Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 23 de abril de 2024
  • Actualizado 14:43

Sanjinés, el ‘viejo soldado’ del cine boliviano, estrena una nueva película

El cineasta paceño recibió el Cóndor de los Andes, la máxima distinción del Estado, en la premier de su filme ‘Los viejos soldados’, que llega a cines del país hoy. En Cochabamba puede verse en el cine Center.
El presidente Luis Arce entregó a Jorge Sanjinés el Cóndor de los Andes, en la premier nacional de 'Los viejos soldados'./ ABYA YALA TV
El presidente Luis Arce entregó a Jorge Sanjinés el Cóndor de los Andes, en la premier nacional de 'Los viejos soldados'./ ABYA YALA TV
Sanjinés, el ‘viejo soldado’ del cine boliviano, estrena una nueva película

El cineasta boliviano Jorge Sanjinés Aramayo (La Paz, 1936) estrena hoy en el país “Los viejos soldados”, su decimosegundo largometraje, un proyecto largamente añorado que se ambienta en la Guerra del Chaco que enfrentó a Bolivia y Paraguay entre 1932 y 1935.

La llegada a cines del largometraje ha estado precedida de la entrega del Cóndor de los Andes al también director de “La nación clandestina”, que tuvo lugar ayer en la Cinemateca Boliviana con sede en La Paz. La condecoración más importante del Estado boliviano fue concedida por el presidente Luis Arce, aprovechando la premier de “Los viejos soldados”.

Con su nuevo filme, Sanjinés se consolida como el director con la filmografía más amplia en la historia del cine boliviano, que incluye 12 largos y un puñado de cortos, realizados y estrenados en una carrera de más de seis décadas que comenzó en los años 60 del pasado siglo y que ha producido hitos como “Revolución” (1963), “Ukamau” (1966), “Yawar Mallku” (1969), “El coraje del pueblo” (1971), “Las banderas del amanecer” (1983) y la ya citada “La nación clandestina” (1989).

Sanjinés es el autor más reconocido en la historia cinematográfica boliviana. Fue premiado por las películas “Ukamau” (Premio Grandes Jóvenes Directores del Festival Internacional de Cine de Cannes, 1966), “Yawar Mallku” (Premio Timón de Oro en el Festival Internacional de cine de Venecia, 1971) y “La Nación Clandestina” (Gran Premio Concha de Oro en el Festival Internacional de Cine de San Sebastián, 1989), entre otras.

ESTRENO NACIONAL

“Los viejos soldados”, estrenada internacionalmente en el Festival de Nuevo Cine Latinoamericano en La Habana de 2023, es una cinta que se inscribe en la etapa más reciente de su obra, abocada a revisitar críticamente la historia boliviana en filmes como “Insurgentes” (2012) y “Juana Azurduy, guerrillera de la Patria Grande” (2016).

El filme que estrena hoy en salas se basa en la novela homónima escrita por el propio Sanjinés y cuenta la historia de Guillermo, un joven burgués que salva de morir al aymara Sebastián, en medio de la Guerra del Chaco. La experiencia funda una amistad entre ambos soldados bolivianos, que se afianza cuando escapan de sus superiores para evitar la condena de muerte contra Guillermo, impuesta por sus superiores tras rebelarse contra un coronel racista. La hostilidad del Chaco, que se manifiesta sobre todo en la falta de agua, los convierte en camaradas inseparables hasta que llegan a un poblado en el que cada cual debe seguir su propio camino, aunque con la promesa de reencontrarse.

El argumento de la película vuelve sobre asuntos transversales en la filmografía de Sanjinés, uno de ellos la reivindicación de los indígenas como parte constitutiva de la nación boliviana. Al igual que en algunos de sus filmes más canónicos, “Los viejos soldados” rastrea la conflictiva relación entre la nación oficial boliviana y la que él llama la “nación clandestina”: la primera abanderada por los blancos occidentalizados de las ciudades y la segunda compuesta por los indígenas de las comunidades rurales. El racismo, la discriminación y a violencia son las actitudes de las castas blancoides que denuncia el cineasta y ante las que encuentra formas de resistencia en las tradiciones culturales de los indígenas.

Frente a la filosofía individualista que predican los sujetos modernos de las urbes, el cineasta antepone la cosmovisión colectivista de la cultura andina, en la que el destino de las personas está supeditado a la voluntad de la comunidad.

EQUIPO Y PRODUCCIÓN

La película cuenta con destacados actores bolivianos y nuevos talentos de la escena actoral, los cuales tuvieron distintos roles protagónicos, así como apariciones. En los roles protagónicos se encuentran Cristian Mercado, que interpreta a Guillermo, Roberto Choquehuanca que interpreta a Sebastián, Valquiria De La Rocha que interpreta a Benedicta y Mónica Mamani que interpreta a Emilia. También participan actrices y actores como Erika Andia Balcázar, Reynaldo Yujra, Hugo Francisquini, Pablo Fernández, Luis Caballero Barrios, Kike Gorena y Rober Ortiz Gonzales, entre otros. 

“Los Viejos Soldados” es una película que se pudo realizar gracias al Programa de Intervenciones Urbanas (PIU), una iniciativa del Ministerio de Planificación del Desarrollo en el año 2019. El financiamiento permitió que se pueda contratar a un equipo técnico y artístico de más de 70 personas. Al mismo tiempo, se pudo viajar a las localidades donde el guion de la película requería; el Chaco boliviano, lugar en el que se desenvolvió la cruenta Guerra del Chaco, Oruro, Sorata y La Paz, entre otras localidades en las que se rodó.

La música original fue realizada por el compositor boliviano Cergio Prudencio, quien en 2023 ganó el Premio Platino a Mejor Música Original por la película “Utama”. La etapa de postproducción de imagen se realizó en Bolivia y la postproducción de sonido, en Buenos Aires. 

‘Los viejos soldados’, el desencuentro en nuestra sociedad boliviana

Jorge Sanjinés Aramayo

“Los Viejos Soldados” trata del desencuentro en nuestra sociedad boliviana. Desencuentro entre la ciudad y el mundo rural; desencuentro entre habitantes originarios y descendientes blancos y mestizos de los invasores españoles del siglo XVI; desencuentro de culturas, de cosmovisiones, de modos y maneras de ver la Naturaleza, de componer la sociedad. Unos al modo occidental, los otros a su manera ancestral, unos priorizando el yo, otros pensándose primero nosotros, después yo.

Creo que es el desafío máximo que enfrenta hoy la sociedad boliviana. Si ese desencuentro no se resuelve, podría generar un enfrentamiento feroz. Por eso es importante comprender ese desencuentro, escarbar en su origen, en su equívoco, en su peligro.

La película que realizamos intenta generar una honda reflexión sobre ese fenómeno pernicioso que tiene profundas raíces, tal vez tan inmensas que no sea posible desentrañarlas y contenerlas, pero es ineludible intentar sembrar luces, convocar a la fantasía y al amor para resolver ese peligro que acecha si no se lo encara.

A propósito, René Zavaleta, probablemente el más lúcido sociólogo de Bolivia, escribió: “diezmar indios sin razones en la guerra evidenciaba una ansiedad secreta de suprimirlos, lo que estaba en la lógica del darwinismo social”.