Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 06 de octubre de 2022
  • Actualizado 21:55

Campeona olímpica alza la voz contra el sistema americano por abusos

Las gimnastas olímpicas estadounidenses Simone Biles prestan juramento para testificar durante una audiencia judicial del Senado en Washington, DC, Estados Unidos. EFE
Las gimnastas olímpicas estadounidenses Simone Biles prestan juramento para testificar durante una audiencia judicial del Senado en Washington, DC, Estados Unidos. EFE
Campeona olímpica alza la voz contra el sistema americano por abusos

La campeona olímpica Simone Biles obligó ayer a EEUU a cuestionar el sistema que permitió a Larry Nassar usar su posición como médico del equipo nacional de gimnasia para abusar sexualmente de ella y de cientos de jóvenes deportistas. 

Con la voz resquebrajada por la emoción, Biles sacó fuerza ante el Comité Judicial del Senado para pedir responsabilidades a la Federación de Gimnasia (USA Gymnastics), al Comité Olímpico y Paralímpico Estadounidense y al FBI por haber permitido que Nassar siguiera abusando de las gimnastas pese a que ya había denuncias en su contra. 

"Echo la culpa a Larry Nassar y también echo la culpa a todo el sistema que permitió y perpetró ese abuso. USA Gymnastics y el Comité Olímpico y Paralímpico Estadounidense sabían que estaba sufriendo abusos por parte del médico oficial del equipo", afirmó.

McKayla Maroney, quien empezó a sufrir los abusos con 13 años, narró un incidente que sufrió en 2015 en una habitación de hotel en Tokio y en el que llegó a temer por su vida. Dijo que incluso fue agredida en los Juegos Olímpicos de Londres de 2012 antes de que ganara una medalla de oro. 

Maggie Nichols, fue la primera deportista en activo en denunciar los abusos a la Federación de Gimnasia estadounidense y después no volvió a ser seleccionada para el equipo olímpico. Para ella, ésta es la última oportunidad de conseguir justicia.

El objetivo principal de la audiencia del Senado es aclarar por qué la oficina del FBI en Indianápolis, donde tiene la sede la Federación de Gimnasia, respondió de manera inadecuada a las denuncias contra Nassar. 

Horas antes de la audiencia, el FBI despidió a uno de los encargados de supervisar la investigación y quien mintió durante la investigación interna. Su director, Christopher Wray, también compareció en el Senado y pidió disculpas públicas.

Nassar, quien abusó de más de 330 jóvenes, cumple una condena de entre 40 y 175 años sumada a otra de 60 años por pornografía infantil y una cadena perpetua de facto.

Recibió sus condenas entre diciembre de 2017 y febrero de 2018, en unos juicios que coincidieron con el estallido del movimiento #MeToo.