Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 25 de junio de 2024
  • Actualizado 03:39

Vecinos conocen el riesgo, algunos firman para quedarse en Takoloma

De entre las 35 casas más afectadas, 15 ya fueron demolidas. Las autoridades lamentan que haya construcciones en franjas de seguridad desde hace 20 años.
Niñas en medio de los escombros, este 9 de enero, donde antes había viviendas./ DICO SOLÍS
Niñas en medio de los escombros, este 9 de enero, donde antes había viviendas./ DICO SOLÍS
Vecinos conocen el riesgo, algunos firman para quedarse en Takoloma

Una de las más recientes afectaciones en la zona fue la caída de una casa, la noche del lunes. En las noches, los vecinos escuchan como crujen las paredes que ceden.

En la zona de Takoloma, al sur de la ciudad de Cochabamba, las paredes de las casas se rajan, ceden, caen, y los suelos se agrietan desde hace un año, según los dirigentes del distrito. Las autoridades municipales manifestaron que ahí hay una falla geológica que, en la actualidad, repercute sobre todo en 35 viviendas, aunque la amenaza sería para más. Los vecinos dijeron ayer que la afectación llega a 150 construcciones.

El subalcalde de la comuna Alejo Calatayud, Ramiro Fuentes, informó que los habitantes de la zona conocen del riesgo, pero se oponen a salir de ahí; e incluso firmaron documentos para continuar viviendo así.

Ayer, el panorama era como el de una zona bombardeada o luego de un terremoto. Paredes huecas, caídas, suelos levantados y hundidos y, en medio, niños jugando, familias quejándose y maquinaria municipal limpiando terrenos.

La casa de Felipa, quien tiene dos hijos (de 15 y 20 años) se va derrumbando. Pero, su familia no quiere salir de ahí.

“Ya no se puede vivir aquí. Mis hijos no quieren salir. Aquí adentro voy a morir, ¿acaso voy a vivir eternamente? (dicen). No quieren salir para nada. Tanta plata he gastado, ¿a dónde voy a llevar a mis hijos?”.

El Subalcalde explicó que la afectación comenzó hace un año; sin embargo, en “estos dos, tres meses ha ido avanzando muy rápido”.

CONSENTIMIENTO

Quienes habitan en esta zona “tendrían que abandonarla”.

“Nosotros, a través de las unidades de Desarrollo Humano, hemos tratado, notificándoles con notas incluso para que ellos sean trasladados a zonas de refugio”, expresó el Subalcalde.

La autoridad manifestó que los vecinos están conscientes de la situación y que, aún así, deciden permanecer. Incluso firmaron documentos de consentimiento del caso.

“Hemos hecho firmar los documentos, un buen porcentaje ha firmado. Hay gente que hoy día firma, luego se desanima, así posteriormente. Así, han ido firmando”.

Enfatizó que la Municipalidad cuenta con tres zonas de refugio en el sector. Pero, los habitantes ponen resistencia.

Una parte sí habría abandonado esos barrios. La Alcaldía, por su lado, moviliza personal y maquinaria.

“A través de UGR (Unidad de Gestión de Riesgos), estamos haciendo todos los servicios; prácticamente, han instalado su campamento en el sector para obras de mitigación”.

DEMOLICIÓN

Los vecinos identifican al menos 150 viviendas afectadas. El Subalcalde dijo que las más perjudicadas son 35. “En cualquier momento, podrían colapsar también”.

Remarcó que existe personal para mitigar esta situación. Entre las 35 construcciones más dañadas, 15 ya fueron demolidas, a través de la UGR.

El presidente del Distrito 8, Augusto Villca, reconoció que son situaciones irreversibles.

Detalló que la falla geológica empezaría entre las zonas Libertad y Lomas de Santa Bárbara. Más abajo están la junta vecinal Carolina y la Organización Territorial de Base (OTB) Japón El Alto, que también son afectados. Las casas afectadas están en una vía principal de acceso a la mancomunidad Takoloma.

Fuentes lamentó que lo que sucede sea producto de loteamientos y asentamientos ilegales que se dieron hace dos décadas en una zona de riesgo.

“Han ido vendiendo en franjas de seguridad. Han ido vendiendo los loteadores. En estas zonas no tienen planos de lote, así que no es una urbanización aprobada por la Alcaldía”.

UN ESTUDIO

El dirigente Villca manifestó que como distrito coordinan con la Alcaldía para prever los recursos y realizar el estudio técnico geológico.

El presidente de la junta vecinal Unión Libertad, Jesús Vera, dijo que quieren conocer los detalles para ver si se retiran o se quedan ahí.

Fuentes agregó que entre los trabajos de mitigación está la canalización para que el agua que llega desde Lomas de Santa Bárbara no afecte.