Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 05 de marzo de 2024
  • Actualizado 00:13

Premian a nueve en II concurso literario sobre racismo organizado por Banco Mundial en Bolivia

Todavía somos bronce, Los sin tierra e Itagué Dosape-Ayoré son los microcuentos que obtuvieron el primer lugar en las categorías adolescentes, jóvenes y adultos, respectivamente.
Nueve ganadores premiados en el II concurso literario sobre el racismo organizado por el Banco Mundial en Bolivia
Nueve ganadores premiados en el II concurso literario sobre el racismo organizado por el Banco Mundial en Bolivia
Premian a nueve en II concurso literario sobre racismo organizado por Banco Mundial en Bolivia

“Una vez, un hombre le había gritado ‘marginal’ cuando casi la atropella con su moto. Sintió que esa era una palabra fea, aunque no sabía muy bien lo que quería decir”. Este es un extracto de Itagué Dosape-Ayoré, uno de los nueve microcuentos ganadores del segundo concurso nacional “Mi alma no tiene color, una vida libre de racismo”, organizado por la oficina del Banco Mundial en Bolivia en el marco de su misión institucional de luchar contra la pobreza y la exclusión social.

“En 2021 nos embarcamos en el primer concurso literario para luchar contra el racismo, con el propósito de contribuir a la reflexión sobre este flagelo. Con mucha alegría, en esta segunda edición recibimos más de 1.000 cuentos participantes, escritos por bolivianos entre 13 y 99 años de todos los departamentos del país, quienes decidieron contribuir con esta causa. Estos resultados nos alientan, porque cada número se traduce en una persona reflexionando sobre la temática, y cada historia que será leída por decenas representa un catalizador para una conversación colectiva en la sociedad boliviana”, señaló Indu John-Abraham, Representante Residente del Banco Mundial en Bolivia. 

El Jurado Calificador, integrado por Liliana Colanzi, Mauricio Murillo y Rodrigo Urquiola, literatos bolivianos de renombre nacional e internacional, evaluó los relatos cortos que cumplieron los requisitos básicos y escogió los tres mejores de cada categoría. Todos los microcuentos fueron escritos por aficionados: el de menor edad tenía 13 años cumplidos y el mayor, 87 años.  

Entre los nueve escritores premiados, hay cuatro mujeres, dos ocupan el primer lugar de las categorías B y C.

En esta edición del Concurso se incluyó por primera vez a la población adolescente para personas entre 13 a 17 años con el interés de involucrarlos en este dialogo colectivo. Esta nueva categoría se sumó a las categorías B, dirigida a jóvenes de 18 a 23 años, y C, abierta a adultos de 24 a 99 años.

Todavía somos bronce titula el microrrelato que obtuvo el primer lugar en la categoría de adolescentes.; su autor es Alejando Numbela Rodríguez, un adolescente de 17 años que vive en Cochabamba y que relata en primera persona el acoso escolar por motivos raciales. “Todo el rato molesta con sus apodos horribles: Carbón, Batón, Túpac, Nigga, Indio o Animal”, escribe Numbela.

El segundo puesto es para Manchas, escrita por Rebeca Borda Hurtado, de 15 años, con residencia en Santa Cruz de la Sierra, y el tercero para ¿Y qué pasa con ellos?, escrito por Emilia Villarreal Rosquellas, de 17 años de La Paz.

Además de materiales de escritorio que recibirán los primeros tres lugares, el cuento que obtuvo el primer lugar será ilustrado y traducido al aimara, quechua, guaraní y al inglés y será difundido en medios nacionales y en las redes regionales del Banco Mundial,

“Visten diferente a nosotros y parecen de otro planeta, no importa si su piel es más o menos oscura que la nuestra, de todas formas, nos miran desde arriba”, relata Alicia Hurtado Rivera, de 22 años, autora de Los sin tierra, microcuento ganador de la categoría B, quien reside en la capital del departamento de Santa Cruz.

La obra ¿Han visto a mi hijo?, de Ramiro Araoz de la Torre, un joven orureño de 23 años, ocupa el segundo lugar de esta categoría, y La piel que no quise, de Henrry Cucho Quispe, joven de 19 años, habitante de El Alto, completa este conjunto de tres.

El primer lugar de la categoría C es para Itagué Dosape-Ayoré escrita por Oriana de Alencar Villarroel, quien reside en el municipio de La Paz. Con lo que tiene, no le da titula la obra que logró el segundo lugar, su autor es Fadrique Iglesias Mendizábal, quien reside en el municipio cochabambino de Tiquipaya; el tercer lugar es para el microcuento Aurelia, de Sergio Velasco García, quien vive en la capital del departamento de Cochabamba. 

Según la convocatoria, los escritores y escritoras que obtengan los tres primeros lugares en las categorías B y C serán premiados también con un premio en efectivo de Bs 3.500 (primer lugar), Bs 2.500 (segundo lugar) y Bs 1.500 (tercer lugar). Para el primer lugar se ha comprometido la traducción de la obra a los tres idiomas nativos predominantes en Bolivia y al inglés, la ilustración y la difusión de la obra.

Como hizo en 2021, cuando celebró el primer concurso literario, la oficina del Banco Mundial en Bolivia publicará una Antología con los cinco microcuentos de mayor calificación de cada categoría.