Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 19 de enero de 2022
  • Actualizado 00:18

Limber, el chiquitano que demostró su talento con una pelota desinflada y ahora entrena con Oriente

Tiene 16 años, vive en San Ignacio de Velasco y su deseo es ayudar a sus padres. Recientemente posteó un video en el que expuso su virtuosismo. El material se viralizó y el cub profesional se comprometió con él.
Limber Fidel Yovió Surubí, haciendo técnicas y, luego, llegado a la institución orientista.
Limber Fidel Yovió Surubí, haciendo técnicas y, luego, llegado a la institución orientista.
Limber, el chiquitano que demostró su talento con una pelota desinflada y ahora entrena con Oriente

"Quiero pedirles que, por favor, me ayuden a entrenar fútbol en Santa Cruz para que logre mi sueño de ser un gran jugador profesional. Mi nombre es Limber Fidel Yovió Surubí, soy de san Ignacio de Velasco, tengo 16 años, me encanta jugar fútbol, soy delantero... también me gusta jugar en la punta derecha. Soy hincha de Oriente y me encanta ver los partidos de Blooming. Les pido que, por favor, me apoyen para que no desperdicie el talento que tengo para jugar fútbol. Miren el video para que me puedan ayudar y yo pueda ayudar a mis padres; y sacarlos adelante con mi propio esfuerzo".

Esa fue la presentación, la suerte de preámbulo que redondeó Limber, el adolescente ignaciano que tuvo que subir un video a las redes sociales para cumplir su anhelo: ser visto por los dirigentes del balompié boliviano y fichar en primera división.

No pasaron muchas horas para que el material fuera compartido y reproducido repetidas veces hasta llegar a oídos del presidente de Oriente, Ronald Raldes, quien de inmediato hizo posible el contacto y cobijó a Limber en la institución. Al menos, de ello dio cuenta la entidad a través de un encuentro entre Raldes y el chiquitano.

El club orientista se encargará, a partir de la fecha, de ofrecerle condiciones al inexperto futbolista, además de brindarle techo en la sede de San Antonio, alimentación y un bono para que se traslade hacia el Complejo Norte, donde ya entrena con la categoría Sub 17.

"Le vamos a dar la oportunidad para que pueda cumplir su sueño y que forme parte d la familia orientista", dijo Raldes.

Limber agradeció a los que hicieron posible su llegada a la institución porque, claro, su máximo deseo es convertirse en futbolista profesional.