Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 22 de mayo de 2022
  • Actualizado 07:20

Estudiantes de San Simón dan apoyo psicológico gratuito a sector salud

La línea gratuita 168 y el celular 62710879 estarán disponibles para brindar este servicio a las personas que lo necesiten a causa de las presiones por la pandemia.
 
Yercin Mamani, director del Servicio Departamental de Salud. Foto: Opinión
Yercin Mamani, director del Servicio Departamental de Salud. Foto: Opinión
Estudiantes de San Simón dan apoyo psicológico gratuito a sector salud

Estudiantes de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS) brindarán apoyo psicológico a los trabajadores del sector salud, pacientes COVID y a las familias afectadas por las presiones de la pandemia.

El director del Servicio Departamental de Salud (SEDES) de Cochabamba, Yercin Mamani, informó sobre este nuevo servicio, a tiempo de agradecer el trabajo voluntario de los estudiantes de dicha casa superior de estudios que buscan aliviar las presiones psicológicas por las que atraviesan los médicos y enfermeras en primera línea de lucha contra el coronavirus, los pacientes que vencieron y atraviesan por la enfermedad y sus familias.

La línea gratuita 168 y el celular 62710879, vía WhatsApp, son los números a través de los cuales la población puede acceder al servicio.

DATOS
Las mujeres y los adultos mayores de Cochabamba son los que más ayuda psicológica buscan en pandemia. La mayoría teme morir. Esto fue constatado por el equipo de psicólogos de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS).

Si bien esos dos segmentos mencionados tienen problemas emocionales a consecuencia del brote del virus, sus circunstancias son diferentes.

Las mujeres que buscan apoyo psicológico son aquellas que se enteraron que dieron positivo a coronavirus y contagiaron a miembros de su familia que tienen enfermedades de base. Cuando se contactan, “están llorando, están angustiadas”, contó la psicóloga del equipo de coordinación de la UMSS, Stefany Morales.

La situación de algunas de ellas es tan crítica, que no pueden ni hablar debido al llanto inconsolable, por lo que el equipo de psicólogos opta por el envío de mensajes de texto. “Cuando están más calmadas, se les hace las llamadas”.