Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 20 de octubre de 2021
  • Actualizado 00:59

MAS rechaza posibilidad de trasladar la planta de urea

Ante tal sugerencia, este martes el senador por el Movimiento Al Socialismo (MAS) Efraín Chambi señaló que su bancada se siente profundamente consternada con la idea de desplazar la planta hasta otro departamento.

MAS rechaza posibilidad de trasladar la planta de urea

En días pasados, Herland Soliz, gerente de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos (YPFB) hacia conocer que la planta de urea y amoniaco era un mal negocio para el país toda vez que su rentabilidad es paupérrima y que venía trabajando al 10% de su capacidad, el ejecutivo sostuvo que para revertir la situación se sugería trasladar la planta a un lugar donde se tenga menor distancia logística con el mayor comprador que es Brasil.

Ante tal sugerencia, este martes el senador por el Movimiento Al Socialismo (MAS) Efraín Chambi señaló que su bancada se siente profundamente consternada con la idea de desplazar la planta hasta otro departamento.

“Expresamos nuestra profunda preocupación respecto a algunos anuncios que ha estado llevando adelante el gobierno de transición, ejemplo; el traslado de la planta de urea del trópico de Cochabamba al departamento de Santa Cruz, asimismo, el anuncio de la necesidad de privatizar YPFB que dio a conocer el ministro Zamora en Yacuiba”, señaló Chambi.

En criterio del legislador, el traslado o privatización de la planta no estaría dentro de las atribuciones de un gobierno de transición por lo que pidió al estado no aventurarse con esa idea “la Constitución Política del Estado prohíbe cualquier tipo de privatización de recursos estratégicos naturales del país”, enfatizó Chambi quien agregó que la labor del actual gobierno debiera ser garantizar el desarrollo de unas elecciones transparentes.

Acotó que las organizaciones sociales del trópico de Cochabamba determinaron no permitir el traslado de la industria, toda vez que fue "un logró" para ese sector durante el gobierno del MAS. “No vamos a permitir bajo ningún argumento que la planta de urea sea trasladada a otro departamento, es el sentimiento de todos los movimientos sociales, los estantes y habitantes del departamento de Cochabamba principalmente del trópico”, puntualizó el legislador.

La planta de urea y amoniaco le costó al Estado boliviano 1.053 millones de dólares sin embargo, por una mala proyección no se alcanzó el nivel de rentabilidad que se esperaba, según el gerente de YPFB, quien señaló que la industria deberá estar paralizada por el lapso de dos meses mientras se lleve adelante un proceso de "auditoría extrema" y posteriormente se sabrá si la misma continua en operaciones en Bulo Bulo o es desplazada hacia otro departamento.