demuestra sus habilidades.

P: ¿Te facilitaron un entrenador para prepararte?

R: Lo estoy haciendo solo. Soy el único de Cochabamba. El resto de los compañeros es de distintos departamentos. He estado entrenando por mi cuenta en dos turnos, procurando mantener el ritmo de trabajo de dos horas en la mañana y la tarde. Mi entrenador Alexis Rodríguez tuvo que volver a Cuba.

P: Estabas trabajando, en el inicio de la pandemia, como delivery, ¿ahora en qué estás?

R: Fue una agradable experiencia estar afuera ayudando a gente que necesitaba la medicación. Después, me he estado dedicando a dar clases particulares de boxeo y también en dos gimnasios. También estoy con un proyecto de granolas artesanales con mi enamorada. Las elaboramos de manera natural. Dije: ‘buscaré algo relacionado con el boxeo’. Siempre he sido de tener iniciativa. Nosotros elaboramos la granola. Seleccionamos bien y endulzamos con miel para que sea algo saludable. Por ahora producimos stock de cantidad media.

P: Sin dudas, a Asunción 2022 va otra Pantera, distinta a la de hace cuatro años…

R: Voy con toda la experiencia que fui acumulando año tras años. Iré como siempre, con la intención de faltarle el respeto al rival y demostrar que aquí está alguien que no se va a dejar tumbar. Quiero hacer bien las cosas.