Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 04 de julio de 2022
  • Actualizado 16:40

50 años de "All Things Must Pass", el grito de liberación de George Harrison

George Harrison en la portada de "All Things Must Pass". Cosmic Magazine
George Harrison en la portada de "All Things Must Pass". Cosmic Magazine
50 años de "All Things Must Pass", el grito de liberación de George Harrison

El 27 de noviembre de 1970, con el mundo conmocionado por la separación de The Beatles, George Harrison anunció su liberación musical, se sacó una significativa foto rodeado por cuatro enanos de jardín y le anunció al mundo que al fin no tenía que pedirle permiso a nadie para mostrar sus canciones. Había nacido "All Things Must Pass" (Todas las cosas deben pasar). 

Para este lanzamiento, Harrison, corría con mejor suerte que sus compañeros de banda. McCartney y Lennon, quienes en la época dorada habían mostrado tanto que debían apostar a algún tipo de renovación sonora. 

George, por su parte, tenía el campo abierto para lanzar a jugar sus temas. Aunque prefirió no convertirlo en queja recurrente, el exbeatle, dijo alguna vez que ya en el "White Album: empezaron subestimar composiciones que eran superiores a algunas de sus compañeros que sí quedaban en la lista final.

Harrison, los krishnas y sus amigos en Woodstock

Con un espíritu ensombrecido por la decadencia del cuarteto, George encontró en la casa de Bob Dylan en Woodstock un refugio, un compañero, otra mirada sobre la dinámica entre músicos. 

La consecuncia casi lógica fue que All Things Must Pass abriera con “I’d Have You Anytime”, una colaboración entre George y Bob.

George Harrison y Bob Dylan en casa de Dylan en Woodstock.

Otros músicos que colaboraron en este disco fueron: Bobby Keys, saxofonista estable de The Rolling Stones, Peter Frampton, el baterista de Cream Ginger Baker, Billy Preston, Jim Gordon, baterista de Derek and the Dominos, y hasta un Phil Collins pre-Genesis tocando unas congas que quedaron fuera del mix final.

Es indudable que su paso por el campamento del Maharishi al budismo y los hare krishnas influyó también buena parte del misticismo que emana de "All Things Must Pass", y que se percibe en el tema más exitoso, “My Sweet Lord”, single que catapultó al disco al primer lugar de los rankings en Inglaterra y Estados Unidos.