Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 24 de junio de 2024
  • Actualizado 22:04

Revista 88 grados se relanza y reaviva publicaciones de no ficción en el país

El equipo de la publicación literaria ha decidido entrar a una segunda época después de años de pausa para contar historias reales de la mano de escritores como Ruiz Plaza o Adolfo Cárdenas. 
El renovado logo de la revista de no ficción 88 Grados. EDITORIAL 3600
El renovado logo de la revista de no ficción 88 Grados. EDITORIAL 3600
Revista 88 grados se relanza y reaviva publicaciones de no ficción en el país

Crónicas, perfiles, entrevistas, ilustraciones, son todas herramientas para contar las historias reales que nutrirán a la renovada revista 88 Grados que vuelve a circular después de cuatro años de ausencia, con una fresca propuesta que cambia los textos de crítica literaria por los de no ficción, en una modalidad que sabe conjugar lo digital con lo impreso. 

El sitio web 88grados.com será la principal plataforma de distribución de la publicación, con nuevos contenidos semanales, mientras que la versión impresa tendrá una periodicidad trimestral con una entrega de 120 páginas que reúna lo más destacado de la edición virtual de los pasados tres meses, así como tres o cuatro crónicas inéditas que no serán presentadas digitalmente. Del mismo modo, esta versión física se presenta en un peculiar tamaño, más grande que un libro, pero más chica que un magazine tradicional, de modo que “no parezca una revista que se ponga en el consultorio de un dentista”, como orientan sus diseñadores. 

El proyecto será lanzado finalmente hoy por su plataforma, después de crear expectativa a través de sus redes, anunciando los nombres del equipo, muchos se repiten y vuelven de aquella primera época que tuvo su tiempo de vida de 2013 a 2018 con 16 números alcanzados que se distribuían en librerías. La literata Daniela Renjel, miembro del consejo editorial de la primera etapa, es ahora la directora y el editor y escritor Willy Camacho, quien fungió como primer director de la revista (secundado por Mauricio Murillo y después por Martín Zelaya), es ahora el gestor de contenidos. 

La alineación es amplia y el staff está conformado por 22 personas, organizadas en grupos liderados por Pablo Montero (fotografía), Helen Lizárraga (ilustración), Lourdes Reynaga (diseño), Raúl Leaño (diseño web) y Marín Sánchez y Diana Antezana en la diagramación de la versión impresa. La columna vertebral del contenido de 88 Grados será su cuerpo de colaboradores fijos, unos 28 escritores entre reconocidos que elaborarán escritos para la revista, así como otros noveles que han encontrado un espacio para narrar lo comprobado y comprobable. 

Entre los literatos que producirán textos de forma regular están Adolfo Cárdenas, Claudio Ferrufino, Camila Urioste, Manuel Vargas, Guillermo Ruiz, Homero Carvalho, Cecilia Beltrán, Hugo Suárez, Isabel Antelo, Leni Flores o Natalia Gómez, muchos de ellos escritores del sello editorial 3600, comandado por Camacho. Los temas del primer número revelan un variado e inconexo abanico de historias, como el de la trabajadora del hogar Teodora, quien experimenta un doloroso y profundo racismo y discriminación, que se manifiesta en las familias de clase media y se vincula con la historia del país, incluso con la Guerra del Pacífico. 

“Me conmovió hasta las lágrimas. A Diego (Ayo) lo conocemos por su faceta de politólogo y su quehacer coyuntural en sus puestos correspondientes, así que nos llevó una grata sorpresa esta crónica que me parece magistralmente escrita”, refirió Camacho sobre “La Teodora, el mar, tan cerca, tan lejos…” de Diego Ayo, uno de los textos que se podrán leer desde hoy en la plataforma. 

En otro texto, “Esos eran cumpleaños”, Cárdenas invita a los lectores a mover su memoria para recordar los cumpleaños que festejaban los hijos de los “ricachones” del barrio donde vivía cuando era niño, un suburbio por entonces, donde confluía “gente del proletariado, agricultores poseedores de vacas, gente de la clase media y algunos ricachones con mansiones que destacaban por su extravagancia”. 

Nieve, por su lado, en “Esperando a Batman” se plantea respuestas a inquietantes preguntas como: ¿Cuáles son las primeras películas en las que pensamos cuando hablamos de cine pipoquero? ¿Es posible pensar en esta categoría dentro del cine nacional?

PENSANDO UN PÚBLICO AMPLIO PERO DE CALIDAD

Camacho apunta al público como el principal reto de levantar una revista de literatura, principalmente por la especificidad de su contenido que, mayoritariamente, interesará a la gente que está estudiando o haya estudiado Literatura. “Es como una revista de física nuclear que solo le interesa a los que estudian física nuclear y en Bolivia solo existe una carrera de Literatura, pasa lo mismo con las revistas de sociología, por ejemplo. El reto es extender el saber y que no se quede en un lenguaje crítico que solo algunos puedan interpretar”.

La misma directriz sugirió su directora Renjel, cuando anunciaba “llegar a un público amplio, que guste a todos, pero sin perder la calidad”. 

Así, el poder de la revista no se concentra tanto en los sucesos que cuentan, que no precisan ser noticiosos ni necesariamente relevantes, sino en el poder de la narrativa y el de contar historia por parte de sus protagonistas. El estilo puede parecerse al de un periodismo narrativo, pero es la no ficción la que prima. Camacho hace la diferenciación:

“Puedo estar equivocado, pero creo que el periodismo narrativo te cuenta los hechos, las noticias, en forma de historias, nos olvidamos de la pirámide invertida y otras técnicas periodísticas para hacer uso de todas las herramientas de la escritura literaria para contar ese hecho noticioso, mientras que en la no ficción hay que contar una historia real, que puede ser no noticiosa, tan simple como la historia de cómo me frustré”.

UNA REVISTA-OBJETO DE COLECCIÓN

El primer número impreso de 88 Grados será lanzado en agosto y a partir de ahí saldrá uno nuevo cada tres meses. Además de contener lo mejor de las ediciones digitales y material inédito, el producto está pensado para ser un objeto de colección. Entre sus atributos estará el espesor, el tamaño y un diseño especial. 

A cargo de estas ediciones físicas estará la popular artista de collage Antagónica Fury quien anunciará una “sorpresa” para la revista del tal modo que se siga “como algo de colección”. En cuanto a su distribución será comercializada en las librerías del eje central y su contenido vendrá de varias regiones del país, teniendo el equipo presencia en Santa Cruz, Sucre, Cochabamba o La Paz.