Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 21 de enero de 2022
  • Actualizado 02:10

Djokovic esperará veredicto hasta el lunes para saber si juega o no el Australian Open

Las autoridades fronterizas desestimaron la documentación presentada por el serbio y su equipo y le cancelaron el visado.
El tenista serbio Novak Djokovic durante un partido oficial. EFE
El tenista serbio Novak Djokovic durante un partido oficial. EFE
Djokovic esperará veredicto hasta el lunes para saber si juega o no el Australian Open

Mientras las autoridades cavilan, los jueces analizan, la opinión pública se divide y la familia enfurece, Novak Djokovic aguarda retenido en un hotel de medio pelo el paso de las horas y la llegada de una solución que resuelva su situación, su eventual vuelta a Belgrado o su permanencia en Melbourne para disputar el Abierto de Australia, el primer Grand Slam de la temporada.

Con el reto de ganar su décimo trofeo en el Melbourne Park y elevar a 21 la cifra de grandes éxitos para erigirse en el mejor de la historia, Djokovic se engulle de mensajes de apoyo ante otros, más numerosos, que dan la razón a la jurisdicción oceánica.

Da la sensación de que el número uno del mundo no tendrá una respuesta hasta el lunes, cuando un tribunal australiano decida sobre su deportación después de que las autoridades del país le revocaran su visado por incumplir las medidas contra la COVID-19.

Nada hacía pensar a Djokovic mientras volaba hacia el aeropuerto Internacional de Melbourne que una vez tomada tierra esa exención médica que le autorizaba a jugar el Abierto de Australia a pesar de no estar vacunado iba a ser puesta en cuestión tan pronto. Fue alcanzar el mostrador de la terminal y empezar el lío.

Las autoridades fronterizas desestimaron la documentación presentada por el serbio y su equipo y le cancelaron el visado. Nole fue apartado, trasladado a una alcoba donde, desprovisto de sus pertenencias y custodiado por policías, mantuvo una larga conversación con los funcionarios antes de ser trasladado al hotel donde ha tenido que acomodarse y donde espera.

El Park Hotel Carlton, donde tiene como vecinos a otros viajeros sin visado, es un centro de detención provisional con refugiados en busca de asilo y allí Djokovic aguarda una solución mientras el mundo se agita por este asunto.