Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 18 de junio de 2024
  • Actualizado 23:13

UMSS proyecta innovar con derivados de la quinua tropical

El objetivo principal de la investigación es aumentar la producción del grano hasta que el precio del mismo pueda igualarse al del arroz e incrementar así su consumo.
Cosecha de quinua en el Trópico cruceño./ GENTILEZA
Cosecha de quinua en el Trópico cruceño./ GENTILEZA
UMSS proyecta innovar con derivados de la quinua tropical

Investigadores de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) proyectan la producción de derivados de la quinua como aceite, pasta y almidón. Buscan incrementar la producción de este grano para el consumo interno para igualar su precio al del arroz y fomentar que los bolivianos lo adquieran con mayor regularidad y preferencia.

El director del Centro de Biotecnología y Nanotecnología Agropecuario y Forestal (CByNAF) de la UMSS, Jorge Rojas, detalló que los avances del proyecto para el cultivo de quinua tropical crecieron a pasos agigantados en los últimos años. “Al principio, tropicalizar la quinua parecía un sueño, pero hoy es realidad”.

Actualmente se cultivan cerca de 200 hectáreas anuales de quinua en el área tropical del departamento de Santa Cruz, de la mano de agricultores que, desde el principio, decidieron sumarse a estas investigaciones; aunque hay algunos otros que no suelen reportar con regularidad la cantidad de cultivos.

DERIVADOS

Rojas señaló que uno de los agricultores que colabora con el proyecto en el departamento oriental trabaja cerca de 50 hectáreas de quinua. Actualmente, el hombre tiene en la mira implementar la industria de pastas de quinua en nuestro medio.

“Ese es su objetivo para toda su producción, la está guardando porque quiere hacer fideos”, dijo.

Destacó que, entre otros colaboradores, surgieron ideas ambiciosas para el destino de su producción; entre ellos, la producción de almidón para la fabricación de otro tipo de alimentos, además del aceite de quinua para su uso culinario.

“Es un aceite que tiene propiedades muy especiales y es muy requerido también en la cosmética para la fabricación de cremas muy caras. Entonces, su contenido de aceite todavía es pobre; digamos un 3% hasta un 6% por ahí lo que necesitamos son líneas que acumulen más aceite”, indicó.

Cada innovación requiere un estudio cuidadoso de las variedades de quinua que se usarán para su procesado. De momento, los investigadores se concentran en enriquecer las variedades de colores de este grano, entre negras, rojas y marrones.

SALUD Y ECONOMÍA

El investigador enfatizó que el poder nutricional de la quinua de por sí ya es ‘altísimo’ en comparación de otros granos que se consumen con prioridad en el país.

“Sin embargo, también estamos mejorando una variedad de quinua que conserva un 30% más de su valor proteico; es decir, el doble del valor normal”, destacó.

Manifestó que, con 150 países que priorizan la quinua en su producción, sería positivo fomentar el consumo interno de este grano por preservar la salud de los bolivianos. Sin embargo, reconoció que muchas personas ‘pasan de largo’ cuando tienen la opción de consumir este alimento por el alto precio con el que está disponible.

“Por ello, queremos incrementar la producción de quinua para consumo interno. De esa manera, es posible que con el tiempo y una mayor cantidad de producción su precio pueda igualarse al del arroz, que, dependiendo del tipo de grano, muchas veces la quinua llega a costar el doble o triple”, apuntó.

QUINUA TROPICAL

El proyecto de la UMSS, logró el cultivo de más de 10 variedades de quinua en el Trópico cruceño, a través de adaptaciones realizadas a este alimento ancestral.

El Programa Quinua dejó ver resultados favorables desde hace poco más de siete años, cuando esta decena de variedades de quinua respondió exitosamente al tipo de suelo y clima de la región oriental del país.

Este proyecto trabaja en tres tipos de regiones agroecológicas que son el altiplano sur de Bolivia -comprendido entre el norte de Potosí y parte de Oruro, cerca del salar de Uyuni-, los valles de Cochabamba y el Trópico de Santa Cruz.