Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 29 de mayo de 2024
  • Actualizado 00:54

SU VALOR SE INCREMENTÓ 22 VECES

Precio de línea de taxitrufi sube de $us 500 a 11 mil en 10 años

El costo de este medio de transporte varía de acuerdo a la popularidad del mismo. 103 y 101 son los más solicitados en Cochabamba por la extensa ruta que cubren.
Taxitrufi de la línea 101 en el centro de Cochabamba.	ARCHIVO
Taxitrufi de la línea 101 en el centro de Cochabamba. Ayar Wari
Precio de línea de taxitrufi sube de $us 500 a 11 mil en 10 años

Los precios de las líneas de taxitrufis en Cochabamba se han incrementado hasta 20 veces en comparación de los costos que solían tener hace aproximadamente 10 años, cuando el negocio recién comenzaba.

Ser propietario de  una de estas líneas puede ser un negocio rendidor en algunos casos. Quizá por ello se multiplicaron hasta llegar a un total de 120 registradas en la jurisdicción de Cercado. Aun así, la inversión no deja de ser fuerte.

Los costos que pueden llegar a tener las líneas dependen de cada propietario o de los acuerdos entre los miembros de sus respectivos sindicatos.

Sin control

Al tratarse de una transacción privada, no existe la manera de regular los precios de las líneas de taxitrufis ni de sus alquileres.

Sin embargo, el mayor determinante para los precios es la popularidad de la línea y la extensión que cubre en la ciudad.

Un conductor de la línea 115, que no quiso ser identificado, indicó que pagó 500 dólares para obtener la línea. Pero la compra la realizó hace casi 10 años.

Asimismo, Pastor H., chofer y propietario de la línea 133 comentó que posee este medio de transporte desde hace 11 años, y que le costó casi 500 dólares.

Por otro lado, un conductor de la línea 101, que prefiere el anonimato, indicó que es un tema delicado para ellos hablar de los precios exactos de las mismas. Pero, señaló que en este caso el mismo oscila entre los 8 mil y 10 mil dólares.

Alquiler

El precio del alquiler, o renta, es de 150 bolivianos al día. Lo cual suma casi 4 mil bolivianos al mes, si un chofer trabaja seis días semanales.

Durante un abordaje al taxitrufi 103, el conductor dijo que en su sindicato hubieron casos en los que las líneas se vendieron hasta en 11 mil dólares.

Sin embargo, acotó que le parece un precio razonable ya que se trata de un “buen negocio”.

LAS MÁS POPULARES Durante el sondeo que realizó OPINIÓN a los conductores de estas líneas, los mismos coincidieron en que los precios de las mismas y sus alquileres, dependen también de cuán popular sea el medio de transporte y la extensión de sus rutas.

Las líneas de mayor precio, en este caso 103 y 101, son calificadas por los usuarios como las “nuevas líneas tradicionales”, pero no precisamente por su antiguedad, sino mas bien por la frecuencia con la que transitan y “su velocidad”.

“Estas líneas nunca paran, pasan cada cinco minutos. Y si quiero ir de rincón a rincón, este mismo me lleva”, indica Sandra Limachi, una pasajera de la línea 101.

Por otro lado, las líneas de taxitrufis que tienen precios más bajos, transitan con menor frecuencia y sus rutas son más cortas dentro de la ciudad.

NEGOCIO PRIVADO Los precios que se fijan para la venta de las líneas, así como para su alquiler, son determinados por cada propietario o suelen ser acordados entre los miembros de cada sindicato. Los mismos no cuentan con una regulación o control.

“Los precios de las líneas son un tema interno de cada sindicato. Ellos cuentan con estatutos orgánicos y personerías jurídicas para determinar esto”, explica Ever Rojas, director de Movilidad Urbana del municipio.

José Orellana, dirigente del transporte federado, indicó que como todo negocio privado, los precios fijados para la compra, venta y alquiler de las líneas se respeta. “Nosotros no podemos intervenir en ese aspecto, ni podemos regular nada”, señala.

“Si bien el servicio que prestan es ‘transporte público’ de pasajeros, los que otorgan el servicio son personas particulares, privados. Sabemos de manera extraoficial que los precios son elevados, pero no es nuestra atribución controlar eso”, asevera el concejal Edwin Jiménez.

RENTA No todos los conductores tienen la posibilidad de comprar un vehículo y una línea juntos. Ya que el precio sumado de ambos supera los 20 mil dólares. Una línea popular cuesta 11 mil y un vehículo, tipo Ipsum, popular para trabajar en transporte público, cuesta alrededor de 12 mil dólares.

Por ello, muchos optan por alquilar, o “rentar”, la movilidad y la línea juntas.

Dicha renta tiene un precio de 150 bolivianos al día. Y si el chofer trabaja durante seis días a la semana, este alquiler mensual resulta en casi 4 mil bolivianos.

Algunos conductores señalan que las ganancias son variables y que tuvieron malos días en los cuales solo llegaron a cubrir la renta.

Otros admiten que sus ganancias son buenas, pero que para ello deben trabajar hasta un promedio de 16 horas diarias.

Varios choferes apuntan a reunir el dinero suficiente para comprar una línea de taxitrufi.