Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 02 de octubre de 2022
  • Actualizado 14:54

Feicobol, de un terreno donado por una familia cochabambina a la mayor vitrina de negocios

Cientos de personas caminan en los pasillos de la Feicobol. DICO SOLÍS
Cientos de personas caminan en los pasillos de la Feicobol. DICO SOLÍS
Feicobol, de un terreno donado por una familia cochabambina a la mayor vitrina de negocios

La Feria Internacional de Cochabamba se ha convertido, desde hace mucho tiempo atrás, en una de las actividades comerciales más grandes del país. Un evento que ha sido la vitrina para muchos de los negocios locales y nacionales, y que esperan seguir mostrándose este año.

La gerente de la Fundación Feicobol, Eunice Achá, informó que ya son 30 años de vida institucional, con muchos hitos históricos en el camino. Esperan seguir por esa senda, a la espera también de ver condiciones y situaciones para realizar las actividades este 2022.

“Se donaron 10 hectáreas en ese entonces. En el año 92 es cuando se crea la fundación Feicobol con el propósito de internacionalizar mucho más las actividades feriales”, dijo Achá, a tiempo de añadir que año tras año se han ido consolidando diferentes comercios y emprendimientos que se presentaban en dicha feria y en otras que se organizaba.

Contó, además, que la feria del año pasado sirvió para ver diferentes capacidades para organizar evento en poco tiempo.

“La de 2021 organizamos como nunca, en dos meses prácticamente, ver diferentes temas, definir muchas cosas, tomar decisiones… y así nos íbamos moviendo con las actividades, eso hacia tener temas organizados y planificados”, sostuvo.

Para este año, la Feria está “en veremos” pues las instancias correspondientes están a la espera de ver las condiciones sanitarias. “Esperamos que por un lado las restricciones puedan ser propicias”, declaró.