Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 26 de noviembre de 2022
  • Actualizado 12:16

Serginho vs Zago y el supuesto "escupitajo" de la discordia

Serginho acusó al director técnico de Bolívar de, presuntamente, "escupirlo" ayer durante el clásico nacional en el estadio Félix Capriles. El entrenador negó las afirmaciones en su contra.
Serginho y Carlos Zago, en una acalorada discusión durante el clásico nacional. NOÉ PORTUGAL
Serginho y Carlos Zago, en una acalorada discusión durante el clásico nacional. NOÉ PORTUGAL
Serginho vs Zago y el supuesto "escupitajo" de la discordia

El clásico nacional jugado la noche de este martes en la ciudad de Cochabamba entre Wilstermann y Bolívar estuvo lleno de momentos de tensión y ánimos caldeados que traspasaron lo futbolístico.

Los incidentes entre rojos académicos empezaron cerca del minuto 77 del compromiso entre diferentes miembros del cuerpo técnico de ambos clubes. Todo desencadenó un intenso cruce de palabras entre el jugador de wilster Serginho y el estratega del cuadro paceño, Carlos Zago.

El técnico del Aviador habló sobre el origen de la polémica y discusiones que empañaron el encuentro: "Se me queja Serginho de que el técnico (Carlos Zago) le da un escupitajo a él. Entonces, por eso la reacción de Serginho", mencionó Alberto Illanes, que reclamó a Zago la supuesta acción en contra de su dirigido.

"No pasa nada, todos son muy machos ahí adentro. Yo prefiero resaltar el apoyo de la hinchada que llenó el estadio, se notó que cuando ellos (los simpatizantes) están con nosotros y empujan al equipo, es distinto. Vamos a dejarlo todo", declaró Serginho, que además indicó que el punto rescatado de local es muy valioso a pesar de que pudieron ganar el encuentro.

Por su parte, el estratega de Bolívar, Carlos Zago, defendió su postura y negó el supuesto escupitajo a Serginho en el partido: "No fue así, él (Serginho) es quien provocó todo el partido y viene haciendo esto desde La Paz a varios jugadores de Bolívar, acá también. Yo procuré calmar la situación, pero es algo que se queda dentro de la cancha. No vamos a prestarle atención y vamos a seguir trabajando", aseguró el brasileño.