Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 24 de octubre de 2021
  • Actualizado 03:20

Incendio provocado en Cotapachi deja entre 15 y 20 hectáreas quemadas y animales muertos

El fuego causó que se activaran distintos grupos operativos en la zona. Mañana regresarán al lugar para continuar con el monitoreo de la situación. 
Un bombero, impotente ante la escena de un lagarto sin vida. Dico Solís
Un bombero, impotente ante la escena de un lagarto sin vida. Dico Solís
Incendio provocado en Cotapachi deja entre 15 y 20 hectáreas quemadas y animales muertos

El incendio de magnitud que se generó en Cotapachi, Quillacollo, demandó que bomberos y otros grupos operativos coordinaran acciones y trabajaran durante casi cinco horas en el lugar.

 El director de la Unidad de Gestión de Riesgos de la Gobernación de Cochabamba, Fernando Fernández, confirmó que las acciones comenzaron a las 13:30 y culminaron luego de las 18:00.

Inicialmente, los comunarios del lugar advirtieron sobre la presunta muerte de una persona. Sin embargo, más tarde, la Policía descartó que existieran bajas humanas, producto del siniestro.

En la zona actuaron patrullas, bomberos voluntarios y personal de la Gobernación, con el objetivo de evitar que las llamas llegaran a las viviendas, que aunque no se encontraban próximas, sí había peligro de propagación mayor.

Fernández confirmó que el incendio fue provocado y que se quemaron entre 15 y 20 hectáreas. Las cifras oficiales se conocerán mañana, luego de que se socialice el informe final. 

Las llamas han sido controladas luego de labores de enfriamiento. No obstante, mañana regresarán a la zona para un nuevo control.

ANIMALES 

Si bien es cierto que, oficialmente, el coronel Adalid Valenzuela, comandante de la Policía de Quillacollo, negó que existieran muertos, del mismo modo que descartó que hubiera personas dañadas por el fuego, la flora y la fauna del lugar se vieron severamente afectadas. Árboles, arbustos y animales se calcinaron. 

Los bomberos enfrentaron escenas lamentables de lagartos sin vida, producto de las llamas provocadas.