Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 31 de enero de 2023
  • Actualizado 13:03

FERIA RECIBE VISITANTES DE TODO EL PAÍS

Fanáticos coleccionan hasta 30 mil discos de vinilo en la Llajta

Los "melómanos" tienen lugares preciados para sus "tesoros" en sus hogares. Organizan fiestas y tienen programas de radio.
Juan Carlos Galarza expone un tocadiscos en su tienda de vinilos.      NOÉ PORTUGAL
Juan Carlos Galarza expone un tocadiscos en su tienda de vinilos. NOÉ PORTUGAL
Fanáticos coleccionan hasta 30 mil discos de vinilo en la Llajta

Alegría, sentimientos, memoria y nostalgia son solo algunos de los conceptos que motivan a los coleccionistas de discos de vinilo en Cochabamba a buscar "invaluables tesoros musicales" en tiendas y anticuarios hasta el punto de acumular hasta 30 mil piezas en sus hogares.

Contrario a las ideas de que los coleccionistas de estos discos son solo personas adultas o que solo coleccionan pistas de rock, los fanáticos aseguran que buscan reivindicar una gran diversidad de géneros -muchos de ellos olvidados- que, en su momento , fueron plasmados en este formato.

30 MIL Y MÁS Juan Carlos Galarza tiene 50 años de edad, su amor y fanatismo por los discos de vinilo inició hace poco mas de 10. En todo este tiempo llegó a tener más de 30 mil piezas.

"Al principio se trataba de puro gusto, poco a poco empecé a buscar solo cosas que a mí me gustaban, artistas que me llamaban la atención, pero sobre todo, empece a comprar discos de artistas que me gustaban muchísimo desde hace varios años atrás, porque cuando era más joven no podía, pero luego sí me di el gusto de tener esos discos y escuchar", indica.

Luego, instaló un puesto de venta ubicado en frente de la terminal de buses, en la avenida Ayacucho.

"Venía mucha gente incluso con cajas de discos, muchos de ellos no sabían el verdadero valor de lo que estaban regalando u ofreciendo a muy bajos precios, porque solo querías deshacerse de los vinilos que ocupaban espacio en sus casas. Yo solo recibía y escogía entre las cosas que me gustan y otras que podría vender a los amigos que visitan", señala.

Luego, el ambiente se convirtió en un galería en la cual Galarza continua con su tienda de discos, muy atractiva a la vista por las numerosas antigüedades y algunas "rarezas" que se exiben a través de los mostradores de cristal.

"Siempre vienen los amigos a comprar, a compartir, a conversar de música, y es agradable", asegura.

PIEZAS ESPECIALES "Todo está a la venta, si sabes ofrecer buen precio", aseguran algunos amigos de Galarza sobre algunas piezas de colección que guarda, pero él calla al respecto.

Además de algunas primeras ediciones de fotovinilos (discos con figuras de los artistas impresas en los mismos), el propietario de esta tienda -una de las más grandes en Cochabamba- cuenta con discos en acetato e incluso con tarjetas musicales, que al ponerlas en los reproductores desprenden diversas melodías.

El disco más antiguo que Galarza guarda en su tienda data del año 1905 y es de una cantante llamada Jewel Song, "Faust".

CASUALIDAD Juan Edwin Sejas, es un cochabambino de 62 años que, a causa de la pandemia, hoy casi no sale de casa. Pero antes de 2020, también solía ser un fanático, coleccionista y vendedor de discos de vinilo.

Según cuenta, este gusto fue adquirido por pura casualidad. Hasta 1998 se dedicaba a vender libros en inmediaciones del pasaje Joaquin Zenteno Anaya (del Correo). Pero un día lo llevaron a recoger unas cajas de discos en la zona de Pacata, de los cuales quedó totalmente deslumbrado y se los llevó. Ese mismo año compró un tocadiscos.

En el año 2000, abrió una tienda de discos en la calle Uruguay, con la cual prosperó por casi 20 años, hasta que tuvo que cerrarla en 2020 debido a la pandemia.

"Quise volver, pero ya los alquileres están muy caros. Además es muy peligroso aun salir para mi edad. Por ahora mis amigos me llaman para revisar los discos que tengo", indica.

OBRAS DE ARTE José María Mendoza es maestro y oriundo de Chuquisaca, pero reside en Cochabamba. Lleva 25 años coleccionando discos, aunque prefiere considerarse todo un melómano, con alrededor de 3 mil piezas en su departamento.

 “Pienso en la calidad del audio, en el valor histórico y como obra de arte completa desde la tapa hasta las canciones y en la concepción de la música como una obra de arte completa”, indica.

Asegura que no importa el género, sino el estado de ánimo con el cual va en busca de ellos.

SONIDO 15 Se autodenomina una hermandad, compuesta por tres melómanos y fanátidos del formato de discos de vinilo.

Carlos Fiorilo, Luis Rodríguez y Miguel Zurita coleccionan discos desde hace casi 10 años y juntos poseen casi 15 mil piezas de diversos géneros que van desde cumbia y folclore hasta roc y música disco.

Aseguran que el motivo principal es la búsqueda de la revalorización de la música en este formato, así como de algunos artistas de antaño que, en su momento, grabaron sus propios discos pero por diferentes circunstancias no se difundieron.

FERIAS Y RADIO Muchos coleccionistas emprendieron con programas radiales en los cuales se reproducían distintos sets de discos.

En radio Moda, DJ Dinosaurio fue uno de los conductores más conocidos  en la labor de difundir este formato.

Hoy, Fuera de Sector es el único programa radial vigente bajo esta dinámica.

Juan Carlos Galarza organiza una feria de discos de vinilo cada año en ambientes de su tienda. El pasado abril, se realizó la última versión de este evento que contó con la participación de más de 300 personas.

11 coleccionistas de la ciudad acudieron al evento para canjear, comprar y vender piezas de distintos géneros.

“Fue buen evento, creo que este año la feria fue la que más asistentes tuvo. Iniciamos con la primera versión en 2019, quisimos repetir a fin de año, pero por los conflictos no pudimos. Este año sería la tercera versión y la más exitosa”, concluye.