Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 25 de junio de 2022
  • Actualizado 00:00

Muere Vangelis, compositor de "Carrozas de Fuego"

Se convirtió en un solista electrónico innovador, aportando a sus obras un aura misteriosa e inquietante. Falleció a los 79 años.
El compositor griego Vangelis en una foto de archivo. ARCHIVO
El compositor griego Vangelis en una foto de archivo. ARCHIVO
Muere Vangelis, compositor de "Carrozas de Fuego"

El compositor griego Vangelis, conocido por sus célebres composiciones para películas como Chariots of Fire ("Carrozas de fuego") y Blade Runner, murió a los 79 años, informó este jueves su bufete de abogados.

El músico, que falleció el martes por la noche, probó la fama por primera vez como tecladista en una banda con el cantante Demis Roussos a fines de la década de 1960.

Vangelis se convirtió en un solista electrónico innovador, aportando a sus obras un aura misteriosa e inquietante, y en el compositor de bandas sonoras de películas populares.

Ganó un Oscar por la conmovedora banda sonora de "Carrozas de fuego" (también conocida como "Carros de fuego"), un filme de 1981, y otro un año después por Blade Runner.

Sus otros créditos cinematográficos incluyen The Bounty ("El motín del Bounty" o "Motín a bordo"), "Francesco", Bitter Moon (traducida como "Perversa luna de hiel", "Lunas de hiel" o "Luna amarga"), "1492: Conquista del paraíso" y Alexandre ("Alejandro Magno").

El primer ministro griego, Kyriakos Mitsotakis, tuiteó: "Vangelis Papathanassiou ya no está con nosotros. El mundo de la música ha perdido al (artista) internacional Vangelis".

El tema "Carrozas de fuego" de Vangelis acompañó las recordadas tomas de atletas corriendo por la playa en St Andrews, Escocia, al comienzo de la película, que se desarrolla antes de los Juegos Olímpicos de 1924.

Llegó al número 1 en EEUU y en 2012 encabezó la lista de sencillos clásicos de Reino Unido después de que Mr. Bean la interpretara en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de Londres.

Vangelis era muy celoso de su vida privada, apenas concedía entrevistas y no se sabe exactamente dónde vivía.

Ese hermetismo contrasta con el gran impacto de su música y la influencia que ejerció en otros autores en el último tercio del siglo XX.