Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 23 de enero de 2022
  • Actualizado 02:36

Poetas y un libro celebran los 85 años de Alejandra Pizarnik

Vetas bolivianos destacan la “autenticidad de su lenguaje poético”, sombrío, oscuro y bello. 

La poeta argentina Alejandra Pizarnik, fallecida en 1972.  MEDIUM.COM
La poeta argentina Alejandra Pizarnik, fallecida en 1972. MEDIUM.COM
Poetas y un libro celebran los 85 años de Alejandra Pizarnik

Considerada como una de las voces mundiales más importantes de la segunda mitad del siglo XX, la poeta argentina Alejandra Pizarnik, quien se quitó la vida a los 36 años, hubiera cumplido hoy 85 años. Dueña de una imagen que se la relaciona con el silencio y las sombras, pero también con lo bello, literatos de todo el mundo la recuerdan con la publicación del libro “Alejandra y sus múltiples voces”. Del mismo modo, vates bolivianos reflexionan sobre su rastro en la literatura nacional.

“Es difícil imaginar a Alejandra Pizarnik a los 85 años: los muertos jóvenes nunca envejecen. También es difícil imaginar a un buen poeta hispanohablante que no la haya leído”, sostiene el poeta Gabriel Chávez, cuyas poesías se han publicado en más de 15 países. Asociada a la imagen de enfant terrible, tanto su personalidad como su expresión siguen vigentes como en el siglo pasado

“Es que su poesía tampoco ha envejecido o ha sabido hacerlo como el vino. Así, más allá de las malas imitadoras que tuvo -y que fueron legión en Latinoamérica, también en Bolivia-, Alejandra ha dejado de ser una moda para convertirse, con el sabio tiempo de por medio, en un referente estético y ético, pues en ella ambas dimensiones: escribir poesía y serla, se fundían, como el sonido y el sentido en el poema, o el nombre y lo que éste designa en el lenguaje”, comenta Chávez quien en su poema “1972” (año en la que la argentina se quitó la vida), reconoce su influencia en más de una generación. 

Pizarnik se ha vuelto, para muchos, un lugar común: “la imagen de la poeta suicida, sombría, apesadumbrada y lúgubre”, refiere Álex Aillón, premio Juana Azurduy en Poesía. Reconoce que no ha tenido mucha influencia suya en su escritura, pero en los versos que leyó “anidan la belleza, la memoria, el dolor, la soledad y, en definitiva, la vida”. 

Es justamente en la autenticidad de su lenguaje poético donde recae su trascendencia y virtud. “Su intención nunca es crear una poesía que se instale dentro del canon literario. Hace poesía pagando el precio de diluirse ella misma en el papel. No existe una división autora y obra. Ella intenta "escribir el poema del cuerpo con el cuerpo”, acota Yamil Escaffi, poeta, editor y traductor de la editorial artesanal Mefistofelia. 

LIBRO

85 voces amigas, escritoras de 15 países -España, Argentina, Chile, Cuba, Uruguay, Perú, México, Polonia, Bulgaria, Australia, Marruecos, Francia, Rumanía, Italia e Israel-, se han unido en un libro para celebrar el aniversario de la escritora que dijo: "Yo he firmado un pacto con la tragedia y un acuerdo con la desmesura".

Publicado por Huso en la colección Homenaje y titulado "Alejandra y sus múltiples voces", este libro contiene diferentes miradas sobre Flora Pizarnik Bromiquier, como así se llamó al nacer, luego Alejandra, nacida el 29 de abril de 1936 en Buenos Aires.