Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 05 de julio de 2022
  • Actualizado 15:54

Albiceleste rompe la “maldición” y levanta la copa de campeón en Brasil

El cuadro de Messi ganó su primer título “grande” en 28 años y dio el simbronazo tras derrotar 0-1 a la Canarinha, gracias a un solitario gol de Di María. La alegría es total.
La postal para la posteridad- futbolistas albicelestes celebran la consagración con el trofeo. EFE
La postal para la posteridad- futbolistas albicelestes celebran la consagración con el trofeo. EFE
Albiceleste rompe la “maldición” y levanta la copa de campeón en Brasil

Argentina ganó ayer la Copa América tras vencer por 0-1 a Brasil en la final jugada en el estadio Maracaná de Río de Janeiro para romper la maldición que lo perseguía desde 1993, dando la vuelta olímpica en el templo carioca y dando un pequeño “maracanazo”.

Con esta consagración, los dirigidos por Lionel Scaloni elevaron a 15 las conquistas del vecino país, igualando a Uruguay en el palmarés histórico del torneo.

La visita ayer impuso las condiciones. Robó el balón y maniató a la Canarinha, que buscaba su décimo título, el segundo consecutivo con Tite en el banquillo, pues hace dos años ganaron en este mismo escenario a Perú la final de la versión 46 de la competición.

La Albiceleste abrió la cuenta a los 21 minutos de comenzado el compromiso, gracias a un pase filtrado de Rodrigo De Paul, que Ángel Di María transformó en una conquista con una “picadita” sobre Ederson (0-1).

A partir de allí, el cuadro argentino aguantó los embates del rival y se fue al entretiempo con la ventaja.

A los 52 minutos del compromiso, no subió al marcador un gol de Richarlison por fuera de juego. 

Neymar, que no disputó por lesión la Copa América de 2019, ayer se quedó con las manos vacías.

Por contra el capitán Messi, neutralizado hoy por una defensa que lo cercó con dos y hasta tres hombres, terminó con cuatro goles en la cima de la clasificación de cañoneros junto al colombiano Luis Díaz.

En 35 enfrentamientos con la Verdeamarela en la competición más antigua de selecciones del mundo, Argentina estiró su hegemonía, ahora con 16 triunfos. Los brasileños ganaron 10 veces y hubo ocho empates. 

Argentina ganó el torneo de manera invicta al cabo de seis partidos disputados.

Estuvo en el grupo A. Empató en su debut ante Chile 1-1, venció a Uruguay por 1-0, a Paraguay por el mismo marcador, y a Bolivia por 1-4 en su último partido.

En cuartos, goleó 3-0 a Ecuador. En semifinales superó a Colombia por penales (3-2) tras igualar 1-1 en los 90. Ganó la final y celebró.