Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 19 de octubre de 2021
  • Actualizado 07:09

ANTE NUEVA OLA DE COVID-19 EN COCHABAMBA

Sirmes exige 1.400 ítems para combatir el rebrote

Pronostican que pico de casos de coronavirus sea en febrero. Santa Cruz y La Paz también se declaran en emergencia ante despido de galenos. 
Una médica en el Hospital Viedma.   DICO SOLÍS
Una médica en el Hospital Viedma. DICO SOLÍS
Sirmes exige 1.400 ítems para combatir el rebrote

El ejecutivo del Sindicato de Ramas Médicas de Salud Pública (Sirmes), Carlos Nava, aseguró que necesitan 1.400 ítems de salud para encarar el rebrote del coronavirus COVID-19 en Cochabamba. Además, informó que se declararon en estado de emergencia a nivel nacional ante la falta de personal médico. 

Nava explicó que en diciembre terminaron los contratos de varios médicos y enfermeras que reforzaron la atención durante la crisis sanitaria, y el Estado no los volvió a recontratar, lo que provocó una acefalía en varios hospitales. 

"Les han cancelado y despedido a todos ellos. En La Paz son 1.000 médicos; en Cochabamba son 600, y en Santa Cruz más de 1.800; en el resto del país cantidades menores”, aseveró. 

Los profesionales de salud que fueron retirados trabajaban en el área de triaje, detección precoz de pacientes sospechosos y positivos, y en la toma de muestras. 

“Nosotros no podemos cargar todo el peso de la  ineficiencia de los Servicios Departamentales de Salud, las gobernaciones y los municipios. Hay una carencia absoluta”, dijo Nava.

Otro de los factores que preocupa al sector es el deceso de varios galenos a causa de la COVID-19, lo que diezmó las filas y generó deficiencia en la atención a los pacientes. Además, Nava afirmó que hay pocas Unidades de Terapia Intensiva (UTIs) en Cochabamba, pero, sobre todo, pocos médicos intensivistas.

Sobre el punto, el jefe médico del hospital Solomon Klein, Rudy Sanabria, indicó que la UTI de su centro quedó reducida, se fueron enfermeras y médicos del área debido a la gravedad de la enfermedad. “Ahora solo tenemos un intensivista, no abastece para atender en terapia, sobre todo por el tema de calidad de atención”, dijo.

El Sirmes pide que el     SEDES otorgue un plan de contigencia para atender los casos de COVID-19 ahora que ya no hay hospitales centinelas y todos los nosocomios tienen la obligación de atender pacientes         contagiados. 

"No están dadas las condiciones, falta recurso humano, médicos generales que hagan triaje en los primeros niveles para evitar la saturación de los segundos y terceros niveles. Faltan medicamentos", aseguró Nava. 

Sobre el rebrote, indicó que el pico más alto de casos llegará en febrero y que Cochabamba no está lista para afrontar la nueva ola. "Tenemos un mes y no se podrá avanzar algo en ese tiempo. Con qué vamos a encarar si no tenemos recursos, solo nos critican". 

Asimismo, pidió que el Estado tome en cuenta a los más de 16.000 médicos que están disponibles y que pueden reforzar la atención en los hospitales. 

Demandas

El Sirmes denunció que se despidieron 600 personas, entre médicos y enfermeras, en la Llajta.  En Santa Cruz suman 1.800 y en La Paz, 1.000.