Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 06 de julio de 2022
  • Actualizado 00:05

SÚMATE VS MAS

Denuncias y contradenuncias enfrentan a oficialismo y oposición en la Municipalidad

Casos como la contratación de empresas de seguridad a cargo de la actual gestión y procesos anteriores contra concejales del MAS se exponen en el escenario público.
El alcalde Manfred Reyes Villa y los concejales Joel Flores (MAS) y Diego Murillo (Súmate). OPINIÓN
El alcalde Manfred Reyes Villa y los concejales Joel Flores (MAS) y Diego Murillo (Súmate). OPINIÓN
Denuncias y contradenuncias enfrentan a oficialismo y oposición en la Municipalidad

La alianza Fuerza Republicana Democrática Nacional (Súmate) y el Movimiento Al Socialismo (MAS) se enfrentan con denuncias y contradenuncias en el escenario municipal de Cochabamba.

Las declaraciones de las autoridades municipales de ambos frentes políticos giran en torno a casos como la contratación supuestamente irregular de empresas de seguridad a cargo de la actual gestión de la Alcaldía y procesos anteriores que implican al concejal masista Joel Flores.

La actual gestión municipal tiene casi 11 meses. El alcalde Manfred Reyes Villa es de la alianza Súmate. El Concejo Municipal está conformado por 11 concejales, de los cuales siete son de Súmate y cuatro, del MAS. En medio de la gestión y la fiscalización, surgen las diferencias.

EMPRESA DE SEGURIDAD

El Alcalde fue denunciado por la Jefatura Departamental de Control de Empresas Privadas de Vigilancia de la Policía por la presunta comisión de los delitos de conducta antieconómica y contratos lesivos al Estado ante la contratación supuestamente irregular de empresas de seguridad. Fue citado para declarar el 22 de marzo ante la Fiscalía Especializada en Anticorrupción, Legitimación de Ganancias Ilícitas, Delitos Aduaneros, Tributarios y Delitos Estatales.

La autoridad se abstuvo de declarar ante la fiscal. Explicó que no tenia nada que decir.

El tema está referido a la empresa que proporciona trabajadores para que prestan servicios en Movilidad Urbana y otras áreas, como la Intendencia o Seguridad Ciudadana.

Aclaró que la compañía, cuya responsable es S.V.C., fue “beneficiada” desde 2016, cuando había otras autoridades municipales, y expuso contratos desde ese año hasta 2021, cuando él ingresó como Alcalde y continuó con esa empresa porque ya se había hecho su contratación.

En diciembre de 2021, la Alcaldía fue informada por la Policía sobre requisitos explícitos para esas contrataciones, en las que debían incluirse licencia de funcionamiento y Número de Identificación Tributaria.

El Alcalde aseguró que en cuanto conocieron estos aspectos determinaron ya no contratar a esa empresa y que el único documento firmado fue el de una adenda.

Sin embargo, el concejal del MAS Joel Flores denunció luego que ya en la gestión de Reyes Villa se habría firmado contratos con la misma persona observada.

Ante esas declaraciones, Reyes Villa le quitó este jueves crédito a las versiones del concejal opositor.

“Que demuestre mi firma, y va a ver usted la credibilidad de un concejal que se dedica a otras cosas y no a fiscalizar”.

Cuestionó a Flores, quien ya fue concejal en la anterior gestión, por "no haber fiscalizado" a esta empresa durante los más de seis años que fue contratada en la Alcaldía.

“Lo que ha habido es una adenda en la época de la pandemia, no es otra cosa”, dijo Reyes Villa respecto a un contrato modificatorio.

Aclaró que esa adenda “no fue firmada por el Alcalde” sino por una de las secretarías.

Recordó que la única observación era la falta de un certificado de la Policía, que no se había exigido durante las anteriores gestiones. Dedujo que estas acciones responden a temas políticos.

Sobre el tema, Flores insistió en que en la gestión de Reyes Villa, con la firma de uno de sus secretarios, se contrató a la empresa de seguridad de la persona observada y su hijo; se trata de contratos de junio de 2021.

“Él ha delegado esa función y hoy trata de lavarse las manos”, dijo el concejal contra el Alcalde.

Por otro lado, respecto a los guardias municipales, Reyes Villa lamentó que se haya cambiado el sistema. Aseguró que estos trabajadores deberían contar con ítems en la Alcaldía; pero, como pasan los montos permitidos de presupuesto, se crearon microempresas.

Añadió que se evalúa la posibilidad de incluso cambiar la normativa.

“COIMAS”

Contra Flores, el Alcalde aseguró que se dedicó “a las coimas” y no a cumplir con sus responsabilidades.

“Como ha pasado en el Coraca, les ha cobrado 50 mil dólares de coima y no les ha devuelto más que 20 mil. Les tiene que devolver otros 30 mil, y nadie dice nada”.

El concejal de Súmate Diego Murillo denunció que en 2018, los familiares del responsable de una empresa habrían denunciado a Flores por el cobro de esos 59 mil dólares.

“En la Fiscalía está la denuncia. Han hecho una citación de apersonamiento para que puedan tranzar, pero el concejal Flores no ha ido al lugar en dos o tres ocasiones”.

Murillo cuestionó que ese proceso no haya avanzado y lo atribuyó a la estructura política masista de Flores.

En su defensa, el concejal del MAS sostuvo que los concejales de Súmate repiten este tema desde el año pasado.

“Trajeron a una persona ajena a este Concejo para que aparentemente presentara denuncias, que nunca las hacen, sobre un cobro irregular, como si fuera una coima. Tal situación nunca sucedió”, dijo.

EL GRUPO MUSICAL

El Alcalde también resaltó un proceso contra Flores por la contratación supuestamente irregular como músico en actos municipales, cuando era dirigente de Control Social, durante la gestión del entonces alcalde del MAS Edwin Castellanos.

“Cuando era Control Social, hacía negocios con la Alcaldía”.

El concejal Murillo manifestó que conocieron de esta denuncia cuando el 11 de junio de 2021 fueron alertados sobre un grupo de músicos que cuestionó no haber sido tomado en cuenta en más de una docena de contrataciones en las que, según la denuncia, Flores benefició a su grupo musical por más de 166 mil bolivianos en su condición de representante de Control Social.

La autoridad informó que la unidad de Auditoría Interna ya emitió un informe, este año, que describe responsabilidad civil. Esto implicaría que Flores debería devolver los recursos a las arcas del municipio.

Murillo expuso los recibos del Sistema Integrado de Gestión y Modernización Administrativa (SIGMA), que avalaría los pagos.

Al respecto, el concejal del MAS reconoció que sí prestó servicios artísticos musicales. “Pero, nunca he sido servidor público, mucho menos concejal en esos años, 2013 y 2014”, expresó.

Recordó que esta denuncia fue presentada ante el Ministerio Público en 2021 y que, en esta gestión, el proceso fue rechazado.

Sin embargo, sobre el resultado de auditoría de este 2022, Flores informó que tiene conocimiento y que no sería la única, pero que no fue notificado. Agregó, además, que una anterior auditoría determinó que no hubo contravención a la normativa.

Enfatizó también que entonces no era parte de Control Social.

Murillo aseguró que harán seguimiento a los procesos e indicios de presuntas irregularidades contra Flores.