Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de mayo de 2024
  • Actualizado 11:51

Leyes y Tellería disputan la silla edil a poco de cerrar la gestión

La jornada pasada hubo de protestas, agresiones, advertencias procesos y cárcel, memorandos y notas que se enviaron entre las autoridades en conflicto.

El alcalde titular, José María Leyes, durante una conferencia de prensa en su casa, la mañana de este jueves (i) y las agresiones contra el abogado Edwin Paredes, en puertas de la Alcaldía, este jueves (d). NOÉ PORTUGAL
El alcalde titular, José María Leyes, durante una conferencia de prensa en su casa, la mañana de este jueves (i) y las agresiones contra el abogado Edwin Paredes, en puertas de la Alcaldía, este jueves (d). NOÉ PORTUGAL
Leyes y Tellería disputan la silla edil a poco de cerrar la gestión

El alcalde titular de Cochabamba, José María Leyes, quiere volver a la silla edil con el aval del fallo de un tribunal constitucional que anuló sanciones de suspensión. Pero, el suplente temporal Iván Tellería no deja el cargo y argumenta que la determinación de ese tribunal rige para sanciones que ya fueron cumplidas en diciembre y no para las actuales.

La jornada de este jueves hubo conflictos. Un grupo de personas, entre ellas trabajadoras municipales, se apostó en puertas de la Alcaldía en vigilia y protesta, para impedir que Leyes pueda ingresar como lo había anunciado. Sacaron a empujones del lugar a Edwin Paredes, exfuncionario de Leyes y ahora su representante legal. Además, durante la jornada hubo advertencias, del lado de Leyes y de Tellería, de procesos legales. Tellería siguió con sus actividades como Alcalde; Leyes hasta emitió un memorando, que fue calificado de “falso” por personeros municipales.

Durante su gestión, además de proceso penales, Leyes tuvo denuncias ente la Comisión de Ética del Concejo Municipal, desde donde se emitió un total de seis resoluciones con suspensiones, cada una de 30 días sin goce de haberes. Las sanciones comenzaron a cumplirse desde octubre de 2020. En la actualidad, Leyes estaba en la quinta suspensión, pero, la Sala Constitucional 4 del Distrito Judicial de Santa Cruz, emitió el 3 de marzo la determinación de anulación de resoluciones de suspensión y que se dé su restitución “inmediata” como Alcalde.

Entones, el conflicto se activó. Leyes asegura que esa determinación da pie a la anulación de las demás sanciones. Pero, para Tellería, el fallo solo resuelve dejar de lado resoluciones que ya se cumplieron en diciembre de 2020, y que las actuales están vigentes, por lo que continuó sus actividades, aunque Leyes anunció que volvería al trabajo como autoridad edil.

Sobre la movilización en contra de Leyes, él dijo que “cualquier persona que obstruya la ejecución de un fallo judicial, tendrá también que responder ante la justicia”.

Si no se dan inconvenientes en las elecciones de este domingo, las nuevas autoridades asumirían a fines de marzo, Leyes dijo que estas semanas se debe trabajar en la transición. Insistió con la decisión del Tribunal y recalcó que “el Concejo Municipal no tiene competencia para suspender al Alcalde”.

Por su lado, Tellería, quien suple a Leyes desde hace cinco meses, recordó que la actual suspensión es hasta el 12 de marzo. “Esa resolución no ha sido anulada ni revocada, está totalmente vigente y yo estoy cumpliendo mis funciones como alcalde suplente. Basta de buscar más problemas”

El secretario general de la Alcaldía, Mario Olguín, manifestó que el alcalde suplente está “en pleno ejercicio de sus funciones”.

Ayer, Tellería entregó obras y asistió al despacho pasadas las 10 de la mañana, mientras la protesta contra Leyes continuaba.

A los minutos llegó a la Alcaldía el abogado de Leyes, Paredes, acompañando a un notario. Pero, su ingreso les fue impedido. Quienes estaban en vigilia se pusieron delante de los guardias municipales y le gritaron sin dejarle ni siquiera hablar.

“¡Fuera! ¡Fuera!”, le echaron a empujones y lo siguieron. Paredes intentó ingresar por la puerta lateral de la calle General Achá y tampoco se lo permitieron. Lo siguieron hasta la esquina de la avenida Ayacucho, mientras le arrojaban naranjas y objetos, además de echarle agua desde lejos,

“¿Dónde están las mochilas?”, le gritaban, recordando el caso por el que Leyes fue en principio suspendido por el Concejo y por el que incluso estuvo en la cárcel con detención preventiva.

Paredes cuestionó la violencia con la que se actuó en su contra y manifestó que Olguín y la representante de los trabajadores municipales están en una situación legal “complicada”. Acotó que el notario de Gobierno emitirá un informe y que presentarán una denuncia ante el Ministerio Público, para pedir las garantías correspondientes y poder ingresar.

Anunció que Leyes estará en la Alcaldía “en las próximas horas”.

Recalcó, además, su postura en contra del Concejo Municipal, por haber emitido las suspensiones. “Su función en fiscalizar y legislar, no es destituir ni suspender alcaldes. Les dije que se alisten les dije para irse tras las rejas y hoy lo sostengo”, advirtió.

LAS NOTAS

Leyes le envió la tarde del miércoles una nota a Tellería, diciéndole que reasumiría el cargo en cumplimiento al fallo del Tribunal que dispuso que eso sea “inmediato” y con la advertencia de que cualquier acto que realice a partir de la fecha “no solamente es nulo, sino que son conductas debidamente tipificadas en la normativa penal vigente”.

Ayer, un abogado de la Alcaldía intentó entregarle una nota a Paredes: la respuesta de Tellería a la carta de Leyes, que incluía un informe jurídico. Pero, él la rechazó porque estaba a nombre de Leyes.

El secretario de Asuntos Jurídicos, Néstor Enriquez, dijo que el documento respondía que “al haber sido el señor Alcalde (Tellería) tercero interesado, él no ha sido accionado directamente por el amparo constitucional” y agregó que ingresó a la audiencia a prestar su informe.

Remarcó que los accionados fueron los concejales. Añadió que el Concejo designó a Tellería y que es la única instancia que puede determinar si debe dejar el cargo.

UN MEMORANDO DE LEYES

Leyes, asumiendo como alcalde tras el fallo del Tribunal a su favor, emitió un instructivo dirigido al secretario Administrativo y Finaciero, Marcelo Camargo, para “proceder con el pago y cancelación de sueldos a todo el personal del gobierno Autónomo Municipal de Cochabamba, en un plazo no mayor a 24 horas”.

En redes sociales publicó el memorando y cuestionó que no se hayan pagado sueldos. “Es por eso que mi primer acto al retornar a la Alcaldía fue instruir al Secretario de Finanzas que en el día proceda con el pago de sueldos adeudados”, escribió.

Desde la Alcaldía rechazaron la validez de ese memorando.

Olguín dijo que es un “memorando falso” y que Leyes comete “usurpación de funciones” y que eso es una muestra más de que se sigue un procedimiento ilegal.

“Este es un papel, nada más. No es un memorando que tiene efecto jurídico alguno”.

Camargo, sostuvo que el documento no cumple con las formalidades del caso. “Normalmente los memorandos salen con visto bueno de la Secretaría General, donde concurren algunos técnicos, para ver si es pertinente o no la emisión”, aseveró, y acotó que lleva un número correlativo que no correspondería.

Acotó que el documento no le llegó oficialmente.

Sobre los pagos y la instrucción de hacerlo en 24 horas, aclaró que los haberes tienen un tiempo de pago hasta el 10 de cada mes vencido y que están en los plazos.

Apuntes

Contra el Tribunal

La Sala Constitucional 4 del Distrito Judicial de Santa Cruz fue la que determinó procedente el amparo presentado por Leyes para anular las suspensiones emitidas por el Concejo.

Tellería anunció que presentarán una denuncia. Olguín detalló que el Tribunal incurrió en prevaricato, y añadió que “se está falseando respecto a los alcances del fallo”.

Inspecciones

El abogado Paredes informó que hicieron inspecciones y que verificaron que en varias oficinas hubo personal que abandonó su fuente de trabajo, entre ellos secretarios municipales.

Tellería lo negó. Convocó a una conferencia de prensa y se presentó junto a los secretarios asegurando que trabajaban con normalidad.