Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de junio de 2022
  • Actualizado 18:18

Park Chan-wook propone un sensual e intrincado thriller romántico en Cannes

El autor detrás de "Oldboy" busca convertirse en el segundo surcoreano en ganar la Palma de Oro. 
Fotograma de "Decision to leave".
Fotograma de "Decision to leave".
Park Chan-wook propone un sensual e intrincado thriller romántico en Cannes

Park Chan-wook, uno de los más destacados representantes del cine surcoreano actual, busca la Palma de Oro en Cannes con "Decision to leave", un sensual e intrincado thriller romántico en torno a un policía y una sospechosa de asesinato.

El director se aleja de la violencia de "Oldboy", con la que ganó el Premio Especial del Jurado en 2003, con una historia que combina drama, romance y humor con un virtuosismo en la puesta en escena y que busca sacudir emocionalmente al espectador.

La historia arranca cuando la policía encuentra un hombre muerto que ha caído de lo alto de una montaña donde practicaba escalada. El detective Hae-joon (Park Hae-il) acude a dar la noticia a su esposa Seo-rae (la actriz china Tang Wei), que la recibe con mucha calma y de inmediato se convierte en sospechosa.

En los interrogatorios es cuando lo que ha empezado como un thriller policíaco va incurriendo en el territorio del romance.

"Sé que hay muchos directores que reflejan su vida en sus películas, pero yo no soy ese tipo de director", ha dicho en rueda de prensa Park y, preguntado sobre su idea del amor, ha resaltado que es "una relación entre dos personas donde se muestra quienes somos verdaderamente".

La actriz china Tang Wei, que tuvo que aprender los diálogos en coreano, ha destacado del director su "sutileza para expresar las emociones que vienen del corazón".

"Decision to leave" es el primer trabajo de Park Chan-wook en seis años. Con "Thirst" (2009) obtuvo el premio del jurado en Cannes y con "The handmaiden" (2016), una historia de amor entre mujeres, el BAFTA a la mejor película de habla no inglesa.

En 2019, la Palma de Oro de Cannes fue a parar a otro cineasta surcoreano, Bong Joon-ho, con la aclamada "Parásitos", que también triunfó en los Oscar.