Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 25 de enero de 2022
  • Actualizado 19:18

Sicaya deja el barbijo, usa medicina natural y está sin casos COVID-19

Desde que inició el brote de coronavirus, hace dos años, no se registró ni un solo muerto por la enfermedad. Es uno de dos municipios de Cochabamba sin infectados en esta cuarta ola.
Una comunaria de Sicaya lava sus manos en recipientes portátiles de agua. AlcaldÍa de Sicaya.
Una comunaria de Sicaya lava sus manos en recipientes portátiles de agua. AlcaldÍa de Sicaya.
Sicaya deja el barbijo, usa medicina natural y está sin casos COVID-19

Cuando inició el brote de coronavirus en Bolivia, muchos migrantes oriundos de Sicaya, un municipio que está en la región Andina de Cochabamba, retornaron a su tierra natal. ¿Por qué tomaron esta decisión? A estas alturas de la cuarta ola, este es uno de solo dos lugares libres del virus que quedan en el departamento.

Mientras Cochabamba está cada vez más cerca de llegar a los tres mil contagios con COVID-19 cada día, el rebrote de la enfermedad no se percibe en Sicaya, que está a más de 90 kilómetros de la ciudad de Cercado.

Este municipio es uno de solo dos del departamento que, hasta ahora, no tienen ni un caso activo de coronavirus; el otro es Alalay. Pero, además, Sicaya tiene otro logro: no registró ni un fallecido por el virus desde que inició la pandemia.

Sicaya marcó estas cifras positivas estableciendo sus propios protocolos, aunque uno de ellos parece vulnerar una de las medidas más importante de bioseguridad: “aquí nadie usa barbijo”.

La primera autoridad de Sicaya, Juvenal Colque, dijo que los habitantes usan este implemento solo para salir de las fronteras municipales. “Parece que eso nos ha fortalecido los pulmones”.

El secreto de este “éxito” está también en el porcentaje de vacunación en esta población, que es alto. Más del 80% de los sicayeños están inmunizados, aunque la Alcaldía reconoció que algunos aún se resisten.

Otra medida que contribuye que este municipio esté “librado” del virus es el consumo de medicamentos tradicionales para prevenir la enfermedad, especialmente la miel y el ajo.

Como si la naturaleza se hubiera preparado para la pandemia, allá abundan las plantas que tratan males respiratorios, como la muña, wira wira, molle y eucalipto, “incluso ajo producimos”. El Alcalde dijo que tienen todo, “no compramos nada de otro lado”.

Los pobladores usan todas estas hierbas para hacerse baños de vapor preventivos en sus domicilios. “Hay bastante gente que conoce sobre ese tema”.

La población, además, asumió conciencia social frente al virus. Sale de su territorio solo en caso de emergencias.

SITUACIÓN

Por precaución, las postas de salud que hay en Sicaya tienen a disposición de la población pruebas de antígeno nasal y medicamentos para tratar el coronavirus.

Además, hay al menos 25 médicos a disposición; y si alguien da positivo, están listos para aislarlo. Todo este sistema se consolidó invirtiendo recursos municipales propios dijo el Alcalde y lamentó que hasta ahora no les haya llegado recursos externos para afrontar la pandemia.