Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 04 de julio de 2022
  • Actualizado 17:58

Gasto en clases presenciales es mayor; pero se aprende menos en las virtuales

Un niño pasa clases virtuales mediante un celular. DICO SOLÍS
Un niño pasa clases virtuales mediante un celular. DICO SOLÍS
Gasto en clases presenciales es mayor; pero se aprende menos en las virtuales

Camila, de 14 años, está en tercero de secundaria en un colegio de Colcapirhua, en el Eje Metropolitano de Cochabamba. En medio de la pandemia de COVID-19, tuvo clases virtuales y, hace poco, empezó nuevamente las presenciales.

En su casa hay Internet y tiene los equipos necesarios para los cursos a distancia. Sin embargo, su mamá reconoció que percibe que el aprendizaje no se compara al sistema presencial; aunque destaca la habilidad de varios profesores.

Agregó que en las clases presenciales los gastos son mayores, por el material escolar, uniforme y hasta el gasto en pasaje u otros.

La experiencia de esta familia coincide con varios resultados que se publicaron en el libro ‘Pandemia y Crisis (resiliencia y adaptación)’, presentado el lunes.

El documento fue dirigido por el investigador del Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (CERES) Roberto Laserna, y fue apoyado por 11 coautores.

Entre los hallazgos del estudio se expone el capítulo “Efectos de la pandemia en la educación y crianza de los hijos”, escrito por Pedro Badrán y Cecilia Jaldín.

Badrán describió que hay niños que nacieron en un entorno de encierro desde 2019.

“A nosotros nos llega la pandemia con un previo calentamiento, desde los 21 días de protesta luego de las elecciones de 2019 y los conflictos postelectorales”, dijo y acotó que, luego, actividades como las escolares ya no fueron normales.

Con las cuarentenas, al final de la tercera ola, cerca de la mitad de los estudiantes desarrolló clases a distancia o virtuales.