Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 30 de noviembre de 2021
  • Actualizado 23:44

Los 3 franceses que cruzan a nado el Titicaca enfilan últimos 15 kilómetros

Los 3 franceses que cruzan a nado el Titicaca enfilan últimos 15 kilómetros. EFE
Los 3 franceses que cruzan a nado el Titicaca enfilan últimos 15 kilómetros. EFE
Los 3 franceses que cruzan a nado el Titicaca enfilan últimos 15 kilómetros

Los tres nadadores franceses que cruzan a nado el lago Titicaca, liderados por el medallista paralímpico Théo Curin, enfilaron este sábado los últimos quince kilómetros de su travesía entre Bolivia y Perú. 

Si no sufren ningún contratiempo en la recta final, estos deportistas completarán en once días el Desafío Titicaca, en el que se habían propuesto nadar 120 kilómetros en el lago navegable más alto del mundo remolcando una balsa en la que duermen y comen. 

Hace tan solo dos días parecía improbable que llegasen a la meta este sábado, después de que los tres nadadores no pudieran avanzar ni un solo kilómetro el jueves ya que Malia Metella, cinco veces campeona de Europa, perdió una de sus ropas de natación y sus compañeros emplearon varias horas en ubicarla sin éxito. 

Cuando quisieron reanudar su marcha, el fuerte viento y las intensas corrientes lo impidieron, ya que suponía un esfuerzo enorme tratar de avanzar con el viento en contra y una balsa a rastras. 

Sin embargo, esta expedición francesa de nadadores recuperó el tiempo perdido el sábado en la novena jornada de travesía, en la que avanzaron 25 kilómetros. 

La travesía, la más larga a nado jamás hecha antes en el Titicaca, partió el 10 de noviembre de Copacabana (Bolivia) y tiene su meta en las islas flotantes de los Uros, una tradicional comunidad indígena del altiplano peruano conocida por habitar en islas hechas de juncos en medio del lago. 

Hasta este martes, los tres deportistas habían recorrido un total de 93 kilómetros en un tiempo de 46 horas y 20 minutos, donde no solo han hecho frente al viento, el frío y las tormentas, pues en los primeros días también se desviaron dos kilómetros de la ruta, lo que les obligó a un esfuerzo adicional para recuperar el rumbo. 

Además de Metella, a Curin también lo acompaña Matthieu Witvoet, un aventurero que recorrió casi una veintena de países en bicicleta en 2017. 

Al terminar la aventura, el bote que remolcan servirá de herramienta para que el Instituto de Investigación para el Desarrollo (IRD) pueda realizar estudios científicos y de investigación en el lago Titicaca, ubicado a 3.800 metros de altitud en el altiplano andino que comparten Bolivia y Perú.