Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 26 de febrero de 2024
  • Actualizado 19:24

TAMBIÉN INFLUYEN LA CONEXIÓN VIAL Y TEMAS EDUCATIVOS

Región Andina: desde sequía hasta la ‘falta de señal’ obligan a migrar

La gente sale a municipios del Eje Metropolitano y del Trópico, además de Oruro y fuera del país, a Argentina y España. La población decrece entre 2% y 3% en cada censo.
Poblado del municipio de Bolívar. /  BARTOLINA SISA
Poblado del municipio de Bolívar. / BARTOLINA SISA
Región Andina: desde sequía hasta la ‘falta de señal’ obligan a migrar

En la región Andina, cuando en una familia de tres hijos, como ejemplo, ellos llegan a formar su propia familia, suelen salir de sus pueblos; migran en busca de mejores oportunidades.

Los motivos son diversos, y van desde la falta de caminos, el acceso a la energía eléctrica, las opciones limitadas para concluir los estudios de colegio hasta los eventos climáticos como la sequía o las granizadas e incluso la falta de señal de internet.

La región Andina de Cochabamba está conformada por los municipios de Sicaya, Arque, Tapacari, Tacopaya, Bolívar, Independencia, Cocapata, Morochata y la parte alta de Sipe Sipe. Este último, aunque es un municipio de la región Metropolitana, el sector de las alturas está considerado como parte de la zona Andina por sus características y necesidades comunes. La zona Andina es una de las más empobrecidas del departamento.

El director ejecutivo de la Mancomunidad de Municipios de la Región Andina, Franolic Huanca, explica que el escenario d emigración “se da desde siempre” en esta zona.

“En la región Andina, la población de los municipios ha decrecido, de acuerdo con los registros de los censos desde 1992, en un 2% y 3%, sobre todo en municipios como Bolívar, Arque, Sicaya, Tapacarí y otros”.

La gente suele trasladarse a municipios del Eje Metropolitano, a la región del Trópico del departamento y a otros países, como Argentina y España.

LOS DESASTRES

Una granizada puede destrozar al 100% los cultivos y dejar sin cosecha a los productores. La sequía les impide hacer siembras normales y el problema es mayor cuando no cuentan con sistemas de riego tecnificado que permita el uso eficiente del agua.

En la región Andina producen papa, entre otros.

Este año, municipios como Arque, Bolívar, Tacopaya, Tapacarí y Sicaya declararon desastre por sequía; y otros, emergencia.

“Las inversiones se pierden con la sequía o la granizada. Están obligados a salir para recuperar recursos económicos”, manifiesta Huanca.

Se debe considerar además que en estos municipios la producción es de temporada.

COMUNICACIÓN Y ENERGÍA ELÉCTRICA

Entre los motivos para dejar el pueblo, en las comunidades de la región Andina, está el acceso a la energía eléctrica. Antes, no existía en la zona. En la actualidad, avanzan.

Manifiesta que tienen el objetivo de llegar a entre el 85% y 90% de cobertura en la región. Para Huanca, la posibilidad de aumentar la cobertura de energía eléctrica “significa que las familias van a retornar”.

La cobertura eléctrica y la comunicación juegan un rol importante para los comunarios.

“La falta de internet también obliga a migrar. La gente migra a donde hay señal”.

El director Ejecutivo de la Mancomunidad explicó que esta migración es interna. Ante la necesidad de conexión, considerando también los temas escolares, existen familias que se trasladan a otros poblados, donde sí llega la señal.

Actualmente, expresa, existe entre 60% y 70% de cobertura en lo referido a telecomunicaciones, señal de internet.

Pretenden lograr entre 80% y 85% hasta 2025.

Añade que, si se avanza en la conexión vial, los servicios de agua potable, sistemas de riego para garantizar la producción, se puede remontar la realidad.

“Es un trabajo a largo plazo”.

Lo que mueve a los comunarios a salir es la necesidad de generación de recursos propios, ya que la gente vive, sobre todo, de lo que produce.

/ BARTOLINA SISA
/ BARTOLINA SISA

 

Aumenta desde 2007 y 2008

Entre los años 2007 y 2008 aumentó la migración, según Franolic Huanca.

De acuerdo con los registros, entre 2004 y 2005, el 68% de la población en la región Andina, con todo y las condiciones en torno a la falta de energía y conexión vial.

Entonces, un 32% de la población migraba a la ciudad.

En la actualidad, sostiene Huanca, el 30% permanece, “y el 70% está como en la ciudad, sale a trabajar”.

De estas personas, alrededor de la mitad retorna de forma itinerante a sus pueblos.

Esta situación se fue agravando con los eventos climáticos. Describe que, en las épocas de siembra y cosecha, vuelven con sus familias a las comunidades.

/ BARTOLINA SISA
/ BARTOLINA SISA

Se van familias enteras; hay comunidades aisladas

Desde el municipio de Bolívar, las familias migran al departamento vecino de Oruro, aunque suelen retornar en fechas específicas, como Carnaval u otras que reúnen a las comunidades.

Cuando la gente decide dejar el pueblo, se van hombres y mujeres, incluidos sus hijos.

“Cuando ellos forman sus propias familias, suelen migrar todos”.

Por otro lado, en lo referente al sistema vial, todavía existen comunidades aisladas, a donde se debe caminar entre dos y tres horas desde donde terminan los caminos.

En esas zonas, existen personas que se trasladan utilizando llamas y burros.

La conexión vial es más difícil cuando la lluvia lleva agua por los ríos, cortando el paso de vehículos motorizados.

/ BARTOLINA SISA
/ BARTOLINA SISA

Quienes salen trabajan como albañiles y lavando ropa

Cuando los pobladores de la región Andina migran, los hombres se dedican sobre todo al oficio de la albañilería, las mujeres realizan labores como lavar ropa y otras.

“Esa realidad existe ahorita”, sostiene el director ejecutivo de la Mancomunidad de Municipios de la región Andina, Franolic Huanca.

Se estima que de cada 100 personas que salen de la zona, entre un 15% y 20% se dedica a esas actividades.

De acuerdo con una encuesta, citada por Huanca, realizada con trabajadores de la construcción en Quillacollo Vinto y Cercado, un 40% corresponden a la región Andina.

“Es decir que, las edificaciones que hay en estas zonas son construidas por nuestros compañeros. Pero, ellos viven en alquiler, por ejemplo”.

Consultados sobre el motivo por el que no retornan a sus pueblos, respondieron que se debe a la situación de vida.