Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 25 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:00

Siete puntos a considerar sobre los líos de límites entre municipios

El conflicto activo entre Colcapirhua y Tiquipaya llegó a enfrentamientos con heridos durante estos días. Se mantienen vigilias y ánimos caldeados.
El uso de un tractor en medio del conflicto entre Colcapirhua y Tiquipaya, este 10 de agosto./ DICO SOLÍS
El uso de un tractor en medio del conflicto entre Colcapirhua y Tiquipaya, este 10 de agosto./ DICO SOLÍS
Siete puntos a considerar sobre los líos de límites entre municipios

Los conflictos por límites entre municipios son latentes en las zonas de sobreposición que están pobladas, y datan de los años 90, por la norma que determina la distribución de recursos según la cantidad de habitantes.

En la actualidad, el conflicto activo en el departamento es el que existe entre Colcapirhua y Tiquipaya, en la zona de Sirpita. Este jueves se cumplieron tres días consecutivos de enfrentamientos que incluso dejaron heridos de ambos lados, según fuentes policiales. Varias personas fueron afectadas por los impactos de piedras, proyectiles y otros artefactos. En medio de los ataques hubo gasificaciones. Algunos comunarios armaron un tanque improvisado con uno de los tractores que hacía obras en la zona.

El problema entre estos municipios estalló a inicios de 2023, debido a la perforación de pozos de agua. El lío se ahondó el 11 de julio reciente, cuando por el lapso de tres días, los vecinos de Colcapirhua bloquearon la avenida Blanco Galindo.

En Cochabamba existen decenas de problemas de límites sin resolver. A continuación, se exponen siete puntos referidos al tema.

1 Desde 1994: En 1994 comenzó la redistribución de recursos para los municipios, considerando la población, según explicó antes el técnico de la Dirección Técnica de Límites y Organización Territorial de la Gobernación, Miguel Ángel Céspedes. Entonces, “a más población, más recursos”.

En 1996, se creó un decreto para definir el tema de límites con una comisión a cargo del Ministerio de la Presidencia de entonces. Se generó un mapa base con decreto de 1997; pero, nunca llegó a ley. En la actualidad, es un mapa referencial y provisional que utiliza la Gobernación también para personerías jurídicas.

2 Leyes de creación: aunque en las leyes de creación de los municipios existan referencias sobre colindancias, no siempre son precisas y eso no resuelve los conflictos limítrofes.

Céspedes afirmó que existe la clasificación de las leyes de creación en precisas (no van a procedimiento) e imprecisas (van a procedimiento). Lamentó que en la mayoría de los casos en el país son imprecisos y, por eso, existen problemas de límites. “Pero, sí se puede precisar”.

En el departamento, de los 48 territorios autónomos, solo tres tienen leyes de delimitación a nivel nacional: Shinahota, Cocapata y Raqaypampa.

3 Con límites: Toco, como ejemplo, cuenta con un decreto ley que incluye dónde llega su límite. “Pero, eso no está definido en terreno, en coordenadas (…). Indica por dónde está más o menos con una descripción. Se podría poner coordenadas para solucionar el problema”.

4 Por tramos: Arbieto y Totala encaminaron la resolución de su problema de límites. Se dieron tres aspectos: se resolvió en dos tramos, otro tramo irá al Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) y para otro se prevé referendo. Ya existe una ley que hace referencia a la delimitación del tramo.

Explicó que la duración del procedimiento, conforme establece la ley, es de 12 meses; pero, demanda más tiempo, considerando la conciliación, temas logísticos, los conciliadores. El caso de Arbieto – Tolata, dijo, demandó alrededor de tres años para llegar a una solución.

El procedimiento concluye con una resolución administrativa, homologando los acuerdos. Esa resolución se envía al Viceministerio de Autonomías, instancia que la remite a la Asamblea Legislativa Plurinacional (ALP) y, ahí, emerge la ley nacional de delimitación.

“Los municipios de Arbieto y Tolata han presentado por toda su colindancia. Esta ley de delimitación dice por dos tramos, nada más. Estaríamos hablando de un tramo en la parte norte y todo lo que es el espejo de agua de La Angostura”.

Un 70% de este límite ya cuenta con una ley nacional. Pero, hay problemas en dos áreas de sobreposición. En una acudirán a un referendo y en otra, al TSJ para que se dirima el límite total.

5 Cuatro actas: el procedimiento administrativo tiene tres etapas: inicio, ejecución en campo y etapa final. Comienza el trabajo en campo, reuniones de coordinación con las personas acreditadas, avanzando en las propuestas de límites que plantean. Cuando concilian, se coloca señalización, se hace la medición geodésica precisa, y se suscribe un acta. Después, se hace el cierre de la etapa de ejecución en campo.

En esa etapa se firman cuatro actas, una de conciliación (cuando hay acuerdo en un límite), una de no conciliación (cuando no acuerdan el límite), una de reconocimiento (firma solo una de las partes, cuando la otra no asiste a la segunda convocatoria) y una de acuerdo.

6 Ningún referendo: La Ley 339 apunta a la conciliación y sigue otros procesos. Pero, desde su aprobación en 2013, más de 10 años, ningún municipio en Cochabamba llegó a referendo para resolver estos problemas.

Las actas de no conciliación, cuando no se llega a un acuerdo en algún límite, derivan en referendo o procesos ante el TSJ.

Se va a referendo cuando existe población en el área de conflicto y solo quienes viven ahí participarían mediante ley nacional de convocatoria a refrendo.

Entretanto, el tema se trata en el Tribunal de Justicia, cuando en la zona no existe habitantes.

Pero, para emitir una convocatoria a referendo, se deben considerar seis meses antes y seis meses después de una elección nacional, municipal o judicial. “En este caso, vienen las elecciones judiciales, y va a ser un poco complicado que sea este año”, dijo Céspedes, haciendo referencia a casos como Villa Tunari con Colomi.

7 Hay 33 procesos: en el departamento hay un total de 33 procesos de delimitación en curso, según informó en días anteriores el jefe de la Unidad Técnica de Límites de la Gobernación, Ángel Pinto.