Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 26 de septiembre de 2022
  • Actualizado 00:02

Exjugadores “disparan” contra dirigentes por crisis del Santo

Los exfutbolistas Wálter Flores, Daniel Valencia y Diego Bengolea lamentan que la mala administración económica deje cerca de “desaparecer” a un histórico del fútbol boliviano.
El plantel del club Santo pide disculpas a la hinchada por la campaña en el torneo.         APG
El plantel del club Santo pide disculpas a la hinchada por la campaña en el torneo. APG
Exjugadores “disparan” contra dirigentes por crisis del Santo

Los exjugadores del club San José Wálter Flores, Daniel Valencia y Diego Bengolea dispararon críticas contra los dirigentes por la “pésima administración” económica que realizaron en la entidad que hoy dejaron “cerca de desaparecer” en el fútbol boliviano.

El cuadro Minero no pudo con las deudas. Las demandas de exfutbolistas y exentrenadores fueron letales para que el plantel Santo caiga en un “pantano” que lo consumió hasta perder la categoría a ochos fechas de finalizar el torneo Único de la Profesional.

“Como orureño y como exjugador de San José me entristece mucho. El único culpable de todo esto es la mala administración de los dirigentes que viven del fútbol. Lo lamentable es que esos dirigentes caminan en las calles tranquilos”, dijo Wálter Flores, quien espera que el plantel Minero salga de esta dura crisis económica.

El exvolante de la Verde aseguró también que los dirigentes de los clubes profesionales “prometen muchas cosas que luego no pueden cumplir”, lo que provocó el desfase económico en la entidad.

“Son intereses personales que tiene esa gente vividora y es por eso que se hace cargo de la entidad. Luego, el club es el que debe pagar los platos rotos”, acotó Flores.

Esta misma postura tiene el exmundialista y excapitán de San José Daniel “Tata” Valencia, quien lamentó la situación por la que atraviesa la entidad y el descenso anticipado de uno de los clubes que tiene hinchada en todo el país.

“Hubiese preferido que no llegara nunca este momento. Es difícil y doloroso hablar de un club donde compartimos alegrías. Mucha gente inescrupulosa se aprovechó de la entidad y le hizo mucho daño. Ojalá salgamos de esta dura situación”, dijo Valencia. Por su parte, el volante Diego Bengolea aseguró que haber jugado en San José fue “una experiencia indescriptible” porque se sentía “local en cualquier escenario” del país por el apoyo de sus hinchas.

“Esta crisis se debe a la pésima administración económica de los dirigentes, pero desde hace varios años. La irresponsabilidad de esos directivos hace que  hoy un grande de Bolivia pierda la categoría Profesional”, dijo Bengolea.

El Cachorro espera que los hinchas y las autoridades de Oruro hagan lo posible para que el club Minero “no desaparezca” y pueda volver nuevamente a llenar estadios en el país.

“Es triste para la gente de Oruro y para todos los que fuimos, alguna vez, de la familia de San José”, dijo.

A siete fechas de finalizar el torneo Único de la División Profesional, San José ya está sentenciado a jugar el próximo año en la Asociación de Fútbol de Oruro (AFO) y, de alguna manera, buscará alivianar la millonaria deuda que “ahoga” a la entidad.

Medios de Oruro informaron que las deudas de la entidad superan los 5 millones de dólares. Hoy el plantel profesional no tiene los recursos para viajar y jugar los partidos, sobre todo, como visitante.

Asimismo, existen deudas impositivas y a los acreedores que ponen en riesgo el patrimonio de la entidad orureña.

El último match de San José fue ante Aurora

El presidente del Tribunal de Honor del club San José, Ernesto Araníbar, dijo que el plantel orureño jugó el viernes su último partido en el Campeonato Único y se despidió de la manera más dolorosa, con una goleada ante Aurora (1-4) en el estadio orureño Jesús Bermúdez, donde pocos hinchas fueron los que apoyaron al cuadro Minero.

Los jugadores dejaron el terreno de juego con lágrimas en los ojos y con la pena de ver “morir” a su plantel tras malos manejos económicos que los dejó en terapia intensiva por mucho tiempo.

Araníbar alertó a los hinchas que el Santo se despediría de sus fieles seguidores porque ya no hay nada más que hacer en el torneo. El palntel ya descendió de categoría y no tiene nada más que perder.