Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 20 de octubre de 2021
  • Actualizado 18:05

Guarderías privadas ya funcionan; madres exigen que públicas reabran

Los centros infantiles que están abiertos aplican protocolos de bioseguridad aprobados por el Servicio Departamental de Salud (SEDES).
Una mujer vende frutas en el mercado cargando a su hija en un aguayo.  DICO SOLÍS
Una mujer vende frutas en el mercado cargando a su hija en un aguayo. DICO SOLÍS
Guarderías privadas ya funcionan; madres exigen que públicas reabran

Los niños que tienen posibilidades económicas acuden a guarderías mientras sus padres trabajan. Los que no, deben acompañarlos en sus jornadas laborales.

Más del 50% de instituciones afiliadas a la Asociación de Jardines Privados de Cochabamba (Ajpric) y debidamente registradas en el Servicio Departamental de Gestión Social (Sedeges) reabrió. Sin embargo, los jardines públicos aún no están funcionando.

Un grupo de madres de familia protestó esta semana en la ciudad de Cochabamba exigiendo la reapertura de 55 centros infantiles municipales que están cerrados desde el brote de coronavirus.

Desde la Jefatura de Centros Infantiles de la Alcaldía de Cochabamba indicaron que se está trabajando en una apertura segura de estos espacios, considerando que los niños son una “prioridad” para la Municipalidad.

SITUACIÓN Si bien hay guarderías abiertas en Cochabamba, las privadas, todas cumplen un protocolo que trabajaron desde la gestión pasada.

La presidenta del rubro, Carla Villalobos, señaló que todos los afiliados tienen el aval del Servicio Departamental de Salud (SEDES).

Cuando se gestaba el protocolo cochabambino de jardines infantiles, Villalobos contó que tomaron experiencias internacionales, como la de Uruguay, donde las guarderías se reactivaron a meses del brote de COVID-19.

Es así que los responsables de estas instituciones particulares tenían los manuales listos una vez que las autoridades de salud les dieron luz verde para reabrir.