Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 30 de septiembre de 2022
  • Actualizado 21:40

Los hogares de niños tienen un dispositivo para cada 10 escolares

Estos establecimientos de acogida carecen de recursos tecnológicos. Algunos funcionarios prestan sus celulares a los menores de edad para que accedan a educación en línea.
Niñas del hogar de La Providencia durante sus clases virtuales. DICO SOLÍS
Niñas del hogar de La Providencia durante sus clases virtuales. DICO SOLÍS
Los hogares de niños tienen un dispositivo para cada 10 escolares

Las clases virtuales y semipresenciales develaron las carencias tecnológicas que hay en algunos hogares de niños de Cochabamba.

OPINIÓN habló con dos establecimientos de acogida y la situación es casi la misma: no tienen los suficientes dispositivos móviles para garantizar el acceso a la educación de los menores de edad.

En el hogar La Providencia, que está emplazado por la zona de Cuatro Esquinas de Tiquipaya, la situación es crítica. Hay 74 niñas y 72 están en edad escolar, pero solo tienen ocho computadoras a disposición.

A la hora de clases, están confinadas en la única sala de computación que tiene la institución. Es decir, les toca una máquina por cada 10 niñas.

Miriam Machuca, la directora del centro de acogida La Providencia, contó que antes del brote del virus, en ese reducido espacio las niñas realizaban tareas e investigaciones, pero desde que inició la gestión escolar se convirtió en el aula para 72 menores de edad. “Es una sala pequeña. No se puede, es un caos”.

En la sala están metidas niñas desde preinicial, hasta estudiantes de sexto de secundaria.

Algunas menores que tienen familia ampliada lograron conseguir dispositivos móviles, pero son casos reducidos.

MÁS CASOS

La situación es similar en el hogar de Quillacollo llamado Tres Soles.

La responsable de Recursos Humanos de ese establecimiento, Stefany Gurtner, contó que, en solidaridad con los menores de edad, el personal de turno presta sus celulares para que accedan a clases, pero no abastecen.

Ahí hay 18 estudiantes que están inscritos en dos colegios rurales de Quillacollo, uno de primaria y otro de secundaria, pero solo tienen a disposición tres computadoras, “incluyendo la de Administración”.

Hasta cinco personas pasan clases en un solo ordenador y todos son equipos muy básicos.

Actualmente, los niños de este hogar solo están como oyentes en las clases virtuales, no pueden participar debido a que sus computadoras no cuentan con dispositivos adicionales como cámaras y micrófonos.

Ante la falta de equipos tecnológicos, se tiene que elegir quién pasa clases cierto día y quién no. Lo valoran en función de la importancia de la materia, confesó Gurtner.

SITUACIÓN

La posibilidad de que los niños y adolescentes salgan de esos centros hacia las escuelas o colegios no es una opción, debido a que hay riesgo de que toda la comunidad se contagie.

Los hogares La Providencia y Tres Soles no quieren que los niños se perjudiquen, por lo que instaron a la población a cooperar con dispositivos electrónicos en desuso u otros materiales educativos.

Además, necesitan un servicio de internet de mejor calidad para garantizar la conexión total.

La Providencia contó que remitió una carta al Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges), al ministerio correspondiente y otras instancias públicas para contarles sobre la situación en la que se encuentra, pero, desde el año pasado, no recibe respuesta.

El número de referencia del hogar Providencia es el 72712592. La Directora dijo que el personal está dispuesto a recoger las donaciones.

Tres Soles tiene el número 72227312 para coordinar cualquier donación.

En ese establecimiento los menores necesitan también textos de inicial y secundaria.