Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 24 de octubre de 2021
  • Actualizado 21:32

Mito e incredulidad empantanan la vacunación en Cochabamba

El SEDES implementa la inoculación obligatoria de forma indirecta. Proponen desplazar brigadas masivas de inmunización en el departamento.
Una persona se registra en el Hospital del Sur durante la jornada de vacunación realizada ayer. RUBÉN RODRÍGUEZ
Una persona se registra en el Hospital del Sur durante la jornada de vacunación realizada ayer. RUBÉN RODRÍGUEZ
Mito e incredulidad empantanan la vacunación en Cochabamba

El mito de que la vacuna enferma a las personas y la incredulidad sobre sus beneficios son los principales factores para que la inmunización esté empantanada en Cochabamba, según el Servicio Departamental de Salud (SEDES). 

"Estamos haciendo muchas campañas para que accedan, pero no van, no acuden. Piensan que nosotros les estamos introduciendo la enfermedad, que a través de la vacuna estamos llevando la enfermedad. Hay otros mitos también que tiene la gente. Piensan que se van a enfermar más si se vacunan", aseguró el jefe de Vigilancia Epidemiológica del SEDES, Rubén Castillo.

Asimismo, detalló que el Trópico y el Cono Sur son las regiones donde más resistencia se evidencia. "Que digan que no tienen la información sobre la vacuna es mentira. En el mundo se está hablando de COVID. Cualquier centro tiene la cantidad de vacunas necesarias. Estamos yendo a las OTBs, juntas vecinales para coordinar. Ya no sabemos qué más vamos a hacer. Lamentablemente, no es obligatoria la vacuna", señaló Castillo. 

Sobre el último punto, el director del SEDES, Freddy Medrano, explicó que la ley indica que la inmunización es voluntaria, pero reconoció que como institución están exigiendo, hace dos semanas, la inoculación de su personal. 

Asimismo, recalcó que también hay organizaciones que exigen el certificado de vacunación a sus empleados para garantizar la bioseguridad en sus ambientes. “De nada sirve que el personal no esté vacunado y otra persona asintomática ingrese y esté contagiando”, afirmó Medrano. 

Por su parte, Castillo dijo que están tomando algunas medidas más directas para presionar, de alguna forma, a que las personas se vacunen. "Nosotros tomamos como estrategia obligar indirectamente a la gente. Por ejemplo, para hacer los trámites en el SEDES, les pedimos que estén vacunados”, sostuvo. 

BRIGADAS MASIVAS

Ante el lento avance de la inmunización en el departamento, Medrano aseguró que propondrán a la Sala Situacional que las brigadas de rastrillaje se dediquen a la vacunación masiva casa por casa, sobre todo en las zonas donde el índice de inoculación permanece bajo. 

Las brigadas desplazarían primeras y segundas dosis. Si bien esta estrategia ya se aplica en las áreas rurales, se buscará hacerlo con más fuerza. “A estas brigadas que estaban haciendo rastrillaje les vamos a volcar al sistema de vacunación domiciliaria. También se irá a colaborar a los establecimientos con menos alcance”, aseveró Medrano. 

Sobre el tema, Castillo reprochó la actitud de la población y enfatizó el trabajo que realiza el SEDES. “La gente es muy cómoda. Cada uno tiene la responsabilidad de cuidarse y cuidar a su familia. Nosotros ya hemos hecho el esfuerzo, estamos trabajando de lunes a lunes, cada fin de semana de rastrillaje y ahora salir casa por casa. El personal de salud también tiene familia. También se expone. Hemos hecho todo". 

Hasta el momento, Cochabamba cuenta con el 56.3% de cobertura de vacunación. Hace unos días, el coordinador general del SEDES, José Sejas, aseguró que hay una alta relación entre las personas que están en estado crítico a causa de la COVID-19 y la falta de vacunación. "Recalcar que el 92% de las personas que están en terapia intensiva no han recibido ninguna dosis de inmunización. Asimismo, el 96% de los fallecidos por la COVID en la tercera ola era gente que no tenía ninguna vacuna", indicó.

Por su parte, Medrano recalcó que es fundamental no descuidar las medidas de bioseguridad y evitar las concentraciones masivas.