Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 24 de junio de 2024
  • Actualizado 22:53

El padre Albó, el jesuita que combatió la dictadura y luchó por los pobres, está delicado

Xavier Albó fue sacado trasladado a la residencia Nuestra Señora de la Esperanza, en Cochabamba, donde pasará sus últimos días. 
El padre Albó, uno de los jesuitas que luchó contra la dictadura en Bolivia. ARCHIVO
El padre Albó, uno de los jesuitas que luchó contra la dictadura en Bolivia. ARCHIVO
El padre Albó, el jesuita que combatió la dictadura y luchó por los pobres, está delicado

El padre Xavier Albó fue sacado del hospital y trasladado a la residencia Nuestra Señora de la Esperanza, Cochabamba, donde pasará sus últimos días. Así lo ha informado Marcos Recolons SJ, superior de la Compañía de Jesús.

Según el jesuita, el padre Albó se encuentra muy delicado y bajo el cuidado de una enfermera.

“Lo han traído aquí (a la residencia Esperanza), está bien atendido con esas camas que usan en las clínicas, con suero y oxígeno. Él está rodeado de la gente que lo quiere, parece que la situación no tiene una salida y puede vivir días o semanas. Está aquí y los médicos nos han dicho que no se puede hacer nada más”, lamentó Recolons en declaraciones a Urgente.bo.

Hace seis años, el jesuita fue operado de un tumor que tenía en el cerebro. En estos últimos años, su cuadro se complicó y parece que tuvo una hemorragia cerebral”, argumentó.

Los familiares del sacerdote se encuentran en España. Albó nació en la Garriga (Catalunya, España) el 4 de noviembre de 1934, justo un año y medio antes de que se desatara la Guerra Civil española.

El 24 de junio del 2016, en una entrevista concedida a Urgente.bo, Albó manifestó que es partidario del proceso de cambio, pero dijo que no renunciaba al libre pensamiento. Al ama sua (no seas ladrón), ama llulla (no seas mentiroso), Ama quella (no seas flojo).

“Le agregué el ama llunk'u (no seas adulador) y el ama ch’in (no calles). Eso quiere decir que cuando uno sabe cosas que son importantes, no hay que callárselas por miedo a que te repriman”, indicó en aquella ocasión el padre Albó.

Con todo el trabajo que hizo por los más pobres, entonces, el padre Albó aseguraba que se siente “más boliviano que español”, porque desde que llegó al país ha luchado por los derechos ciudadanos en los tiempos de la dictadura, con su participación, por ejemplo, en aquella huelga que dio fin al gobierno de facto de Hugo Banzer.

Contó que “ya estaba nombrado para ir a Bolivia antes del 9 de abril de 1952”, pero indicó que llegó unos meses más tarde y notó que “había dos Bolivias”. La urbana, en su mayoría falangista, y la Bolivia rural, que era favorable al Movimiento Nacionalista Revolucionario".

“Hablaba más de que todos éramos de un mismo país mestizo y camuflaba las diferencias de las distintas culturas”, afirmó.

El 9 de julio del 2016, Albó, que es reconocido por ser uno de los amigos del sacerdote Luis Espinal, explicó la historia de la cruz hecha en base martillo y la hoz, cuya réplica fue entregada por el expresidente del Estado Evo Morales al Papa Francisco en el Palacio de Gobierno. Dijo que fue medida “con papel higiénico” al no haber un flexómetro.