Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 25 de septiembre de 2021
  • Actualizado 11:37

Muere Belmondo, el rostro dandy de la nouvelle vague francesa

Figura imprescindible del cine galo, saltó a la fama con “Á bout de soufflé” de Jean-Luc Godard, pero también actuó con otros directores de la talla de Truffaut.
El actor francés Jean-Paul Belmondo durante un discurso después de recibir un tributo en los premios César de 2017.   EFE
El actor francés Jean-Paul Belmondo durante un discurso después de recibir un tributo en los premios César de 2017. EFE
Muere Belmondo, el rostro dandy de la nouvelle vague francesa

El actor Jean-Paul Belmondo falleció ayer a los 88 años, dejando a la “nouvelle vague” francesa sin uno de sus principales rostros y fundadores, al protagonizar “Á bout de soufflé” de Jean-Luc Godard, considerada por algunos como la punta de lanza de ese movimiento cinematográfico que cambió el séptimo arte para siempre. 

Con esa interpretación y otras como "À double tour" de Claude Charol o “Pierrot el loco”, también de Godard, Belmondo representó la figura de un antihéroe provocador y seductor, un dandy, muy diferente de los estereotipos hollywoodienses en los que se inspiraba el propio Godard.

Belmondo, que arrastraba problemas de salud desde que sufrió un accidente cerebrovascular en 2001, falleció "tranquilamente" tras pasar varios días "muy fatigado", explicó el abogado y amigo personal del actor, Michel Godest, quien anunció la noticia en varios medios.

"Belmondo era un tesoro nacional", afirmó el presidente francés, Emmanuel Macron, para resumir el significado de la pérdida para todo el país, ya que el intérprete era inmensamente popular y apreciado por el conjunto de la sociedad francesa.

DEL CINE DE CULTO AL DE ACCIÓN Hijo de un escultor y una pintora, se interesó rápidamente por la interpretación y estudió en el Conservatorio de París.

Saltó a la fama en 1960 con la memorable "À bout de souffle" ("Al final de la escapada"), la cinta que también lanzó al director Godard. Allí comenzó una serie de películas de cine de autor con algunas de las grandes figuras de la "nouvelle vague" francesa, como Godard, Claude Chabrol, François Truffaut o Louis Malle.

Un buen puñado de filmes de culto proceden de esa época, como "Un singe en hiver" ("Un mono en invierno", 1962), "Pierrot le fou" ("Pierrot el loco", 1965) o "La Sirene du Mississipi" ("La sirena del Mississippi", 1969).

Con un físico particular muy alejado de los estereotipos del galán hollywoodiense (nariz rota de sus tiempos de boxeador, arrugas en la frente, labios gruesos y una sonrisa permanente), Belmondo se convirtió rápidamente en una figura casi imprescindible en el cine francés.

Pero poco a poco, sobre todo a partir de 1965, se orientó a un cine más comercial y de aventuras, a menudo con escenas de acción que insistía en rodar él mismo, sin doble, a las órdenes de directores como Philippe de Broca.

Estas escenas de acción acabaron convirtiéndose en una de las señas de identidad de "Bebel", como era conocido popularmente. De esa época son cintas en las que encarga a gángsters, aventureros o agentes secretos: ("L'Homme de Rio"/"El hombre de Río" -1964-, "Borsalino" (1970), "La scoumoune"/"El clan de los marselleses" -1972-), "Le magnifique"/"El magnífico" (1973), o "Leon"/"El profesional" (1981).