Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 21 de abril de 2024
  • Actualizado 00:45

Editorial Electrodependiente ya cuenta con una librería física

Además de libros de su propio catálogo, la tienda también dispone libros de 3600, la chilena Aparte, Hacker Libros, Letramargo y Mefistofelia

El poeta y editor Mauricio Gatica en la librería de Electrodependiente. NOÉ PORTUGAL
El poeta y editor Mauricio Gatica en la librería de Electrodependiente. NOÉ PORTUGAL
Editorial Electrodependiente ya cuenta con una librería física

La editorial independiente, artesanal y cartonera Electrodependiente ya cuenta con una tienda física, después de más de cuatro años de su fundación, donde dispone de un catálogo de más de 45 títulos de escritores emergentes de la literatura nacional y universal. 

La tienda está funcionando desde mediados de enero, se encuentra ubicada en la avenida Salamanca casi Lanza, en el edificio Morales y atiende de lunes a viernes de 10:00 a 12:30, y de 15:00 a 18:30 horas. Además de los títulos que edita la misma Electrodependiente, todos a precios asequibles, desde 15 hasta 45 bolivianos, se pueden encontrar libros de la editorial chilena Aparte, algunos de 3600, Hacker Libros, Letramargo y la artesanal Mefistofelia.

“Honestamente no teníamos en nuestros planes abrir una librería, fue una oportunidad que se presentó y que no podíamos rechazar. Asumimos el reto, como lo hemos venido haciendo desde que empezamos con la revista y luego la editorial, creemos que es necesario establecer puntos de encuentro de los lectores con nuestra propuesta. Por lo mismo, queremos que la librería cuente con otros proyectos independientes”, comentó a este medio Patricia Requiz, escritora, editora y cofundadora de Electrodependiente, junto con su esposo, el poeta Mauricio Gatica. 

La pareja ganó, en forma conjunta, el premio municipal de Literatura de La Paz Franz Tamayo, en 2019. Patricia conquistó la categoría de Cuento con “Miércoles de cancha” y Mauricio la de Poesía, con el libro “En deshabitar está la razón”. La cochabambina ya había triunfado en el premio de cuento Adela Zamudio de 2016, por su relato “Edén #1631”, y fue editora de las firmas Escritorio Anónimo, la cual fundó junto con César Huayllas, Shir Gallardo y Reynaldo Becerra, y Yerba Mala Cartonera. 

Electrodependiente se inclina por editar el trabajo de gente joven. “Desde nuestros inicios hemos estado comprometidos justamente con generar un espacio de difusión que permita visibilizar el trabajo de autores noveles, a fin de aportar, de alguna manera, al desarrollo de la literatura”, apuntaron los editores, seleccionadores y productores del sello independiente. Siguiendo esa línea editorial, lanzaron el Concurso de cuento sub-25, del cual resultó ganador el paceño Rodrigo Villegas, quien verá su texto, “Fogata” en un volumen junto a otros cuatro relatos, que será publicado a finales de marzo.

En el mismo mes, la editorial pretende lanzar el primer concurso de poesía sub-25.

Los nuevos títulos de Electrodependiente son “4000” de Alex Aillón, “Seres sin sombra” de Eliana Soza, “Kilimanjaro” del poeta chileno Rolando Martínez y “Palabras aparte” de Jonas Mekas, traducido por el escritor y poeta chuquisaqueño Camilo Barriga.